Por dólar y aranceles, subirían precios de huevo y pollo

Por dólar y aranceles, subirían precios de huevo y pollo

Asegura la gremial avícola de Colombia que en el segundo semestre aumentará el costo del maíz importado

El
presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia
(Fenavi), Andrés Valencia Pinzón, comentó al diario Vanguardia Liberal que “es necesario que el Gobierno piense en reducir los
aranceles que entrará a aplicar desde el mes de julio de 2015 para el maíz
amarillo duro, pues buena parte de esa importación no solamente es avícola,
sino también para consumo humano”.

De
acuerdo con el dirigente gremial, este año los industriales colombianos
orientados a la elaboración de alimentos y los dedicados a la agroindustria
avícola importarán en total 5.5 millones de toneladas de granos (maíz, sorgo,
soya y torta de soya), “de las cuales 3.5 millones de
toneladas van para los avicultores, a las que hay que aplicarles una tabla de
fletes que son las más altas de la región”, agregó.

Publicidad

Sobre este particular recalcó igualmente que “a partir del
segundo semestre los avicultores tendremos que pagar aranceles por el maíz,
principalmente, del 16 por ciento si viene de Estados Unidos y del 45 por
ciento si llega de Mercosur”. El contingente autorizado para llegar desde
Norteamérica sumará 2.3 millones de toneladas “y nuestro sector necesita, por
lo menos, 3.6 millones de toneladas, es decir, no alcanzará para todos a un
arancel más barato”.

A esta incertidumbre se suma la preocupación por
la caída del peso frente al dólar, que en menos de cuatro meses pasó de un
promedio de 1,800 pesos por dólar a los actuales 2,500 pesos. “Las materias primas del sector avícola importadas constituyen
un 90 por ciento de nuestra estructura de costos y como ya lo señalé, muy
pronto se harán todavía más caras”. En consecuencia, según Valencia Pinzón,
“muy seguramente los avicultores se verán abocados a ajustar sus precios al
consumidor porque solamente un aumento del 25 por ciento o 30 por ciento de la
tasa de cambio puede generar un incremento en los costos de producción del 20
al 22 por ciento”.