Desde Colombia se exportaría pollo a Japón en un año

Desde Colombia se exportaría pollo a Japón en un año

Sector avicultor está a la espera de la aprobación de un tratado de libre comercio

La producción avícola colombiana, tanto de carne de pollo como de huevos, está destinada en su gran mayoría al consumo interno, con pequeños excedentes exportados como la ocasional compra de huevo por parte de México en 2012. El país también es importante proveedor de material genético aviar para algunos de sus vecinos, como el Ecuador.

No obstante, en entrevista publicada el 20 de enero por el diario económico La República, el presidente de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi), Andrés Valencia Pinzón, anunció el interés de varias compañías avícolas en exportar sus productos a otros mercados centroamericanos y asiáticos.

Publicidad

“Creemos que en Asia hay muchas oportunidades. La clave de la masificación en el continente está en lograr acceso a su mercado más exigente: Japón. En ese sentido hemos logrado un gran avance con la declaratoria japonesa de equivalencia con nuestro sistema de inspección, vigilancia y control para plantas de sacrificio. Con esto tenemos ganada la admisión sanitaria”, aseguró el directivo gremial.

Valencia agregó que todavía faltan dos aspectos para comenzar a exportar: “que se certifiquen cuáles plantas serán las autorizadas para exportar, y que culminen las negociaciones del tratado de libre comercio con ese país; la desgravación arancelaria será fundamental. No creo que estas dos condiciones demanden más de un año para concretarse”.

Finalmente, el presidente de Fenavi señaló que “por nuestra parte estamos conociendo ese mercado, el canal de distribución y las preferencias de los consumidores, si les gustan los productos de valor agregado y procesados como los nuggets o el pollo congelado entero. Como todavía es un mercado inexplorado en ese aspecto, es difícil estimar una proyección de exportaciones desde ya”.

Japón representa un mercado de 127.6 millones de personas, con un consumo per cápita anual de 250 huevos y 15.9 kilos de carne de pollo. Sus principales proveedores externos de estas proteínas han sido Estados Unidos y China; este último país con recientes antecedentes sanitarios negativos.