La producción en los tiempos de la influenza

Después de escuchar mil y un opiniones sobre lo que pasa, lo que no pasa y lo que va a pasar con la influenza aviar, uno se pregunta: bueno ¿y ahora qué? Pues creo yo que lo que sigue es, además de la vacunación y todos los aspectos epidemiológicos y clínicos, el replanteamiento de la producción y el poder cambiar radicalmente varios aspectos. Cambiar cuesta, y no me refiero solo al aspecto económico, sino al de conciencia, al de estar convencidos que eso es lo que se tiene que hacer para poder salir adelante y para que resurja la avicultura mexicana, como ¿el ave? fénix. El consumidor también va a tener que cambiar. Se tendrá que eliminar la noción de comprar el pollo como se compra ahora, entero, sin empaque, casi sin cadena de frío, puesto en el mostrador de una pollería. La labor es titánica en todos sentidos.

Comentaba en uno de mis blogs pasados que se decía que la industria avícola mexicana va a requerir de una reforma estructural a fondo, lo que significa que tal vez en algunos años ya no tenga la faz que hasta ahora ha tenido. Me refiero a los puntos con los que termina mi artículo de este número de qué se va a requerir de una desconcentración de la producción, para evitar que sea una sola zona la mayor productora; que tendrán que dejar de circular aves vivas en camiones por las carreteras, mediante el acercamiento de las plantas de procesamiento a las zonas de producción, se deberá procesar la gallinaza y pollinaza, para convertir un producto peligroso en uno inocuo, entro otras cosas, como la erradicación, la constitución de un fondo de emergencia y un manual de buenas prácticas avícolas para el ámbito nacional.

Publicidad

Yo creo que vale la pena reestructurar la industria y quizás hasta se encuentren nuevas oportunidades de negocio al dar valor agregado a la mortalidad o gallinaza procesadas. Pero además tenemos que, una vez erradicada la enfermedad, se podrá retomar el rumbo del mercado exterior, para que México se convierta en un Brasil o una Argentina. ¿Por qué no?