La alimentación de las reproductoras

La alimentación de las reproductoras

La alimentación de las reproductoras

Austin Alonzo

Las reproductoras deben recibir alimentos que tengan una calidad óptima. 

Los pollitos son la columna vertebral de las fincas y si no tienen una calidad adecuada al llegar a las fincas se empieza mal, por lo que no debemos esperar un buen lote al final. Lo que no arranca bien, sabemos que no termina bien.

Una pareja reproductora moderna de hoy (una hembra más 1/0 de macho) produce 150-200 huevos fértiles en un ciclo de 40 semanas de producción. Con la selección de los mejores huevos (95% aptos) para incubar y con un porcentaje de nacimiento de 85%, se pueden producir 130-150 pollitos.

Publicidad

La calidad de pollito no se puede mejorar en las incubadoras o después de que la gallina ha puesto el huevo. El principal esfuerzo de producir un huevo fértil es que se produzca un pollito de calidad, lo cual comienza en la granja de reproductoras. También debemos recordar que no sólo la hembra, sino los machos también afectan la calidad de pollito, una realidad de la que rara vez se habla al visitar los galpones.

La calidad del pollito depende también de muchos otros factores, tales como el estado de salud y los planes de prevención de enfermedades comunes. Los investigadores han probado que cuando las gallinas están en estrés o tienen deficiencias de inmunodepresión, se gasta más nutrientes, con lo que se pone en riesgo la disponibilidad de los nutrientes para un buen desarrollo del embrión o para la formación del blastodermo en la yema del huevo fértil.

El crecimiento del embrión y los pollitos depende totalmente del perfil de nutrición que tiene la dieta de las reproductoras. Es muy importante tomar en cuenta la calidad del alimento cuando se quieren hacer ajustes a la fórmula (bajar los costos). La disminución de los perfiles de nutrición a veces no afecta a las reproductoras, sin embargo, puede tener efectos negativos en los nacimientos y calidad de pollito.

Cantidad de alimento

Las reproductoras de hoy en día han cambiado totalmente; no son como eran hace un par de años, además de que siguen evolucionando. Estas aves son muy dinámicas y no debemos quedarnos atrás en conocimientos. Si las gallinas cambian, nosotros también debemos cambiar nuestro manejo, alimentación y cantidad de alimento para un buen rendimiento económico de las aves y sus pollitos.

El cómo, cuándo y a qué edad la gallina o gallos ganan el peso, es súper importante. No se pueden alimentar cantidades inmensas de alimento en un corto periodo para que ganen el peso que no ganaron cuando lo deberían haber hecho, o viceversa, no se puede ayunar a las aves o restringir los pesos alimentando menos de lo que pide la norma. Por ejemplo, antes de la transferencia o antes del pico de producción, no resulta en nada bueno ayunar o alimentar excesivamente. Estas gallinas se convertirán en productoras erráticas de huevos. Todas estas fluctuaciones de peso sin programación afectan los depósitos de nutrientes en la yema de los huevos, y tarde o temprano afectan la producción, porcentaje de fertilidad y la calidad de pollitos. Se deben vigilar los pesos semanales y hacer ajustes de alimentos (cantidad y tipo) cuando sea necesario y a tiempo. Los ajustes de pánico cuestan mucho. La deficiencia nutrimental va a resultar en más mortalidad embrionaria, baja calidad de pollito y uniformidad, bajo peso de huevo y pollito. Se puede ver en la tabla 1, cómo los gramos de alimento afectan tamaño y peso de los pollitos nacidos.

También, se ha informado que con la sobrealimentación, el esperma sobrevive menos, lo cual puede producir pollitos más débiles, que rinden menos, que a su vez afecta el costo:beneficio de cómo alimentar las gallinas correctamente.

Es muy importante que los alimentos tengan un balance adecuado en la densidad de los nutrientes, porque las gallinas al inicio de la producción aún no tienen bien regulada la liberación de las hormonas. Muchos de los nutrientes se destinan a síntesis de lípidos y por consiguiente producen muchos óvulos con más alimento. En Europa se están utilizando dietas diluidas, y así, las aves comen los mismos nutrientes en más tiempo (Kenny y Kemp). Los investigadores concluyen que con esta dietas:

• Hay mas atención al bienestar del animal.

• Atrasa la madurez sexual.

• Aumenta el tamaño del huevo.

• El embrión crece mas rápido.

• El pollito pesa más, crece más rápido y con menos mortalidad.

