Reducción del 3 por ciento de producción de soya de Brasil

Reducción del 3 por ciento de producción de soya de Brasil

Sequía y plagas aquejan la cosecha y ocasionan una reducción de por lo menos 2.6 millones de toneladas del potencial productivo

Después de
recorrer regiones brasileñas que concentran la mitad de la producción de soya
del país, Expedição Safra 2014/15 señala una reducción de por lo menos el 3 por ciento
del potencial productivo máximo de la cosecha de la oleaginosa para esta
temporada, lo que reduce el pronóstico inicial de 96.1 millones de toneladas a
cerca de 93.2 millones. Hay dos equipos del proyecto que están en el campo para
verificar las tendencias de logística y producción, de Rondônia a Paraná, con
un recorrido de 16 estados hasta que termine la cosecha. 

La
reducción se da principalmente debido a los problemas climáticos que han dificultado las plantaciones y el desarrollo
de los trabajos en los campos, en especial en los estados de Goiás, Mato Grosso
do Sul, Mato Grosso y parte de Paraná. El ataque de algunas plagas, como la
mosca blanca en Mato Grosso, también constituye uno de los agravantes del
panorama de reducción de la cosecha. 

Publicidad

De acuerdo con
el Indicador Brasil lanzado por el proyecto en diciembre del año pasado, el
estimado inicial era de que la producción nacional de granos lograra una marca
de 202 millones de toneladas en esta cosecha, en la que la soya es el único
cultivo con variación positiva en este ciclo. “En este momento, la soya pierde
por la disminución de 2.6 millones de toneladas del potencial productivo. Para
revertir el cuadro, dependemos del clima y de la productividad por áreas a
cosechar en regiones como Rio Grande do Sul, que debe tener un excelente
resultado”, relata el coordinador de Expedição Safra, Giovani Ferreira. 

En el Sur, en la región de Campos Gerais, la situación de la labranza está buena y
los productores esperan una productividad por arriba del promedio estatal,
mientras que en São Paulo la situación está complicada a causa de la sequía.
Los productores y técnicos estiman un 15 por ciento de pérdida del rendimiento
del campo. En caso de que no llueva en los próximos días, podría ser incluso
peor.

La región Norte
de Paraná enfrenta un problema semejante al de algunos campos paulistas. Algunas cooperativas relataron que hay bastante atraso en la plantación debido a
la sequía, de hasta 38 días. No obstante, el regreso de las lluvias por
arriba de los 30 mm en las últimas semanas en la fase de desarrollo de
los granos debe garantizar una cosecha más productiva.

Y en la región
Oeste de Paraná, la cosecha está bastante avanzada, por arriba del 60 por
ciento, además de que hay sólo algunas pérdidas puntuales debido a la sequía.
Por esa zona, las máquinas ya están plantando maíz.

En el Norte, a su paso por los estados de Mato Grosso, Rondônia y
Mato Grosso do Sul, los técnicos de Expedição Safra también constataron el
riesgo de una caída en la productividad ocasionada por la falta de lluvias y
también por la existencia de plagas, como la mosca blanca, en campos de Mato
Grosso. “Como cuesta cara la aplicación de productos para combatir plagas, o
los productores pierden la cosecha o entonces aplican el producto y disminuyen
su rentabilidad”, explica Ferreira. 

El embarque de granos para exportación vía Arco Norte
tiende a aumentar de 4.5 millones, a 5.5 millones de toneladas en este ciclo.

Rondônia es el
estado brasileño que más aumenta el área de soya. El crecimiento fue del 20 por
ciento en esta temporada, a 230,000 hectáreas. En los próximos años va a
continuar creciendo la labranza, así como el embarque de granos por el río
Madeira, según averiguó Expedição Safra.