Tyson Foods y gobierno de EEUU, ¿unidos tras el mercado chino del pollo?

Tyson Foods y gobierno de EEUU, ¿unidos tras el mercado chino del pollo?

Este mes se conocieron sendas decisiones provenientes de ambos actores, las cuales parecen encaminarse a abrir el gigante mercado chino a la carne aviar producida en Estados Unidos.

The Wall Street Journal publicó recientemente que ejecutivos de la firma Tyson Foods, el mayor procesador de carnes de EU, consideran la compra de negocios de pollo o alimentos preparados fuera de su país matriz. “La compañía quiere expandirse internacionalmente tras haber vendido en 2014 sus operaciones avícolas en Brasil y México a la brasileña JBS, lo que dejó a China e India como sus principales mercados en el exterior”.

Agregó la prestigiosa agencia que “en EEUU, Tyson se ha beneficiado de los bajos precios de la carne y el pienso y la fuerte demanda de los consumidores”. El anuncio de la nueva estrategia de Tyson Foods fue seguido en menos de 24 horas por la noticia de la presentación ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) de una nueva queja del gobierno de Estados Unidos contra China, según reportaron varios medios, entre ellos CNN Money.

Publicidad

De acuerdo con los reportes, el gobierno de Barack Obama acusó a China de bloquear de manera injusta las importaciones estadounidenses de aves de corral, la última de una serie de disputas comerciales entre Washington y Pekín en un año electoral. La oficina del Representante Comercial de Estados Unidos presentó una queja ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) el martes 10 de mayo, bajo el argumento de que China no ha eliminado los aranceles sobre el pollo estadounidense en violación de un fallo anterior del organismo de comercio.

“Esos impuestos injustificados están en directa violación de los compromisos internacionales de China e inclinan el campo de juego aún más en contra los criadores de aves estadounidenses”, dijo el representante comercial de Estados Unidos, Michael Froman. La OMC dictaminó en 2013 que los aranceles chinos de más de 50 por ciento sobre las importaciones de pollo violaban sus directrices. La nueva queja de Estados Unidos (la número 12 en contra de China desde 2009) sostiene que Pekín todavía está violando partes clave del fallo. En un comunicado, un portavoz del Ministerio de Comercio de China dijo que “China lamenta que Estados Unidos haya solicitado una nueva consulta” sobre la materia.

La disputa comercial general ha escalado hasta la campaña electoral por la presidencia estadounidense. Donald Trump, el probable candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, ha utilizado en varias ocasiones lenguaje grandilocuente para acusar a Pekín de manipular su moneda y de desobedecer las normas comerciales con el fin de obtener una ventaja injusta sobre Estados Unidos. “No podemos seguir permitiendo que China viole a nuestro país, y eso es lo que están haciendo”, dijo Trump la primera semana de mayo en un mitin político.