Avicultura sustentable o morir

Avicultura sustentable o morir

Sustentabilidad
o sostenibilidad es la cualidad de ser sostenible, y por lo tanto de que
perdure. Es una palabra o un adjetivo muy sobado en la actualidad, pero no por
eso menos importante.

En el
pasado World Nutrition Forum organizado por Biomin in Múnich, Alemania, la
sustentabilidad fue el tema central, separada la palabra en inglés con dos
puntos: Sustain:ability, para dar más énfasis a la capacidad de ser sostenible.

Publicidad

Remachar
en este tema en la avicultura no es para menos. Los conferencistas hablaron de
cosas tan básicas como que tenemos que pensar en la siguiente generación y que
la sustentabilidad debe ser tanto económica como ambiental, pero con
responsabilidad social.

Según
comentaron, si el PIB sigue creciendo al mismo ritmo, en unos años vamos a tener
una economía cuatro veces mayor que la actual, pero esto va a ser imposible por
los recursos que tenemos. Simplemente no alcanzan. Como dijeron, vamos a tener
que aumentar el uso de combustibles renovables, mientras que las emisiones de
CO2 disminuirán hacia 2050.

El
crecimiento de la producción va a tener que venir del aumento de los
rendimientos, principalmente por la producción intensiva y eficiente. Se
calcula que hacia 2040 va a bajar el uso de la tierra, pero no los
rendimientos. A la larga, esta va a ser la solución más barata.

Lo
curioso es que la mayor parte de la gente hoy en día no está dispuesta a
sacrificar o a ceder algo. Entonces ¿qué vamos a hacer?

Para la
avicultura, el futuro es de buenas noticias, pues habrá un fuerte incremento en
la producción (junto con la producción piscícola) y además, los clientes
vendrán de las regiones menos desarrolladas, que evidentemente incluye a las
naciones latinoamericanas.

Pero
este crecimiento tendrá un costo muy alto si no es sustentable, mientras que si
nos dedicamos a ponerle ganas al asunto, va a ser necesario que los avicultores
dediquen un dos por ciento de la fuerza laboral y del capital para tener una
industria limpia. Este gasto será en energía solar, aislamientos, uso racional
y reciclaje del agua, entre muchas otras cosas.

Vuelvo
al título de este comentario editorial: sustentabilidad o morir.