1,400 toneladas de pollo venezolano contrabandeado entran al mes en Colombia

1,400 toneladas de pollo venezolano contrabandeado entran al mes en Colombia

El fenómeno afecta al 50 por ciento del mercado colombiano atendido por avicultores nativos

La Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi) presentó un informe que detalla la operación e impacto de este delito que se da en las ciudades de Cúcuta (Departamento de Norte de Santander), Arauca (Departamento de Arauca) y Maicao (Departamento de La Guajira), todas poblaciones limítrofes ubicadas en la porosa y extensa frontera terrestre colombo-venezolana de 2,219 kilómetros.

La noticia fue publicada por el diario económico colombiano Portafolio, que cita al presidente de Fenavi, Andrés Valencia, quien aseguró que “es tal la necesidad de controles extremos en la frontera que en las pasadas elecciones en Venezuela, cuando la Guardia Nacional decidió cerrar la frontera con Colombia, se disparó en Cúcuta la demanda de pollo y huevos colombianos de empresas avícolas formales”.

Publicidad

El contrabando de productos avícolas no solamente incluye huevos y carne de pollo, sino también animales vivos. “Con esto aumentan los riesgos sanitarios para Colombia y para una industria que emplea cerca de medio millón de personas y aporta más del 9 por ciento del Producto Interno Bruto agropecuario”, dijo Valencia.

Para el caso de Arauca, el directivo gremial denunció que el ingreso ilegal de huevos, gallinas y pollo en pie se realiza a plena luz del día, en furgones, camionetas y camiones que descargan en tiendas y supermercados. “Sabemos de doce establecimientos de beneficio de aves, ninguno inscrito ante las autoridades. Además entra por allí pollo triangulado desde Brasil, por el Puente Internacional y el río Arauca, en diferentes puntos”.

Finalmente, en la zona de Maicao, la problemática es más compleja porque combina una zona aduanera especial, la comunidad indígena Wayuu y la acción de grupos ilegales. El huevo contrabandeado ingresa por el paso de Paraguachón y se exhibe en negocios de distribución de víveres en Uribia, Manaure, Albania, Barrancas, Fonseca y Rioacha. “Es evidente que el fondo del asunto es el poco control que se ejerce. Cuando la frontera se cierra por algún motivo, la solicitud de producto legal es inmediata”, puntualizó el presidente de Fenavi.