Amazonia de Brasil no se deforesta para producir pollos

Amazonia de Brasil no se deforesta para producir pollos

Amazonia de Brasil no se deforesta para producir pollos

(Karolina / Kaboompics | Rawpixel.com)

La producción pecuaria brasileña se desarrolla mayormente fuera de la selva amazónica e incluso entidades que la respaldan rechazan los incendios en esa región.

Las quemas de la selva amazónica brasileña han causado estupor, enojo y asombro en la arena mundial. Sin duda, un problema de magnitud universal. Pero antes de culpar a la producción de carne, pollo incluida, revisemos algunos números.

Primero que todo, la Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA), que agrupa a avicultores y a porcicultores, apoya las acciones contra los incendios, pues consideran que los provocan criminales sin respeto a las leyes brasileñas. De acuerdo con sus datos, el 66.3% del territorio brasileño corresponde a áreas conservadas. Solo el 13.9% son pastizales plantados, 8% pastizales nativos y 9% cultivos (un total de 30.2% que corresponde a áreas productivas en propiedades rurales). El 3.5% restante es de zonas urbanas, infraestructuras y otros.

Publicidad

Otro dato interesante: cuando un privado compra tierra, solo puede usar el 20% de ella y el 80% restante se tiene que dejar como área de conservación. En el caso de la avicultura, esto sirve como zona de bioseguridad.

Además de estos datos, la producción avícola brasileña se desarrolla en el sur del país, muy lejos del bioma amazónico. Y no solo la avicultura, sino también la porcicultura, así como la producción de maíz y soya. Esta concentración se da en los estados de Paraná, Santa Catarina, Rio Grande do Sul y São Paulo. Ahí no hay selva amazónica.

Hay varias razones de estar en el sur, como la disponibilidad de granos y oleaginosas, el buen clima y la relativa cercanía a puertos para exportar. Además, no olvidemos la alta eficiencia productiva del maíz y la soya, en superficies relativamente menores a las de hace unos años, así como la alta eficiencia de la avicultura. No es por casualidad, ni tampoco necesitan deforestar el Amazonas.

Brasil está enfocado a producir alimentos, no solo para su propio consumo, sino también para exportar. Por ejemplo, el 70% del pollo producido se queda en el país.

Cito aquí unas reflexiones de la ABPA que me gustaron: “Cuando consumas huevo y pollo, recuerda que hay mucha ciencia, cuidado y dedicación detrás de todo eso. Al final, ¿existe alguna misión más noble que la de multiplicar los alimentos?”.

¿Ustedes qué piensan?