¿Es viable el compostaje de las gallinas de descarte?

Si se maneja adecuadamente, las emisiones de olores del compostaje en las granjas de producción de huevo no impactan de manera negativa a los vecinos.

El compostaje se ha usado durante mucho tiempo como una
herramienta adecuada para manejar los desechos sólidos producidos en las
granjas de gallinas ponedoras, que ahora está convirtiendo en una práctica más
común para el manejo de las gallinas de descarte y la mortalidad.

Tradicionalmente, las gallinas de descarte se sacan de la
granja para convertirlas en alimentos para consumo humano o animal en las
plantas de procesamiento. Sin embargo, la industria avícola australiana
investiga otras opciones viables para manejar este subproducto, debido a la
posible falta de disponibilidad y capacidad de dichas plantas de procesamiento
de aceptar y procesar las gallinas de descarte. Además, los costos del
transporte y la pérdida de la productividad de la granja cuando se sacan las
gallinas de una caseta o galpón ha hecho que este método tradicional sea
financieramente menos viable.

Publicidad

La empresa FSA Consulting de Australia, por encargo del Poultry
Cooperative Research Centre (CRC) realizó el proyecto titulado Medición del olor y el impacto del
compostaje de gallinas de descarte
.

El Sr. Eugene McGahan, líder del proyecto, explicó que
“para cuantificar la generación de olores, las emisiones producidas por el
compostaje de gallinas de descarte en la granja y el probable impacto que haya
en la comunidad, se corrieron modelos de olores en dos lugares
diferentes”. Los modelos incluían las emisiones del compostaje solamente,
las emisiones solamente de las casetas y las emisiones combinadas del
compostaje y de las casetas.

Dos objetivos

Esta investigación tuvo dos objetivos principales:

  1. Cuantificar
    la generación de olores y emisiones producidas por el compostaje de gallinas de
    descarte en la granja y el probable impacto que tengan sobre la comunidad
  2. Determinar si los diferentes materiales de cobertura, niveles de humedad o
    tiempos de compostaje influyen sobre la generación de olores en los dos sitios
    de estudio de Pittsworth, Queensland y Tamworth, Nueva Gales del Sur

Para abocarse a estos objetivos, se realizó una revisión
integral de la literatura sobre emisiones de olores del compostaje
(específicamente compostaje de animales), junto con la medición de las tasas de
emisión de olor de los dos lugares de estudio.

Se utilizó este perfil de datos de emisión para evaluar
la probabilidad de aumento del impacto del olor de la granja de ponedoras si se
cambiaba el proceso de compostaje de fuera de la granja a la granja misma.

Se eligieron dos lugares de estudio para brindar
condiciones demográficas y meteorológicas diferentes bajo las cuales se haría
el compostaje. Las granjas utilizaron también diferentes métodos de compostaje,
aunque ambos eran prácticas típicas utilizadas en la industria.

Se utilizaron dos materiales diferentes de sustrato para
el compostaje (gallinaza y aserrín) para representar los materiales típicos que
hay y que utilizan los productores australianos de huevo que actualmente hacen
compostaje como método para manejar la mortalidad y la gallina de descarte. En
cada una de los lugares de estudio se realizaron pruebas de compostaje en
verano y en invierno.

Se recolectaron un total de 99 muestras de emisiones de
olores en ambos lugares con una cámara de flujo. Posteriormente, se analizaron
después en el olfatómetro del Departamento de Agricultura, Pesca y Silvicultura. Las muestras de olor recolectadas
incluyeron a los dos diferentes materiales de sustrato (aserrín y gallinaza);
superficies de hileras húmedas y secas, e hileras sin remover y removidas.

Además, se realizaron pruebas para investigar la disminución
de las emisiones de los olores hasta tres horas después de haber volteado o
removido las hileras. Se evaluaron también algunas de las muestras en cuanto a
las características, para determinar si la composta añejada producía un tipo
diferente de olor al de las hileras frescas.

Húmedo contra seco

Los resultados indicaron que las emisiones de olores de
las hileras de composta tanto húmedas como secas fueron típicamente más altas
en las primeras semanas y luego disminuyeron con el tiempo. La diferencia entre
la gallinaza seca y húmeda no pareció ser importante en el período cercano a la
colocación. Sin embargo, cuando se añeja la gallinaza húmeda, parece que
presenta más emisiones que la seca. Las emisiones del sustrato de aserrín
aumentaron del día siete hasta, más o menos, el día 28 y luego disminuyeron.
Los datos indicaron que las hileras húmedas tendieron a tener emisiones elevadas
en comparación con las secas, al menos en las primeras semanas. En contraste,
las emisiones de la gallinaza fueron más altas al día siete, cayeron al día 10,
luego subieron ligeramente al día 28, antes de caer al valor original.

El experimento de disminución del olor, en el que las
tasas de emisión se calcularon inmediatamente después de darle vueltas, una
hora después de darle vueltas y tres horas después de darle vueltas, mostró que
las emisiones aumentaron después de voltearlas, pero cayeron rápidamente otra
vez.

Impacto mínimo
sobre las emisiones generales

La experiencia con el compostaje ha mostrado que a
menudo, el producto final es mucho menos oloroso que el inicial. Esto podría
esperarse, pues el material inicial es alto en proteínas y grasas, que se
descomponen y crean una amplia gama de gases olorosos. La descomposición
convierte la química compleja original en productos más sencillos y menos olorosos.
Es de esperarse que se produzcan diferentes compuestos del olor en diferentes
etapas del compostaje. Se recolectaron descriptores de olor de 56 de las
muestras tomadas y aunque no fueron concluyentes, se observó que la
característica general del olor cambió de “descomposición, pútrido, acre,
de gallinaza” de una hilera nueva, a uno de “olor a silo, terroso, a
tierra húmeda, vegetal” de una hilera de composta.

Algo que no se tomó en cuenta en la evaluación fue el
cambio en la característica del olor, de muy desagradable a menos desagradable,
en el transcurso del tiempo de las hileras. El modelo de evaluación del impacto
dio por sentado que el olor es acumulativo al de otras fuentes.

En realidad, el olor de la composta es menos desagradable
que el de la caseta o galpón (si se cubre y maneja adecuadamente) y por lo
tanto la suposición de que es acumulativo quizás sólo es relevante durante las
primeras semanas después de la colocación. En otras circunstancias, la
suposición de que se acumulativo tal vez sea conservador.

En general, la evaluación del impacto del modelo de olor
mostró que la adición de operaciones de compostaje a una granja típica (con
base en datos de tasas de emisión medidas en una cámara de flujo) tendría un
impacto insignificante en las emisiones generales. Sin embargo, esto se basa en
la suposición de que las hileras se colocarían y luego se removerían con poca
frecuencia y se manejarían adecuadamente” dijo el Sr. McGahan.