Calidad de alimento

El sentido común dicta que las reproductoras deben recibir alimentos que tengan una calidad óptima. Hay un dicho que dice que la “basura produce basura”, por lo que no debemos esperar alimentar las reproductoras con granos de mala calidad y tener la esperanza de que tengan una buena producción, nacimientos y pollito de calidad. Los alimentos contaminados pueden afectar el crecimiento normal de las gallinas y atrasar el apetito, lo cual afecta la producción de huevo, calidad de la cáscara, los nacimientos y los pollitos. Al consumir alimentos con hongos y micotoxinas, se puede afectar el sistema inmune de las aves, bajar la resistencia a las enfermedades infecciosas, además del riesgo de crecimiento de tumores.

Perfil nutricional

En la industria avícola, siempre vemos todos a corto plazo el costo por quintal, y para lograr esto de manera más fácil, se baja el porcentaje de proteína cruda. Sin embargo estos cambios bruscos en los alimentos pueden afectar la producción de huevos y su contenido, tales como el balance de aminos ácidos y las vitaminas. No se pueden bajar o subir los nutrientes, hay que establecer una correlación directa con las calorías por gramo de proteína. Hay documentaciones claras de que una proporción alta de proteína a calorías reduce el porcentaje de nacimientos y la calidad de pollito. Whitehead et al (1985) determinaron que el exceso de la proteína disminuye el rendimiento reproductivo por cada 100 huevos fértiles (gráfico 1):

• 3.1 menos pollitos.

• 4 pollitos menos aptos vendibles.

Ingredientes

No hay duda de que el tipo de ingredientes y las proporciones tienen efectos directos sobre los resultados productivos de las reproductoras y las aves en general. Para todos los ingredientes existen límites máximo y mínimo de incorporación en las dietas. Generalmente, nos gustan los ingredientes comunes como la soya o el maíz. En muchas empresas o países no es económicamente factible utilizar estos ingredientes, por lo que se prefiere la utilización de ingredientes alternativos menos populares como trigo, cebada, coproductos de ingredientes, afrechos, etc. Existe información que establece que cuando se utiliza maíz en comparación con trigo, el porcentaje de nacimientos se puede mejorar hasta en un 3% (tabla 2). El maíz puede mejorar la gravedad específica de los huevos fértiles (mejor cáscara). El mejoramiento de la cáscara puede disminuir las muertes tardías, la contaminación y como consecuencia la calidad de los pollitos (Ross Breeders, Kenny y Kemp 1998).

La grasa es otro ingrediente importante. Una grasa rancia puede contaminar todo el alimento, evitar la disponibilidad de las vitaminas liposolubles como KEDA, e irritar los intestinos en cuestión de horas. La irritación intestinal puede ser la entrada de las bacterias, de diarrea y contaminación de los huevos fértiles con las heces. También, la irritación del intestino puede inhibir el metabolismo adecuado de los nutrientes para una producción eficiente. Los ingredientes que no se ingieren, tampoco se depositan en los huevos, y por consiguiente, vamos a producir pollitos de mala calidad, con bajo peso y alto nivel de contaminación.

Todo esto se puede prevenir asegurando la incorporación de un aceite de calidad que rara vez es más de 1-3% de la composición total de la dieta. En los alimentos de reproductoras se utiliza poca energía, por lo que es muy importante asegurarnos que la calidad del aceite sea la mejor. Es preferible que se utilice aceite vegetal como el de maíz o soya, en vez de grasa animal saturada. Los investigadores han determinado que el aceite de maíz en comparación con el de pollo, mejora el peso de los pollos a los 21 días, y el peso de venta.

Micronutrientes

En general, siempre se habla de los macronutrientes como proteína, calorías, aminoácidos o macrominerales como calcio y fósforo, pero rara vez se habla de los micronutrientes como las vitaminas (lipo e hidrosolubles) y los minerales esenciales.

Son dos clases de vitaminas: las liposolubles y las hidrosolubles. Las liposolubles son la A, D, E y K, mientras que las hidrosolubles básicamente son las vitaminas del complejo B, más la vitamina C. El complejo de vitaminas B consta de: B1 tiamina (beriberi, un trastorno nervioso), B2 riboflavina, B3 ácido pantoténico, B4 colina, B5 niacina (pelagra, un trastorno de la piel), B6 pirodoxina, biotina, B10 ácido fólico y finalmente la B12 cianocobalamina.

