¿Más proteína animal para Cuba?

¿Más proteína animal para Cuba?

Sin duda, todos quedamos impresionados, no sólo cubanos y estadounidenses, sino los latinoamericanos en general, por la apertura mostrada para restablecer relaciones diplomáticas. Hace unas semanas, en mi blog me preguntaba cuál sería el impacto de esta apertura en la avicultura regional, ya fuera de México y las naciones caribeñas y centroamericanas, Colombia y evidentemente, de EUA.

Mi reflexión se centra ahora en las expectativas de los cubanos. Al momento de escribir este comentario editorial, leía en un artículo de un periódico mexicano de alto reconocimiento, que hay cubanos que piden “que vengan ya los americanos”, aunque también hay escépticos. Espero que no fundamenten sus ilusiones futuras en que se solucionen las cosas en la isla de la noche a la mañana, por el restablecimiento de relaciones, que incluya a las comerciales.

Publicidad

Mientras, del otro lado de los cayos del estrecho de Florida, no se dejan esperar a que las cosas las resuelvan los políticos. Ya se formó la US Agricultural Coalition for Cuba, una organización de empresarios que incluye compañías y asociaciones de diversos sectores, como los de producción de proteína animal. Entre estas están la National Turkey Association y la National Chicken Association, además de empresas como Cargill. Los empresarios quieren que, además de las relaciones diplomáticas, se termine el embargo. Y es que Cuba es un mercado completamente virgen.

Estados Unidos ya tiene puesto el ojo en Cuba. ¿Y los países de la cuenca del Caribe, incluidos México y Colombia? Yo sé que para exportar productos avícolas se tienen que solucionar problemas sanitarios. Pero, ¿cabe la posibilidad de establecer asociaciones o invertir en la isla?

Como mencionaba en mi blog, Cuba tiene una población de poco más de 11 millones de personas, lo cual no es un mercado enorme, pero podría llegar a ser interesante. Los cubanos van a esperar con ansias nuevos productos, sobre todo estadounidenses. Y aunque no es un país que sufra de hambre, todo va a ser una novedad.

Avicultores latinoamericanos: no se olviden de Cuba.