¿Qué tanto control oficial soportaría la avicultura?

¿Qué tanto control oficial soportaría la avicultura?

¿Qué tanto control oficial soportaría la avicultura?

(Free Royalty Free Image | Rawpixel.com)

La falta de consensos o de respeto a los que puedan llegar entre productores avícolas está abriendo una peligrosa puerta: la de un mayor control estatal. Difícil encontrar un ejemplo exitoso al respecto.

No hay país de la región (y creo que en el mundo) en donde los avicultores no tengan una lista de peticiones a sus gobiernos. Es inevitable, lo que no significa que sea lo ideal. Algunas de esas solicitudes apuntan a obtener cierta paridad, pero otras son francas demandas de privilegios que no se compadecen con una economía abierta. Así es muy difícil.

El colmo de tales peticiones es la de solicitarle al Estado que oficie como árbitro en un mercado donde sus actores actúan al sálvese quien pueda, que desconocen sus propios acuerdos sobre buenas prácticas. Perder la autonomía gremial es sacrificar la posibilidad de construir un futuro deseado. Lamentablemente, lo están entendiendo los empresarios avícolas de República Dominicana, que desesperados entregaron hace poco al Ministerio de Agricultura la planeación de su rubro.

Publicidad

Al mejor estilo de las nefastas economías centralizadas, el ministro dominicano de Agricultura, Osmar Benítez, asignó las cuotas de la producción de pollos y huevos de granjas avícolas de ese país antillano. Le dieron ese poder y lo va a utilizar. Ah, también se supo esta misma semana que ese despacho convino con la mayor avícola de la isla (Pollo Cibao) la distribución de 113,000 pollitos bebés, cada 60 días, a cientos de pequeños productores rurales de traspatio dentro de un programa de asistencia social.

¿De qué le servirá tal iniciativa gubernamental a un gremio afectado entre otros males por la sobreproducción, la informalidad y los bajos precios? ¿Quién ganará, aparte del proveedor de los animalitos? ¿El gobierno luchará por los intereses de todos los avicultores o nada más por los de aquellos que acompañen sus propuestas clientelistas? Creo que podríamos intuir ya algunas respuestas.


Cacareo: Quisiera agradecer al IX Seminario Internacional de Economía en la Avicultura, en Manta (Ecuador, 28 y 29 de marzo), por incluirme en su lista de conferencistas. También a la revista científica de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES (Colombia) por invitarme a prologar su próxima edición. Honores tan gratos.