Las vitaminas están involucradas en la mayoría de los procesos metabólicos; son parte integral del crecimiento del embrión. Si hay deficiencias de estos nutrientes, las consecuencias van a ser muy costosas. Las deficiencias afectan a las reproductoras y a los pollitos, así como a los resultados económicos finales. El costo de incorporación de las vitaminas es muy bajo, en comparación con el costo total del alimento. No debemos recortar los gastos con la disminución de las vitaminas a niveles marginales. Recordemos que en la cría intensiva de las aves, el estrés es un factor común y el uso de niveles adecuados de vitaminas ayuda a aliviar los efectos negativos. Últimamente, ha habido mucha información en la que los investigadores han presentado que con niveles más altos de ciertas vitaminas y de clases de vitaminas se pueden mejorar los resultados económicos de los pollitos recién nacidos. Entre éstas, se puede mencionar a la vitamina D, vitamina E, biotina y al ácido pantoténico.

Los niveles mas altos de vitamina D (Hossain et al., 1998) han demostrado que mejoran los nacimientos, y cuando se inyecta a los pollitos de 18 días de edad in ovo, aumenta la respuesta inmune de las aves, mejora el peso del pollo, mejora la conversión alimenticia y hay menos mortalidad.

Minerales

De entre todos los minerales, el calcio, el fósforo y el potasio son los que están en mayores cantidades en el cuerpo. Hay 18 minerales esenciales en dos categorías de minerales.

Los macro que se miden de 0.10 a 1-2 gramos y los micro, se miden en 1/1,000,000 a 1/1000. Los macros son el azufre, Ca, Cl, Na, fósforo, K y Mg. Los macro como Ca, P, Na, Mg, Mn, y Cl participan en la síntesis de la cáscara y sabemos que si la cáscara es buena, se producen pollitos de buena calidad. Es prudente utilizar niveles óptimos de estos macrominerales, que representan un costo mínimo en la formulación total.

Microminerales

De entre todos los minerales, hay un mayor enfoque al selenio y a los minerales orgánicos o quelatados como la selenometionina. Estos minerales quelatados normalmente producen entre 0.3 a 2 pollitos más por gallina, según los estudios llevados a cabo en el Reino Unido. Los efectos positivos en los pollitos no son claros, aunque tienen sentido. Hay información que dice que con la fortificación de minerales en los alimentos de reproductoras se puede mejorar el sistema inmune de los pollitos y la mortalidad. Otro mineral quelatado es la metionina de zinc, que puede mejorar el desafío de E. coli en los pollitos, al aumentar el sistema inmune de las aves. Rebel et al. (2004) demostraron que cuando se alimentaron las reproductoras con niveles altos o bajos de vitaminas y minerales, se produjeron pollitos con más leucocitos al día de edad, lo cual indica que se estimuló el sistema inmune de las aves.

Mezclar, almacenar y alimentar

Las reproductoras son muy sensibles a los cambios mínimos en los alimentos. A veces se oye decir que los avicultores se quejan que cuando se cambia de un lote del mismo alimento a otro, se afectan las gallinas. Se deben aplicar los principios de las BPM en cómo se fabrica, mezcla o almacena el alimento en las granjas. Los alimentos de reproductoras deben tener un porcentaje de coeficiente de variación de mezcla de menos del 10%, con lo que se asegura que las aves reciben el alimento bien mezclado.

Recordemos que la cantidad de alimento que se utiliza es poco, y su consumo demora entre 30 a 120 minutos/día. Es por eso que es muy crucial una buena distribución de los nutrientes, especialmente los micronutrientes, ya que afecta el crecimiento normal de los embriones. El equipo de alimentación en las fincas tiene un papel muy importante en el desarrollo de las gallinas.

Porcentaje de CV: Se debe medir con frecuencia el CV de las mezcladoras de reproductoras, entre 2 a 12 veces al año, dependiendo de la estructura de la planta, la antigüedad del equipo, los tipos de mezcladora (vertical u horizontal), tipo de alimentos (pollo/reproductora), descarga de alimentos, textura del alimento (crumble o migaja, pelet, harina), PDI de los pelets y el transporte.

Equipo de alimentación en las fincas: Las gallinas y los gallos deben tener un acceso cómodo a los requerimientos diarios de nutrientes, pues si no se distribuye el alimento bien mezclado entre las aves, no va a rendir eficientemente. Es esencial el cálculo del tamaño del silo en comparación con el número de tolvas, así como los platos de comederos. Si es alimento en sacos, todavía es más importante que las aves reciban el alimento sin que haya competencia con otras aves.

Las aves que no comen, no producen y no depositan en los embriones, por lo que no nacen pollitos de alta calidad.

