Cómo funciona el descascarillado de soya

Cómo funciona el descascarillado de soya

Sistemas para plantas que procesen grandes cantidades

Jason Buseman, ingeniero de proceso de Insta-Pro, comenta en su blog que la necesidad de descascarillar soya es un tema recurrente. El descascarillado (o descorticado) es el proceso de eliminación de la cascarilla de una semilla que puede aplicarse a otros granos, además de la soya. Por lo general, cuando el productor necesita disminuir el contenido final de fibra en el producto final, la respuesta es el descascarillado.

Para empezar, las semillas deben tener un contenido de humedad de alrededor del 10 por ciento. Este nivel de humedad permite que los frijoles se quiebren al pasar por el molino de rodillos.

Publicidad

Para ello, describe cuál es el flujo típico del proceso de descascarillado, que se describe a continuación: 

  1. Se pasan los frijoles a través del molino de rodillos. Lo ideal es que la soya se quiebre en cuatro a seis pedazos.
  2. Posteriormente, se transportan al aspirador principal, en donde los frijoles pasan a través de una serie de pasos. El sistema de ventilador o ciclón se configura para que solamente absorba la cascarilla, mientras que los pedazos de grano caen por gravedad a la banda transportadora.
  3. El ciclón absorbe cascarilla, así como de pedazos de grano, que los deposita en un tamiz. El tamiz contiene una serie de mallas que separan y clasifican el resto de la cascarilla y de los pedazos de grano. La acción de zarandear suelta todo y coloca las partes en varias corrientes, generalmente superior e inferior, y la de desecho.
  4. La superior e inferior se transportan a sus propios sistemas de aspiración con ventiladores. Aquí, pasan por los mismos pasos que la aspiración principal, pero con configuraciones menos fuertes para poder recuperar más granos quebrados.
  5. Finalmente, el producto descascarillado está listo para pasar a otras partes del procesamiento, que en nuestro caso por lo regular es la extrusión. Por lo general, se recolectan las cascarilla y se envían a un molino de martillos para la molienda final y reducir así el volumen total.

Por lo general, en un sistema como el que se ha descrito aquí va a obtener aproximadamente el 98 por ciento de harina de soya. El resto generalmente se pierde debido a la generación de finos y a las pérdidas durante el transporte en bandas. En este sistema se obtiene una máxima retención de harina en una planta que procese al menos de cuatro a seis toneladas por hora. Hay opciones para plantas más pequeñas, tales como hacer solamente la aspiración principal o usar un clasificador más pequeño.

Al descascarillar, debe uno considerar la relación costo-beneficio. Una vez más, los sistemas como los que aquí se han descrito deben usarse en plantas de mayor capacidad, ya que el costo de inversión puede ser más alto que lo que puede recuperar el sistema. Otro aspecto importante es si realmente se necesita descascarillar o no. La fibra puede ser un requerimiento de la dieta, por lo que la mejor opción puede ser dejar la cascarilla durante el procesamiento. En función del proceso que se vaya a hacer más adelante, se pueden eliminar limitaciones típicas de cascarilla mediante la extrusión de alto corte.