Unidad, ingrediente ‘secreto’ en competitividad avícola

Unidad, ingrediente ‘secreto’ en competitividad avícola

(Royalty Free Photo | Rawpixel.com)

La potencias avícolas latinoamericanas lo son en buena parte por contar con gremios fuertes que hacen de su causa un objetivo nacional. La unión es una tarea tan ardua como necesaria.

Cuando te van a hablar y empiezan recordándote lo mucho que te quieren, ya sabes que vas a escuchar algo que no te va a gustar o que, por lo menos, quien te lo dirá supone que eso pasará. Experiencias recientes y otras no tanto me han demostrado que tomar esta prevención vale a la hora de comentar la actualidad avícola latinoamericana.

El consejo pesa el doble en temas tan crispados como los que tienen que ver directa o indirectamente con política. Santigüémonos y sigamos.

Publicidad

Empezando este mes, importantes gremios vinculados a la actividad avícola ecuatoriana se reunieron con el fin de elaborar una propuesta conjunta para su gobierno, que garantice su competitividad de cara a la muy probable inclusión de ese entrañable país y su mercado en la Alianza del Pacífico (bloque conformado por México, Colombia, Perú y Chile).

Con el acertado consejo de calificados asesores externos, las más representativas entidades que reúnen a avicultores y productores de alimentos concentrados en Ecuador oficializaron sugerencias más que pertinentes: flexibilidad para la adquisición de insumos y mayor cualificación de esta agroindustria y el andamiaje gubernamental en temas ambientales, sanitarios y de bienestar animal, todo en sintonía con las tendencias globales y las exigencias de los mercados internacionales.

Eso está muy bien e imagino que las autoridades ecuatorianas estarán de acuerdo en todo o casi todo. Si tienen voluntad política y recursos, tratarán de cumplir dichas expectativas. Sin embargo, hay algo incómodo que se puede decir desde ya: no será menos difícil ante la dispersión de la representatividad gremial que todavía vive la avicultura ecuatoriana.

La actual Corporación Nacional de Avicultores del Ecuador (Conave) es fruto de la fusión de otros dos gremios en 1994; si bien agrupa al 80% de la producción de carne aviar, concita a menos del 25% de los productores de huevo de mesa. El Instituto Nacional de Huevo tiene esa representatividad mayoritaria, pero también padece la atomización de pequeñas asociaciones (solamente en Tungurahua hay tres provinciales).

La Unión Nacional de Avicultores (UNA) en México, la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi) en Colombia y la Asociación Peruana de Avicultura (APA) en Perú ostentan representatividad mayoritaria de su estamento avícola y ni qué decir de la poderosa Chile Carnes, que incluso trasciende a la sola producción aviar, como bien lo hace la Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA). Menos voces que representan a más siempre facilitarán las cosas.