Guía de semillas de malezas tóxicas en alimentos avícolas

Las semillas de malezas tóxicas pueden ser más comunes de lo que los productores de alimentos balanceados creen.

Los fabricantes de alimentos balanceados monitorean constantemente los ingredientes que ingresan a la planta en cuanto a una amplia gama de contaminantes y sustancias tóxicas. Los límites establecidos para una serie de compuestos y las décadas de mejoras en métodos de prueba han facilitado a las compañías la evaluación cotidiana de variables al comprar granos y fuentes de proteína. 

Sin embargo, hay una serie de posibles contaminantes que han sido más difíciles de seguir con regularidad o que no se les ha dado seguimiento de la forma en que debería ser. Las semillas de malezas son un contaminante común que pueden pasar desapercibidas si no se consideran al evaluar las muestras de ingredientes de alimentos balanceados. Un programa de monitoreo de microscopia de alimentos balanceados de rutina es una manera excelente de revisar si hay semillas de malezas, junto con otros análisis comunes. 

Publicidad

Unas muestras de maíz que recientemente se recibieron en Auburn University para un estudio de nutrición mostraron una contaminación significativa de semillas de malezas en el 50 por ciento de éstas (4 de 8). Aunque hay que reconocer que son pocas muestras como para poder inferir algo, sí indica que las semillas de malezas pueden resultar ser un contaminante más común de lo que creemos. De confirmarse la contaminación con semillas de malezas, podrían rechazarse las entregas futuras de granos o mezclarse para reducir los efectos negativos. A continuación presentamos una guía que podría ayudar a las plantas de alimentos balanceados a identifican estas semillas de malezas tóxicas. 

Panorama general 

Se ha demostrado que hay una serie de semillas de malezas que comúnmente se encuentran en granos y otros ingredientes de alimentos balanceados que influyen sobre la salud y productividad avícolas. Las únicas semillas de malezas que por lo general se consideran en las normas federales de comercio de granos de EUA son la crotalaria (Crotalaria spectabilis), bardana (Xanthium strumarium) y el ricino o higuerilla (Ricinus communis). Entre otras semillas de malezas que pueden aparecer en alimentos balanceados en cantidades suficientes como para causar pérdidas en la producción se encuentran la chicoria o café bravo (Senna obtusifolia), abutilón o yute de la China (Abutilon theophrasti), burladora, toloache o cacao sabanero (Datura stramonium), frijolillo, cafecillo o brusca (Senna occidentalis), rabanillo, rábano salvaje o rábano silvestre (Raphanus raphanistrum) y sesbania o tamarindillo (Sesbania exaltata). Los nombres comunes pueden variar de acuerdo a cada país, por lo que se incluye su nombre científico. 

Crotalaria (Crotalaria spectabilis) 

La especie más común de crotalaria que se encuentra en los granos y la soya cosechados es la crotalaria común (figura 1). Las semillas de esta especie son negras brillantes, tienen una forma distintiva de corazón o frijol o poroto enano, y son pequeñas, de aproximadamente 3.2 mm de largo. Experimentalmente, la contaminación de alimento balanceado arriba del 0.05 por ciento lleva a daño hepático y a acumulación de fluido abdominal en la cavidad corporal de pollos de engorda. La aves se ven tristes y se acurrucan. Las gallinas bajan rápidamente la producción de huevo y muestran daño hepático. La crotalaria es una semilla de maleza contaminante y debe tenerse en cuenta si se sospecha de este tipo de contaminación con relación a un problema de producción avícola. 

Cáñamo de Bengala, matraca, sonajuela o cáñamo de la India (Crotalaria juncea) 

El cáñamo de Bengala es una especie relacionada con la crotalaria, que en algunas áreas se está promoviendo como estiércol verde o cultivo de cobertura de tierra. Esta planta tiene semillas muy similares a las anteriores, aunque son más grandes (6.4 mm a 9.5 mm) y son de color grisáceo negro mate (figura 2). Los compuestos tóxicos que tiene la crotalaria se reducen drásticamente en el cáñamo de Bengala, por lo que no deben representar un problema a menos que se encuentren en una alta concentración en el grano. Las investigaciones en Auburn University han indicado que los altos niveles de inclusión en el alimento de esta semilla (5 por ciento) pueden reducir el crecimiento de pollos, aunque no es así con los niveles normales del contaminante (0.50 por ciento). Puede ser problemática la identificación de la contaminación de estas semillas entre especies, ya que la crotalaria y el cáñamo de Bengala son muy parecidas de forma (si no es que hasta en tamaño y color). 

