La IPPE y la diáspora avícola venezolana

La IPPE y la diáspora avícola venezolana

La IPPE y la diáspora avícola venezolana

(Teddy Rawpixel | Rawpixel.com)

Cada vez son más los venezolanos que dejan su país y se van a otros lugares a continuar su labor dentro del sector avícola, pero algunos añoran su regreso.

En ocasiones he dicho que cuando uno viene a la IPPE de Atlanta, siempre hay varios temas de los que se habla por doquier: de la influenza aviar, de la compra de una empresa por otra o de cualquier otro asunto.

En esta ocasión, me parece que la comidilla es de cariz político. Ya sea Bolsonaro o Maduro, López Obrador o Macri, todos parecen preguntarse cuál será el derrotero de su país y, particularmente, de nuestro negocio, el avícola.

Publicidad

Pero dentro de este cariz político, es de llamar la atención Venezuela y su diáspora avícola. Desde luego, no me refiero a aves migratorias del Orinoco que vayan allende las fronteras, sino a la cantidad de colegas profesionales de la industria avícola que ya han salido y trabajan ahora en otros países.

La Universidad Central de Venezuela, la Universidad de Carabobo, la Católica Andrés Bello, la Centroccidental Lisandro Alvarado o la Simón Bolívar son todos centros de educación superior que vemos con más frecuencia en currículums y escuchamos en presentaciones de todos estos cientos de profesionales de la avicultura que ahora trabajan en Ecuador, Colombia, Estados Unidos o México.

Es realmente impresionante ver cuántos profesionales venezolanos de la industria avícola han salido y están ahora en la IPPE en Atlanta trabajando con muchas empresas extranjeras y en el extranjero. Francamente, nunca lo había notado. ¿O será que estamos particularmente sensibilizados ahora por la precariedad de la situación en ese país?

Pareciera que Venezuela se ha quedado sin esta gente valiosa para manejar la poca avicultura que queda en su país. Pasaron años de gastos públicos y privados, esfuerzos de un país y muchas familias, para que ahora se hayan cedido a otros lares.

Un avicultor venezolano (¿o quizás exavicultor?) me decía: “yo lo único que quiero es regresar a Venezuela y entrar a mis galpones, estar con mis pollos, revisarlos y cuidarlos”. Solo quiere seguir produciendo alimentos para su gente. Conmovedor.

Sean pues bienvenidos todos estos profesionales de Venezuela a nuestros países. Bienvenidos. ¿Ustedes qué piensan?

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com