Marigold o cempasúchil, la flor maravilla: Escasea en el mundo

Marigold o cempasúchil, la flor maravilla: Escasea en el mundo

La situación del mercado de pigmentos para la avicultura es apremiante.

Si usted, como muchos otros, cree que los usos de la planta de cempasúchil o marigold son principalmente ornamentales o por motivos religiosos, está usted equivocado. Esta flor, conocida como marigold, cempasúchil, caléndula, cempoal o flor de muertos (Tagetes erecta) y comúnmente conocida en inglés como African marigold o Mexican marigold, se utiliza como materia prima clave en la industria avícola para pigmentar pollos de engorda y huevo. El pigmento xantofila de estas flores también se utiliza en el campo de la salud ocular (la luteína para la prevención de la degeneración macular relacionada con la edad o DMRE) y como colorante de alimentos.

De los tres segmentos en los que el cempasúchil se utiliza actualmente, la pigmentación de las aves contribuye al 85% del consumo. La mayoría del producto restante se utiliza para fabricar productos nutracéuticos para la salud ocular y una parte insignificante se utiliza para la coloración de los alimentos.

Publicidad

Cultivo y procesamiento de la flor 

El cempasúchil es un cultivo de corta duración, de 110 a 120 días. La floración se inicia a los 60 a 70 días de la siembra. Las flores se cosechan a mano por trabajadores a intervalos semanales (7 a 8 veces entre los días 60 y 120). El cempasúchil o marigold es un cultivo que requiere mucha mano de obra, de 150 a 200 trabajadores por hectárea durante el ciclo de cultivo. Los trabajadores recogen las flores maduras y las llevan a los puntos de recolección del procesador a la entrada del campo de cultivo. Las flores frescas recolectadas se ensilan durante 20 días y luego se secan en los equipos de deshidratación ubicados en las zonas de cultivo. Después de la molienda, la harina de cempasúchil se transporta a la planta de extracción del procesador, donde se produce la oleorresina a través de métodos de extracción por disolvente. La oleorresina del cempasúchil o marigold se envía entonces a los países consumidores como México o España, entre otros, donde se saponifica el producto para elaborar formulaciones líquidas o en polvo, y se suministra a las aves en una formulación lista para usar.

Cada hectárea de superficie de cultivo de cempasúchil requiere de 250 a 275 g de semillas, si son híbridos de primera generación (F1). Para variedades de polinización abierta, la cantidad de semillas es el doble. Las condiciones climáticas ideales para obtener los mejores resultados, en términos de rendimiento de flores y más xantofilas por kg de flor, son: a) duración larga del día de más de 12 horas entre el amanecer y el atardecer, b) diferencia de temperatura entre el día y la noche de 10 a 12 grados centígrados o más, y c) precipitación pluvial moderada. El rendimiento puede variar de 15 a 30 toneladas por hectárea, mientras que la producción de xantofilas puede estar entre 17 y 25 g/kg de pélets de cempasúchil (flores secas). Las flores se destinan a los equipos de deshidratación con un 85% a 90% de humedad, mientras que en el ensilado y secado, los pélets van a tener de 10 a 12% de humedad. Cien toneladas de flores frescas de cempasúchil rinden 10 toneladas de pélets que en la extracción van a producir 1 tonelada de oleorresina, mientras que 1 kg de oleorresina tiene de 130 a 170 g de xantofilas.

Cambios en la producción 

Históricamente, el cempasúchil se cultivaba en México y Perú, ya que el mayor consumo (50 a 60%) en el segmento de la pigmentación de las aves se encuentra en México. Al inicio de la década de los años 90, debido al aumento del costo del cultivo y a la no disponibilidad de mano de obra barata en México y Perú, el cultivo empezó a trasladarse a China y la India. El costo de la mano de obra, con 7 a 8 cosechas en un ciclo de cultivo, constituye el 55% a 60% del costo total del cultivo. China, a diferencia de la India, tiene la ventaja adicional del clima ideal para el cultivo del cempasúchil, que resulta en una mayor formación de pigmento (xantofilas) y de tal modo, un costo más bajo.

La década de 2000 a 2010 fue testigo de que China se convirtió en el líder en la producción de cempasúchil (con un aporte del 75% de la producción mundial) lo que ha empujado a la India a un distante segundo lugar (con una participación en el mercado de tan sólo el 20%). Perú cuenta con un cultivo insignificante y México al menos ahora, ya no cultiva nada para destinarlo a la pigmentación de pollo.

China cultiva el cempasúchil o marigold sólo durante el verano. El cultivo se desarrolla principalmente en el oeste, noreste y sur de China. Aunque en la India el cempasúchil se puede cultivar durante tres temporadas (verano, monzón e invierno), el cultivo durante el monzón y el invierno no es rentable. Ya que la India no está dotada de un clima favorable como China, los costos en ese país son siempre más elevados. Por lo tanto, hoy en día la cadena de suministro de la flor de marigold o cempasúchil depende principalmente de un solo país: China, en el que el cultivo se limita a una sola temporada.

