Niveles de nutrientes a la medida para el producto final

Conforme varían los precios de los granos y continúa el avance de la genética de pollos de engorde, ¿cómo puede la nutrición aumentar la rentabilidad del negocio avícola?

En los estudios se usaron tres planes de nutrición de aminoácidos y se mantuvieron constantes los niveles de energía.El 95 por ciento del costo total corresponde al pollo vivo, la mano de obra y el empaque.El 95 por ciento del costo total corresponde al pollo vivo, la mano de obra y el empaque.El 95 por ciento del costo total corresponde al pollo vivo, la mano de obra y el empaque.El 95 por ciento del costo total corresponde al pollo vivo, la mano de obra y el empaque.Tradicionalmente, los niveles nutricionales de los pollos de engorde han estado determinados por factores tales como la tasa de crecimiento y la conversión alimenticia. El costo de los ingredientes ha sido bajo y el precio del pollo alto; por lo tanto, el principal enfoque de los programas de nutrición en la década de los 50 era el desempeño de las aves y dietas altas en energía metabolizable y proteína cruda. Entre 1970 y 1980, el precio de la energía era bajo, pero subió el costo de los ingredientes que proporcionaban aminoácidos (fuentes de proteína), lo cual llevó a los nutricionistas o nutriólogos a mantener altos los niveles de energía, con niveles reducidos de proteína cruda.

Costos de los granos

A partir de la década de 1980, EUA empezó a usar grandes cantidades de maíz para producir etanol y para 2010, China empezó a importar maíz. Estos dos factores fueron los responsables de los cambios en el costo de los granos en todo el mundo. Hasta 2000, el precio del maíz en Chicago era de unos US$100 la tonelada, pero desde entonces, este costo ha alcanzado nuevos niveles.

Publicidad

Si echamos un vistazo a las proyecciones futuras del USDA, el costo de los granos no va a regresar a los niveles a los que llegó hace 10 años.

Costo del pollo procesado

Al analizar el costo de producción de pollo procesado, veremos que el costo del pollo vivo en la planta de procesamiento, la mano de obra y el empaque representan más del 95 por ciento de todos los costos, como se muestra en el cuadro 1.

Ya que la dieta representa del 65 al 70 por ciento del costo total del pollo vivo, es aquí donde debemos centramos. Debido a los cambios en el mercado de granos, las compañías y los nutricionistas se han enfocado en el costo del alimento por kg de pollo producido. Los nutricionistas han formulado dietas para maximizar la productividad de la carne y la rentabilidad.

En muchos casos, la estructura de la industria avícola y las preferencias del consumidor son factores que determinan los programas de nutrición. En muchas regiones del mundo, hay mercados importantes de pollos vivos y canales enteras. No obstante, hay países en los que se procesan cantidades sustanciales de producto después del enfriamiento. En dichas situaciones, la productividad de la canal se convierte en algo importante desde el punto de vista económico, pero esto no es exactamente lo mismo que la productividad de la carne de pechuga. Y por último, hay mercados relacionados al deshuesado de la pechuga de pollo, al marinado y a los productos procesados en los que la rentabilidad está fuertemente influida por la productividad de la pechuga de pollo.

 El 95 por ciento del costo total corresponde al pollo vivo, la mano de obra y el empaque. 

Vínculo nutrición-productividad

A menudo, los nutriólogos no están vinculados de manera directa con las plantas de procesamiento y no necesariamente se preocupan por el impacto de la nutrición en la productividad de las canales o en el precio de venta de dichos productos.

Sin embargo, en algunas regiones del mundo, las plantas incubadoras, plantas de alimentos balanceados, productores y plantas de procesamiento están integrados en una sola compañía. En tales situaciones, la rentabilidad es la prioridad y las decisiones nutricionales van a depender de la productividad, el mix de ventas y los aspectos económicos.

Impacto de los aminoácidos en el desempeño y la productividad

En la década de 1950, las compañías de genética empezaron a concentrarse en características del pollo de engorde, tales como la tasa de crecimiento, mejor conversión alimenticia y mejor productividad de la canal, en especial para la carne de pechuga.

El avance genético continuo afecta las necesidades y recomendaciones nutricionales de los pollos de engorde. Estas mejoras en crecimiento y rendimiento de la canal ayudan al moderno pollo de engorde a responder de forma positiva a mayores niveles de aminoácidos, no sólo para el desempeño del pollo vivo (peso corporal y conversión alimenticia), sino también para el rendimiento de la canal y la carne de pechuga. 

El programa de alimentación del pollo de engorde debe maximizar los ingresos por producto, optimizar la tasa de conversión alimenticia y la ganancia de peso corporal, en función del mix de productos y del rendimiento de la carne de pechuga.

Investigaciones

Las investigaciones de las respuestas a los aumentos en aminoácidos de la dieta han estado motivadas por el dilema que enfrentan los integrados de pollo de engorde, cuyo objetivo es alimentar dietas de bajo costo a los pollos que continuamente se seleccionan para un mayor crecimiento y rendimiento de carne.

La proteína corporal más alta de los pollos que resultan de dicha presión de selección se espera que exija mayores necesidades de aminoácidos. El mayor consumo de alimento relacionado con un mayor potencial de crecimiento, pues el moderno pollo de engorde crece y come rápido, puede ayudar parcialmente a algunas de estas mayores exigencias de aminoácidos. 

