La molleja: el órgano avícola olvidado

La molleja: el órgano avícola olvidado

Las cosas cambian en la producción avícola y en la manera de cómo manejamos a las aves: pollos libres de antibióticos y manejo de la salud intestinal, por mencionar sólo algunos. En este contexto, la molleja es un órgano que por lo regular no recibe la atención que se merece en pollos de engorde. En las últimas décadas, el enfoque ha sido en la digestibilidad y el rendimiento.

Pero, como dije, las cosas cambian. En el caso de la eliminación de antibióticos, ¿cómo manejamos a la molleja? ¿Nos puede ser de ayuda este órgano?

Publicidad

En una charla con el Dr. Kip Karges, dirigente de servicio técnico e investigación en la división de alimentos balanceados de H.J. Baker & Bro. Inc., durante la IPPE de Atlanta de la semana pasada, dijo que quizás necesitemos cambiar un poco el pH del intestino para hacerlo más apto para digestores de fibra y otros cultivos microbianos.

Si la molleja funciona de la forma en que debe hacerlo, en general es más fácil mejorar la salud intestinal. Karges dijo que nos hemos olvidado de la molleja, porque simplemente no la necesitábamos. Teníamos los antibióticos a la mano. Este es un punto interesante.

Todo parece ser cuestión del tamaño de partícula del alimento. Reducimos el tamaño de partícula de las materias primas para que pasen más rápido. ¿Y qué hay del tiempo de retención en el intestino delgado?

Al maximizar el paso, maximizamos la digestión del almidón. Pero no debemos preocuparnos por predigerir el almidón. Karges dice que esa es, más o menos, la función de la molleja. La molleja descompone los elementos. Recordemos que es un músculo muy fuerte.

Hoy en día, contamos con molinos de martillos muy buenos, que reducen el tamaño de partícula y dejan en paz a la molleja. Pero, si queremos cambiar el pH y la actividad microbiana del intestino, quizás necesitemos de tamaños de partícula de los granos un poco más grandes. No obstante, no necesitamos hacer esto en todo el ciclo de producción. Solamente en las primeras dos semanas de edad. El mejoramiento de los cultivos intestinales en esta etapa deja unas condiciones en buen estado para el resto del período de alimentación.

Esto pereciera un concepto contrario. O quizás sea que necesitamos regresar a los puntos básicos. Recordemos que la molleja es una parte fundamental del sistema digestivo de las aves. ¿Por qué no usarlo? ¿Ustedes qué piensan?