IPE: Resultados de la Conferencia de Reducción de Salmonella y Campylobacter

IPE: Resultados de la Conferencia de Reducción de Salmonella y Campylobacter

Significativos hallazgos, a partir de un estudio realizado a empresas estadounidenses de procesamiento avícola, marcaran la pauta para controlar agentes patógenos.

De acuerdo a un estudio realizado en la Universidad de Auburn, informa que los procesadores avícolas están incorporando nuevas o adicionales estrategias para intervenir los agentes patógenos para así enfrentar las nueva normativa de reducción de patógenos del Departamento de Agricultura de EUA.

La Dra. Shelly McKee expuso durante la “Conferencia de Reducción de Salmonella y Campylobacter” en la Exposición Avícola Internacional de Atlanta, IPE, que un gran número de procesadores avícolas estadounidenses están utilizando tanques de inmersión, finalizando con enfriadores e intervenciones antimicrobianas post-enfriadores (chiller). Los procesadores avícolas informaron que se han centrado en acrecentar múltiples barreras, monitoreos y Biomapas que son importantes para el control de patógenos. Sin embargo, la encuesta que incluyó a 167 plantas de procesamiento avícolas estadounidenses demostró que el Campylobacter no ha podido ser efectivamente controlado a pesar de las intervenciones actuales.

Publicidad

Otros hallazgos encontrados fueron los siguientes:

  • Se ha producido un aumento en el uso de ácido peracético y cetilpiridinio.
  • Cuando se utiliza el cloro, el pH debe ser de 5.5 a 6.0 para ser eficaz.
  • Los ácidos son buenos en el acabado del enfriador a un pH de 1.5 a 1.7.
  • Cloruro de Cetilpiridinio, CPC, y el ácido peracético son muy eficaces, pero CPC tiene mayor costo.
  • La Bromina es efectiva pero costosa.
  • El dióxido de cloro dio resultados inconsistentes, y el cloro con el control del pH es una alternativa efectiva.
  • Superfosfato Triple, TSP, eleva el pH en el enfriador, es bueno contra el E. coli, pero fosfatos en las aguas residuales son una preocupación.
  • Los ácidos en el agua de los bebederos de las aves utilizado dos o tres semanas antes del procesamiento de las aves es efectivo en la reducción de las cargas bacterias.