La histeria de la carne con listeria

La histeria de la carne con listeria

(fanfon | BigStockPhoto.com)

El reciente brote de listeriosis en España pone en relieve la inocuidad alimentaria, el uso de conservantes en los alimentos y la confianza del consumidor.

Esta semana se confirmó un brote de listeria en una planta de productos de carne de cerdo en Andalucía, España. Al 26 de agosto, ya había 175 afectados, de los cuales 82 están en el hospital, y se dio el fallecimiento de una anciana, según reportó el diario español El País. Ya se encontró contaminación al menos en las máquinas mechadoras, pero es muy factible que haya otras partes de la planta contaminadas.

Inicialmente, España emitió la alerta sanitaria solo en el país, pero ya lo hizo a nivel internacional, en especial por los 80 millones de turistas que pueden regresar contaminados a sus países. ¡Y a correr a retirar productos de los anaqueles!

Publicidad

Todo esto pone en entredicho las inspecciones sanitarias e incluso ha levantado ámpulas en el gobierno de Andalucía, punto en el que se entreveran problemas políticos en los que no me voy a meter.

Aquí hay varios puntos que resaltar. En primer lugar, volver a hacer énfasis en lo importante de los procesos sanitarios de una planta productora de alimentos. Además de las pérdidas económicas que sufre una empresa con el retiro de quizás todos sus productos del mercado, está la pérdida de la confianza del consumidor. Recuperarla cuesta un montón.

Hay que hacer énfasis en que, no solo se afecta esa empresa, sino toda la industria de la carne de cerdo y, por extensión, la de la proteína animal. La gente entra en pánico con lo que les llega por las redes sociales.

El otro aspecto que quiero resaltar es que este caso de la listeriosis nos enseña la importancia que los conservadores de los alimentos y otros compuestos desempeñan. Esto es en alusión a la gente que venera la comida natural, “sin conservadores” ni nada químico. Y esto va también por los huevos de gallinas libres, con excremento en la cáscara, que luego agarramos y propagamos bacterias por doquier o los alimentos crudos que la gente se come…

¿Ustedes qué piensan?