Pigmentos en pollo y huevo: ese oscuro objeto del deseo

Pigmentos en pollo y huevo: ese oscuro objeto del deseo

Pigmentos en pollo y huevo: ese oscuro objeto del deseo

Pollo pigmentado y sin pigmentar: mismo valor nutritivo. | Foto de Benjamín Ruiz

¿Por qué varía el color de la carne del pollo o el huevo? Las razones no tienen que ver con que el animal haya sido “más feliz” o criado en un ambiente “natural”, como muchos piensan.

No dejan de sorprenderme todos los días las reacciones de la gente cuando uno menciona la palabra avicultura: pareciera como si se desatara el demonio. Tampoco me deja de sorprender la facilidad con la que la gente cae en las redes de lo “natural” y “sano”.

Para muchos en Latinoamérica, y de manera preponderante en México, la pigmentación del pollo y huevo (con pigmentos naturales, eso sí) es algo que ni se cuestiona. La gente gusta del pollo amarillo y yemas bien coloreadas, casi anaranjadas. En lo personal, se me hace más apetitoso un caldo de pollo pigmentado que de pollo blanco (aun sabiendo que no hay diferencia en el valor nutritivo). Pero no creo que nadie les atribuya propiedades extraordinarias a los productos pigmentados.

Publicidad

Sin embargo, en otros lares, la gente cree que el pollo amarillo es más natural, es incluso un “pollo más feliz”. No sé por qué se les ocurrió eso, pero en el periódico El País explicaban este martes pasado que está unido a la idea de que los pollos libres y contentos comen ramitas, florecitas y bichitos aquí y allá, que les otorgan ese color. Además, creen que es más ecológico.

¡Descubrieron el agua tibia! Ahora resulta que una práctica que lleva haciéndose hace décadas en los alimentos balanceados de calidad produce algo deseable con una imagen de naturaleza, libertad y felicidad. Tal vez es un aspecto de marketing que deba explotarse más. Y además de todo ¡son pigmentos naturales!

Solo espero que, como en la película de Buñuel −cuyo título tomé para el de este blog−, no vayamos a jugar con la obsesión y pasemos del amor al odio. ¿Ustedes qué piensan?