Aumenta la dependencia de México de productos agropecuarios

Aumenta la dependencia de México de productos agropecuarios

En apenas un poco más de 20 años las importaciones pasaron del 10% de los alimentos a casi 40%.

La importación de alimentos para cubrir la demanda en México pasó de 10% en los 80 a una tasa de entre 30% y 40% actualmente, de los cuales 73% provienen de Estados Unidos, de acuerdo con datos del USDA.

Esta elevada concentración de las importaciones hace a México cada vez más vulnerable a los precios internacionales, en particular en commodities como el maíz, por lo que especialistas coinciden en la necesidad de una política de Estado dirigida a fortalecer la producción y competitividad agropecuaria nacional y a diversificar el origen de nuestras compras de alimentos en el exterior. Según el USDA, el volumen de las ventas de EUA a México de maíz, sorgo, cebada, centeno y avena, podría aumentar 60.6% para ubicarse en 16.7 millones de toneladas hacia 2020.

Publicidad

Según Hugo García, investigador de El Colegio de México, el seguir apostando a las importaciones sin mejorar la competitividad de la producción nacional de alimentos hace a México más vulnerable a los cambios de precios mundiales, lo cual se reflejará en los precios de la canasta básica. Cambios a nivel mundial tales como la declaratoria de los biocombustibles de EU, el cierre de exportaciones de granos de China e India, así como el cierre de exportaciones por parte de la Comunidad Europea, afectan enormemente.

Con la apertura comercial en la década de los 80 y la firma del TLCAN en los 90, México modificó su concepto de soberanía alimentaria. En teoría, bajo este modelo México encontraría en el mercado mundial precios más baratos de los granos que necesita para cubrir su demanda de alimentos, cosa que no ha pasado. El país está entrando en un proceso donde la dependencia de las importaciones de maíz aumenta, la cual hoy es de 35% y va a llegar a 50% en 2025. En un entorno donde el precio del maíz va a ir al alza por los usos que tiene, México debería protegerlo, recomienda Antonio Turrent, investigador del INIFAP. Una importación sana de alimentos depende de diversificar el origen de nuestras compras y reducir la dependencia del exterior en granos tan importantes como el maíz, comenta el consultor de la FAO (El Universal, 31 de enero de 2011).