Los productores chinos de esta flor están muy fragmentados en los campos de cultivo y en el secado, ya que hay muchos pequeños participantes en la zona rural. Sin embargo, la industria de extracción está bastante consolidada, pues cuenta con una docena de estos participantes clave. Los extractores compran los pélets de muchos pequeños productores y exportan al resto del mundo. Los productores de la India son menores en número (4 a 5 como máximo), además de que forman parte de un proceso integrado, a partir de la plantación de semillas y el cultivo, al ensilado, secado y extracción.

Escasez de pigmentos 

Si ahora usted tuviera que buscar oleorresina de cempasúchil de productores de China o de la India, podría entender el riesgo relacionado con esta cadena de suministro distorsionada analizada con anterioridad. La respuesta más probable que se obtendría sería que “no hay existencias” o que “hay existencias bajas… por lo que el precio es muy alto”. En los últimos 12 meses se ha triplicado el precio del mercado de oleorresinas de cempasúchil. Esto no es algo que se haya dado una sola vez, ya que ha sucedido en el pasado a finales de la década de los años 80, cuando la producción de cempasúchil se limitaba a México y Perú. Al ser un producto agrícola primario (un commodity), una mala temporada puede afectar negativamente el equilibrio de la oferta y la demanda. El tiempo necesario para corregir el desequilibrio entre la oferta y la demanda es de entre uno y dos años, dependiendo de la magnitud de la escasez.

¿Por qué hay escasez y qué garantías pueden tomar los importadores de oleorresina y los avicultores para asegurar un suministro estable de este ingrediente clave a precios razonables?

Para satisfacer la demanda mundial de 600 a 650 millones de gramos de xantofilas, se necesita de una superficie de aproximadamente 24,000 a 30,000 hectáreas, lo cual no es un requisito alto. Sin embargo, el cempasúchil compite por tierra con otros cultivos alimentarios como maíz, soya, caña de azúcar, chiles, por mencionar algunos. La superficie destinada a cultivos de cempasúchil en un sistema multicultivos está en función de los precios de los cultivos que compiten junto con la disponibilidad de mano de obra.

Con el aumento de los precios de otros alimentos junto con los salarios de la mano de obra que se han ido por las nubes, existe una creciente exigencia de precios más altos de la flor por parte de los productores. La producción de cultivos está también supeditada a factores agro-climáticos, como son la lluvia, temperatura y humedad. La fácil disponibilidad de mano de obra con salarios razonables será el principal factor que decida qué país va a cultivar la flor de cempasúchil en el futuro de una manera rentable.

Debido a las condiciones climáticas adversas y a la reducción de la superficie de siembra de cempasúchil, en 2009 la producción de la flor en China se redujo a 85% y en 2010 bajó a 60% de la producción normal. El cultivo de la India, aunque pequeño en tamaño, fue normal. Ya que China contribuye con el 75% de la producción mundial, el lado de la oferta se ha visto gravemente afectado.

Del lado de la demanda, la tasa de crecimiento anual es del 5% al 6%. El mercado nacional chino de pigmentación avícola está creciendo a un ritmo rápido, de tal manera que se estima actualmente en más de 100 millones de gramos. El maíz es la fuente principal de energía en los alimentos avícolas. Con el aumento de los precios del maíz de más del 60% durante el año 2010, hay una tendencia a considerar los cereales alternativos como el arroz quebrado. Este cambio se traduce en una mayor demanda de pigmentación en algunos mercados. El mercado de la salud ocular también está creciendo de 10 a 15% (aunque en una base más baja) debido a una mayor conciencia de la DMRE.

Según fuentes de la industria, a partir de junio y julio de 2010 se produjo un desequilibrio entre la oferta y la demanda de 250 a 300 millones de gramos. La escasez de inventario continuará hasta que llegue la nueva cosecha a China en octubre de 2011. A pesar de que Perú, México y la India aumentarán la superficie de cultivo en 2011, no son competitivos en costo en comparación con China. El volumen de producción de estos tres orígenes no será lo suficientemente considerable como para cerrar la brecha entre la oferta y la demanda.

Conclusión 

Los próximos dos años van a ser un reto para el lado de la oferta. Los precios al contado del mercado seguirán al alza. El camino a seguir para los importadores oleorresina de cempasúchil y de los avicultores es el de reorientar la estrategia de compra a contratos anuales de cultivos con proveedores de confianza que cuenten con un historial comprobado de entrega de los pedidos comprometidos al precio convenido. Aparte de los contratos anuales con proveedores confiables, la creación de relaciones a largo plazo con ellos se convierte en algo crucial para garantizar la estabilidad de los suministros y los precios. Esta estrategia de cambio puede tener un sobreprecio, pero eliminará la incertidumbre de la disponibilidad y los precios relacionada con la operación en el mercado al contado.