El virus H1N1 llega a las aves comerciales

El virus H1N1 llega a las aves comerciales

Los humanos pueden contagiar a las aves con la gripe

Una de las preguntas que había tenido durante muchos años, por fin se ha contestado. La pregunta era: ¿los humanos pueden contagiar a las aves comerciales con la influenza? La respuesta se dio a fines de agosto: sí, los humanos pueden contagiar a las aves con la gripe.

Pavas reproductoras en Chile se contagiaron con el virus H1N1, virus que solamente había circulado en humanos en ese país. Hasta donde yo sé, es la primera vez que esto pasa, y de acuerdo con los comentarios de científicos que he leído, esto es algo muy raro.

Publicidad

Poco después de que comenzó la pandemia del virus H1N1, se contagiaron cerdos en Canad
á, Argentina y Australia con
el virus a través de contacto con personas enfermas. Sin embargo, ya se sabía que los humanos podían contagiar a los cerdos con influenza. Pero nadie sabía si esto podía ocurrir con aves comerciales.

Desde el 2004 he estado haciendo esa pregunta cuando comenzó el brote asiático de influenza aviar H5N1, pero nadie me podía responder con certeza. Sabemos que en el caso del virus asiático H5N1, nunca hubo transmisión de humanos a aves. Sabemos que se transmitió de aves acuáticas a aves comerciales, a humanos.

Tenía la curiosidad si los humanos infectados podían contagiar a las aves. Ese virus nunca mutó a una forma que se podía transmitir fácilmente de persona a persona – aunque se temía exactamente eso. En esos días se hablaba mucho de una pandemia, la cual nunca ocurrió.

Pero este virus H1N1 es muy diferente del H5N1, y se transmite fácilmente de persona a persona y se esparció por todo el mundo con velocidad. También vimos que se puede transmitir de personas a cerdos. Y ahora tengo la respuesta a mi pregunta: este virus H1N1 también se puede transmitir de humanos a aves comerciales.

En verdad esa no era la clase de respuesta que yo hubiera deseado, pero ahora sabemos que puede ocurrir, y la industria avícola debe tener aún más cuidado con sus medidas de bioseguridad que antes. Este virus H1N1 es muy escurridizo y se tiene que tratar con mucha cautela.


Bioseguridad

Me sorprende el hecho que esto haya ocurrido en Chile, porque la industria avícola chilena practica una bioseguridad muy estricta. Dado que es una industria exportadora de pollo y pavo a todo el mundo, los avicultores son muy exigentes. Además, esto ocurrió en una granja de pavas reproductoras y bien sabemos que las granjas de reproductoras (sean de pollos o pavos) tienen medidas de bioseguridad excepcionalmente estrictas.

Por eso insisto que este virus H1N1 es diferente de lo que hemos visto antes. Este virus ha afectado a por lo menos 12,000 personas en Chile, y es responsable de m
ás de
120 muertes confirmadas en ese país.

 

Se ha verificado que las características genéticas y antigénicas de la hemaglutinina del gen del virus en los pavos de este brote mostró una similitud del 100% a las cepas que circulan en humanos en Chile.

 

La empresa afectada, Sopraval, que es parte de Agrosuper, indica que ninguno de sus trabajadores en las granjas tenía la gripe, entonces, cómo, en primer instancia entró sigue siendo un misterio. Sopraval alertó al Ministerio de Agricultura después de que cayó la producción de huevo en las granjas. Los pavos infectados solo experimentaron síntomas muy leves, y no presentan ningún riesgo a la cadena alimentaria (y además son reproductoras que no se consumen). 

 

La enfermedad fue tan leve que no se tuvieron que sacrificar las aves afectadas, se recuperaron las aves en poco más de una semana. 

 


Perspectiva de la FAO

 

Este caso ha preocupado a la FAO, que teme que granjas avícolas en otras partes del mundo también podrían infectarse con este virus, que está circulando entre humanos.

De acuerdo con la FAO, “Chile no tiene la influenza H5N1, pero en el sureste asiático donde este virus sigue circulando en aves, la introducción de H1N1 en estas poblaciones sería muy preocupante”. 

 

Es por eso que la FAO quiere alentar un mejor monitoreo de la salud animal y asegurar que se tengan prácticas higiénicas de producción, que incluya la protección de los trabajadores si los animales están enfermos y además no permitir que los trabajadores enfermos se acerquen a los animales.

 

La FAO indica que se debe monitorear a los animales más de cerca y proveer mejores servicios veterinarios en los países pobres. Requieren una capacidad adecuada de diagnóstico y personal experimentado para responder a las emergencias.

 

De acuerdo con la FAO, aunque las infecciones clínicas en cerdos y pavos que se han visto han sido muy leves, es importante recordar que si se establece el virus H1N1 en las granjas de cerdos y aves, existe el potencial de tener un impacto negativo en las restricciones comerciales y la mala percepción de los consumidores acerca de la calidad y la seguridad de productos cárnicos. 

La industria avícola tiene que redoblar sus medidas de bioseguridad, al saber que el virus H1N1 es muy escurridizo y difícil de detener. Se tiene que asegurar que nadie que haya tenido la gripe se acerque a las granjas. Claro, que del dicho al hecho hay mucho trecho, dado que las infecciones en humanos han sido muy leves con este virus. Realmente ni sabe que está enfermo. Se tienen que poner nuevas medidas en marcha, porque como se dice: “más vale prevenir que lamentar”.   IA