Chicoria o café bravo (Senna obtusifolia) 

En el sureste de EUA es un contaminante común del maíz y la soya (figura 3). Las semillas de esta planta son marrón rojizas y tienen forma de macarrones. Son de aproximadamente 3.2 mm de largo. A veces también se encuentran las vainas en forma de hoz en los granos. La chicoria reduce el consumo de alimento en las aves, lo que puede ser una causa importante de pérdidas en la producción debido a la contaminación del alimento con estas semillas de maleza. Una concentración de 1 a 2 por ciento ha mostrado reducción del peso corporal en pollo de engorda y una menor producción de huevo en gallinas. 

Frijolillo, cafecillo o brusca (Senna occidentalis) 

El frijolillo está relacionado a la chicoria y también presenta largas vainas (aunque más aplanadas). Las semillas son de tamaño similar a las de la chicoria (3.2 mm), pero tienen forma de gota y son de color negro rojizo oscuro (figura 4). La concentración de semillas de frijolillo en alimento balanceado del 2 por ciento ha causado apatía, diarrea, palidez del músculo y la muerte en aves comerciales. 

Burladora, toloache o cacao sabanero (Datura stramonium) 

Las semillas de esta especie de maleza son marrón oscuro, generalmente redondas pero con un recubrimiento duro (figura 5). En muestras de maíz se han encontrado hasta 11,000 semillas por kg. Los niveles altos de inclusión de burladora han mostrado anormalidades en los ojos (contracción anormal de la pupila), excitabilidad y temblores musculares en aves. La alta concentración de burladora (3 por ciento) alimentada durante varias semanas no afectó la producción de gallinas ponedoras o pollos de engorda, aunque sí se redujo el consumo de alimento en gallinas. En pollos (0-3 semanas), un 1 por ciento de burladora redujo el crecimiento, mientras que el 3 por ciento o más aumentó de manera considerable la conversión alimenticia. 

Sesbania o tamarindillo (Sesbania exaltata) 

Esta especie originaria de México, es un contaminante de granos común en el sureste de EUA. Las semillas de la sesbania son pequeñas (3.2 mm), de color marrón y tienen forma de cápsula (figura 6). Las aves comerciales muestran una reducción del consumo de alimento y del crecimiento a niveles altos (del 1 al 3 por ciento, para pollos y ponedoras, respectivamente). Las aves silvestres presentan una mayor tolerancia y de hecho la sesbania es una fuente alimenticia común de la codorniz Bobwhite. 

Abutilón o yute de la China (Abutilon theophrasti) 

Las semillas de abutilón son pequeñas y tienen forma de corazón (figura 7). Se parecen mucho a las de la crotalaria, aunque son más pequeñas y de color más claro. La contaminación de semillas de abutilón a niveles del 0.10 por ciento del alimento terminado reduce la producción de huevo en gallinas ponedoras y causa cambios en la calidad de la yema. El problema de contaminación más obvio con abutilón parece ser el de los cambios en la calidad interior del huevo, al haber una mayor viscosidad de la yema y un deterioro de la membrana vitelina durante el almacenamiento. 

Rabanillo, rábano salvaje o rábano silvestre (Raphanus raphanistrum)  

Estas semillas son de redondas a forma ovoide y no son aplanadas como muchas de las semillas de malezas. Tienen aproximadamente 3.2 mm de longitud y son de color marrón claro a medio (figura 8). Los niveles altos de contaminación de semillas de rabanillo reducen el tamaño de huevo de gallinas ponedoras jóvenes así como la calidad interior del huevo (unidades Haugh). 

Bardana (Xanthium pennsylvanium) 

La bardana presenta semillas grandes en forma de balón ovoide de 13 mm de largo con la parte exterior espinosa (figura 9). Con frecuencia, las espinas se desgastan durante el manejo del grano, por lo que sólo aparecen bolitas. Aunque la bardana causa problemas en mamíferos, tales como excitabilidad y ceguera en ganado, ovinos y cerdos, las aves parecen ser más resistentes, ya que no se encontraron efectos adversos a niveles razonables de contaminación.