Sin embargo, es posible que se requieran cambios en las proporciones de nutrientes, debido a la mayor proporción de músculo de la pechuga en las líneas genéticas modernas. Además, hay pruebas de que los requerimientos de aminoácidos para el crecimiento han aumentado proporcionalmente más rápido que los de energía. Cuando se evalúan de forma individual los requerimientos de aminoácidos para la ganancia de peso corporal, la conversión alimenticia y el rendimiento de carne de pechuga, los resultados muestran que los requerimientos son mayores para el rendimiento de la carne de pechuga, seguido de la tasa de conversión alimenticia y finalmente de la ganancia de peso corporal.

Esto significa que el suministro diario de aminoácidos para las mejores ganancias económicas debe equilibrarse de acuerdo con el producto final deseado, para evitar el desperdicio de la inclusión excesiva de aminoácidos esenciales. En trabajos recientes, se usaron tres planes de nutrición de aminoácidos, al mismo tiempo que se mantuvieron constantes los niveles de energía. El cuadro 2 muestra la composición de las dietas experimentales.

  En los estudios se usaron tres planes de nutrición de aminoácidos y se mantuvieron constantes los niveles de energía.

Resultados

Con los machos Cobb 500 se observaron mejorías significativas a los 42 días en el peso vivo, conversión alimenticia, rendimiento de la canal y rendimiento de la pechuga sin hueso. En el cuadro 3 se muestran los datos de desempeño vivo. El peso corporal final más alto observado fue de las aves alimentadas con dietas A-A-M. Las aves alimentadas con las dietas A-A-M presentaron un peso corporal superior en comparación con las alimentadas con otras dietas, además de que se encontró que su peso corporal era estadísticamente similar al de las aves alimentadas con dietas A-A-A, A-A-B, M-A-M, M-M-A, M-M-M y B-A-A.

Fue sorprendente que la alimentación de las dietas A-A-A o A-A-M no condujo a la mejor conversión alimenticia final. Las aves alimentadas con las dietas B-A-A y M-A-A presentaron la mejor conversión alimenticia final. La alimentación de dietas de densidad baja de aminoácidos al final de la vida resultó en aves con valores perjudiciales de conversión alimenticia. Esto indica que los pollos machos Cobb x Cobb 500 convierten el alimento de manera más eficiente cuando las dietas de iniciación son marginales en densidad de aminoácidos, en contraste con otras estirpes comerciales previamente evaluadas.

Se observaron mejorías significativas a los 42 días en el peso vivo, conversión alimenticia, rendimiento de la canal y rendimiento de la pechuga sin hueso.

En cuanto a las características de la canal, el peso y el rendimiento de la canal no se vieron afectados por los tratamientos de la dieta. Sin embargo, como con hallazgos previos, el rendimiento de la carne de pechuga fue sensible a la densidad de aminoácidos.

Sin duda alguna, el alimento representa la mayor parte del costo de producción del pollo. A todo nutricionista le preocupa minimizar este costo, al tiempo que se mantiene el desempeño en vivo y las características de la canal. En este estudio, el costo final del alimento representa lo que las aves consumieron en cada tratamiento y toma en consideración tanto el precio de la dieta por tonelada, como el consumo de cada fase de alimentación. Debido a que las explotaciones de pollos tienen diferentes objetivos, se ha ajustado este costo final del alimento a tres posibles mercados: del ave viva, de la canal sin menudencias y del de la carne de pechuga deshuesada, como se observa en el cuadro 4.

Se optimizó la eficiencia del costo del alimento del ave viva cuando se alimentaron con las dietas B-B-M y B-B-B. Cuando se ajustó el peso de la canal eviscerada por el costo del alimento, esta eficiencia en particular fue similar a la del peso corporal (cuadro 3). A la inversa, los valores de la eficiencia de la carne de pechuga/costo del alimento mostraron una tendencia hacia revertir los efectos previamente observados en el peso corporal y la eficiencia de la canal. El aumento de la densidad de aminoácidos puede resultar en valores más eficientes de carne de pechuga/costo del alimento. 

Posteriormente, Cobb realizó experimentos similares en los que se observaron las mismas tendencias. Los resultados son muy claros con las dietas de fortificación más alta, que resultaron en un mejor crecimiento, conversión alimenticia más baja, más rendimiento de la canal y mayor rendimiento de pechuga sin hueso. 

Se ajustó el costo final del alimento a tres posibles mercados: del ave viva, de la canal sin menudencias y del de la carne de pechuga deshuesada.

¿Hacia dónde ir?

Así que, ¿qué plan de nutrición debe adoptar la industria? Concluimos que al evaluar una estrategia de alimentación de aminoácidos para el pollo de engorde Cobb x Cobb, es básico considerar múltiples factores, tales como edad, mercado y objetivos de la compañía.

Debe usarse un conjunto completo de factores económicos para determinar los niveles en la dieta del pollo de engorde. Los dos factores clave son el costo del alimento y el mix de ventas de productos de pollo. Si el objetivo es sencillamente brindar el mejor crecimiento y conversión alimenticia, sin importar el mix de ventas o los aspectos económicos, debe usarse el nivel alto. Si la meta es el menor costo del alimento por kg de carne, independientemente del mix de ventas, debe usarse el nivel bajo de alimento.

De la misma forma, en los mercados de aves vivas, el nivel más económico será el nivel bajo. En el caso en que se recolecta 100 por ciento la carne de pechuga y durante buenos mercados de esta carne, debe considerarse el nivel alto de alimento para brindar la mejor recuperación neta. Este método va a necesitar que el nutriólogo o nutricionista se convierta en un valioso miembro del equipo que determina la rentabilidad, y no sólo el costo del alimento y el desempeño en vivo.