Método de detección de bacterias en bloque en alimentos

Método de detección de bacterias en bloque en alimentos

Esta prueba única desarrollada en México ofrece resultados de patógenos como Escherichia coli, Salmonella typhi, Campylobacter, Listeria monocytogenes, Shigella y Shiga

En la UNAM en México, se acaba de desarrollar una tecnología para detectar hasta 28 diferentes patógenos en alimentos que producen diarrea, salmonelosis, listeria, entre otras enfermedades, con un sólo análisis que abarata costos y tiempo.

Así lo informó el diario Reforma, que dice que desde febrero, el sistema Digital Chip Readers comenzó a utilizarlo con éxito el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) y está en proceso de obtener la patente, según explicó Jorge Ramírez Salcedo, investigador del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM.

Publicidad

“Con nuestro equipo sería posible conocer el tóxico un día después, cuando la gente aún está internada y se le puede dar tratamiento”, explicó Ramírez Salcedo en la entrevista de Reforma.

En dicha entrevista señaló que los equipos comerciales para este tipo de pruebas cuestan entre US$50,000 y US$100,000, mientras que el diseñado en la UNAM tiene un precio mucho menor, de US$6,000.

En el mercado se pueden adquirir los chips para los estudios más o menos en US$400, mientras que los diseñados por el equipo de la UNAM cuestan 400 pesos mexicanos (unos US$27).

Esta prueba única ofrece los resultados que aportan 336 estudios tradicionales, además de que tiene 95 por ciento de certeza. El grupo de patógenos que puede determinar son Escherichia coli, Salmonella typhi, Campylobacter, Listeria monocytogenes, Shigella y Shiga, toxinas que se encuentran en alimentos para consumo humano.

“Originalmente, el proyecto era leer de forma rápida y a bajo costo los microarreglos de ADN con los cuales se puede estudiar la expresión genética. Sin embargo, la necesidad de buscar varios patógenos al mismo tiempo, les llevó a diseñar el chip de 3 por 3 milímetros”.

“El diseño original del equipo se realizó con el apoyo del Instituto de Fisiología Celular, pero para su comercialización creamos una empresa llamada Digital Chip Readers de México que ha recibido capital privado para comenzar a trabajar”, explicó el investigador.