Pollo y huevo: ¿qué pasará con ‘el reto de la vitrina’?

Pollo y huevo: ¿qué pasará con ‘el reto de la vitrina’?

Pollo y huevo: ¿qué pasará con ‘el reto de la vitrina’?

(Ake | Rawpixel.com)

Para la vida útil de los alimentos de origen aviar se abren opciones por cuenta de modelos de producción alternativa y cambios inminentes en algunas prácticas de la avicultura comercial.

Hace poco finalizaron las vacaciones académicas de mitad de año, lo que me dio sin buscarla una oportunidad para comprobar en primera persona algo que me habían comentado estudiosos investigadores en la producción avícola.

Lo vi en las bodegas del almacén de la Universidad Nacional de Colombia, en Medellín. Allí, entre lácteos, hortalizas, pollos y otros alimentos producidos en la granja escuela de la facultad de veterinaria de ese claustro, estaban dispuestos dos grupos de huevos con aspectos bien distintos.

Publicidad

A raíz de la baja demanda por la ausencia vacacional de estudiantes, profesores y personal administrativo, esa parte del quieto inventario presentaba un contraste llamativo. Unos huevos lucían todavía frescos y apetecibles; los otros tenían una pelusilla poco atractiva.

Si venían de la misma granja, ¿por qué la diferencia? Los primeros fueron puestos por gallinas en baterías de jaula; los segundos, por ponedoras camperas que hacen lo propio en el mismo lugar en que defecan y caminan con sus patas sucias de lodo.

Obviamente, estos últimos fueron descartados y no llegaron a las vitrinas que se estaban preparando para recibir de nuevo a los habituales compradores. No es precisamente una conclusión irrefutable respaldada en un juicioso y largo estudio, pero da la idea de que ni la vida útil del huevo campero ni su total inocuidad parecerían entonces unas ventajas sólidas.

En contraste y también hace poco, en el XVII Evento Técnico en Avicultura de la Costa Atlántica, celebrado en Barranquilla, se presentó un interesante estudio sobre el impacto en la calidad de pollos y huevos producidos con dietas en las que se reemplazaban antibióticos promotores de crecimiento por una combinación de fitobióticos, ácidos grasos y fibra.

En lo que tiene que ver con la vida útil, dijeron los investigadores que la mayor presencia de antioxidantes en la carne de pollo y la ovoalbúmina hacía que unas y otras mantuvieran por mucho más tiempo las características organolépticas buscadas por el consumidor. Ya lo ampliaremos luego en un artículo específico sobre el tema.

Más “tiempo en la vitrina” es una característica que no solamente es deseable para el consumidor, es una ventaja para el productor avícola que busca llegar a mercados lejanos.

¿Habrá que decir algo más sobre qué tendencia puede aportar y cuál quizás no tanto?