Avícolas colombianas temen por suministro de granos

Avícolas colombianas temen por suministro de granos

Avícolas colombianas temen por suministro de granos

photo by Andrea Gantz

Habría cierre de vías desde y hacia Buenaventura, el principal puerto colombiano en el Pacífico, por donde ingresan 200,000 toneladas mensuales de grano para esta agroindustria.

La revuelta social que vive desde mediados del mes de mayo la ciudad portuaria de Buenaventura (departamento del Valle, occidente) afectaría gravemente el comercio exterior de Colombia, pues en sus muelles se carga y descarga más del 40 por ciento de la carga que entra y sale de este país andino.

Los organizadores del paro cívico anunciaron que bloquearán el acceso de tractomulas al puerto, inicialmente durante 72 horas (del 31 de mayo al 2 de junio). Este anunció prendió las alarmas del gremio avicultor nacional, dependiente en más de un 95 por ciento del maíz y la soya importada.

Publicidad

De acuerdo con la cadena radial RCN, “el presidente de Fenavi, Andrés Valencia, advirtió que los precios de la carne de pollo y los huevos podrían tener un incremento por el bloqueo que hay en Buenaventura, ya que por este puerto ingresan mensua­­­­­lmente 200,000 toneladas de materias primas para el alimento de las aves”.

Agregó el dirigente que por el paro cívico, “ha sido difícil poder sacar con la regularidad de siempre los granos que necesita el sector”. La situación es particularmente preocupante porque en los meses de mayo y junio, desde 2014, los avicultores colombianos terminan de comprar la totalidad de los 2.64 millones de toneladas de maíz amarillo duro estadounidense que componen el contingente con cero arancel definido en el TLC binacional.

Este monto corresponde a más de la mitad de los 4.7 millones de toneladas que consume la industria avícola colombiana cada año. Este aprovisionamiento temprano, el año pasado hizo que este sector agroindustrial perdiera “solamente” 4,000 millones de pesos (USD 1.4 millones) durante el paro de transportistas que duró dos meses en el segundo semestre de 2016. Fue entonces una mínima parte de los 2.6 billones de pesos (867 millones de dólares) que el gobierno calculó como perjuicios generados a todo el aparato productivo colombiano.

Valencia concluyó diciendo que “es probable que los precios suban, estos paros terminan afectando a los consumidores porque se encarecerán los costos de producción o simplemente habrán afectaciones en la oferta, mayo va a ser un mes alto en inflación por cuenta de esta situación”.