Pastillas de cáscara de huevo contra osteoporosis y artritis

Pastillas de cáscara de huevo contra osteoporosis y artritis

Se venden legalmente en Argentina en frascos de 60 unidades, a 6.28 dólares

La firma Hoch Wertig comercializa con éxito en Argentina un fármaco natural preventivo contra enfermedades óseas y articulares, preparado a base de cáscaras de huevo de gallina. Según publica el Diario de Cuyo, los autores de este avance científico son el profesor Lisandro Hergert y la investigadora Martha Iturrieta, directora del programa profesional de Farmacia de la Universidad Católica de Cuyo (región del centro oeste de Argentina).

El medicamento se vende bajo la marca Ovilcalm, conocido genéricamente como “putamen ovi” (cáscara de huevo micronizada, es decir, molida hasta lograr granos del tamaño de un micrón). El Ovicalm se promueve como un fitofármaco, nutracéutico o suplemento dietario. Sus creadores obtuvieron una mención especial en el último Congreso Farmacéutico Argentino y XIII Congreso de la Federación Farmacéutica Sudamericana, realizado en octubre pasado.

Publicidad

El único ingrediente de este medicamento es cáscara de huevo, que contiene 17 minerales y oligoelementos, lo cual lo convierte en una sustancia bioactiva. Se necesita un huevo grande para obtener tres grageas de 110 microgramos cada una, la máxima dosis diaria que puede ingerir un adulto, “con problemas en los huesos”.

“Por ahora sólo se ha trabajado con productores avícolas de Córdoba (una de las provincias que conforman la región de Cuyo), pero no descartamos abrirnos a otros puntos del país. Por ejemplo, sé que hay un empresario de la ciudad de San Juan que tiene una panadería que utilizan 4,000 cartones de huevos diarios, interesado en este tema”, comentó Hergert al rotativo, quien explicó que las cáscaras son sometidas a un proceso exhaustivo de desinfección y esterilización.

“El producto tiene buena biodisponibilidad y tolerancia. Lo pueden tomar tanto adultos como niños y ya hemos comprobado la eficacia desde el inicio del tratamiento. Está aprobado por el INAL (Instituto Nacional de Alimentos), organismo dependiente de la oficial ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica)”, agregó.

El Ovilcalm no tiene contraindicaciones, pero sí un defecto: por tratarse de un medicamento de base natural no tiene buen olor. De todos modos, esto no es percibido por el consumidor, ya que el mal olor se disimula con la cápsula gelatinosa que recubre la pastilla de polvillo de cáscara de huevo.