Los alimentos deben tener un buen almacenamiento, en donde se debe aplicar el concepto FIFO (lo primero que entra, es lo primero que se consume). La regla general es que preferiblemente no debe de haber más de una semana de espera para usar los alimentos. Asegúrese siempre que los equipos que contienen alimento se vacíen con frecuencia. Se recomienda también tener dos silos en las granjas, uno limpio para recibir el alimento nuevo, y el otro para el alimento en uso. Se deben limpiar las tolvas y tolvas báscula frecuentemente y asegurarse que los comederos se limpien todos los días. Queda bien claro que el alimento viejo conduce a las micotoxinas, que conllevan a irritación del tracto intestinal y a una baja absorción de los nutrientes. Los efectos antagonistas de la rancidez y las micotoxinas sobre la disponibilidad de las vitaminas liposolubles y la baja transferencia a los huevos fértiles, tarde o temprano afecta a la producción de pollitos de alta calidad.

Edad de la gallina

Es un hecho que los pollitos nacidos de gallinas jóvenes son débiles y son susceptibles a ser eliminados o a más mortalidad en la primera semana, lo que deja como consecuencia, una tasa de crecimiento más lento. A los avicultores normalmente no les gusta recibir pollitos de gallinas jóvenes, así como tampoco podemos darnos el lujo de eliminar o no incubar los huevos pequeños de las gallinas viejas. Por eso, es muy importante que tengamos bien controlada la alimentación de las reproductoras, tener un peso adecuado de las hembras, suficiente alimento antes y durante del pico de producción, y un perfil adecuado de vitaminas y minerales que son promotores de todos los reacciones metabólicas que suceden durante embriogénesis. Para las gallinas y gallos es crucial el periodo de 20 a 30 semanas, ya que son pequeños los huevos que producen en las primeras 5-10 semanas (15-20% total de producción), los cuales también producen pollitos pequeños.

Otro cambio que hay es de la restricción de alimento de algunos días a la restricción diaria, en la que comen todos los días, pero menos cantidad. Otro cambio es el tipo de los alimentos y los perfiles nutrimentales y calorías o calcio: fósforo. Las aves están expuestas a un cambio de la oscuridad a 16-17 horas de luz de alta intensidad (50-100 lux), lo que definitivamente estresa al ave, mientras que los requerimientos nutrimentales subóptimos afectan la deposición de los nutrientes en los huevos. La mayoría de nuestras granjas practican la mudanza de gallinas a la edad de 18 a 22 semanas, mientras que las gallinas y los gallos comienzan a tener madurez sexual, lo que afecta el perfil nutrimental que requieren las aves.

Cuando están juntos por primera vez las gallinas y gallos, tienen que establecer el orden social entre ellos, acostumbrarse al ambiente nuevo y a los diferentes tipos de comedores, uso de nidos y los slats. Sus funciones fisiológicas cambian, además de que hay cambios hormonales para producir los huevos fértiles de calidad y esperma viables.

Es interesante ver que los embriones de gallinas jóvenes tienen más mortalidad embrionaria entre 1-12 DDI, así como durante la primera semana en la finca (Keirs et al 1996). Los pollitos normalmente tienen un peso igual al 68% del peso de huevo; el peso sube con la edad de las gallinas. También con la edad de gallinas baja la mortalidad temprana de los embriones y los pollitos. Keirs et al. (1996) informaron el porcentaje de mortalidad embrionaria con la edad de gallinas:

• 25ª semana: 6%

• 30ª semana: 3.8

• 33ª semana: 3%

• 71ª semana: 3.07%.

Alimentando al macho

Los machos son la mitad de la genética de los pollos de engorde, sin embargo solamente representan el 10% de la población de la granja y cuestan 90% menos mantenerlos junto con las gallinas. Los gallos comen menos y se alimentan con alimento con un perfil nutrimental mucho menor. A pesar de que son pocos, reciben poca y merecida atención. Esto debe ser al contrario: debemos darles 90% más atención, ya que, al igual que las hembras producen óvulos, producen esperma que controla la mitad de su progenie. Los machos mal alimentados producen semen de baja calidad, y no copulan a las gallinas las veces necesarias. Los machos alimentados excesivamente tampoco tienen ganas de copular, y cuesta mucho mantenerlos.

El perfil de nutrición del alimento de los machos tiene un papel importante en la calidad de los pollitos y los nacimientos. Nilipour et al. (1987) documentaron que cuando disminuyen los perfiles nutrimentales de los machos reproductores pavos, hay efectos significativos en los nacimientos de los pavitos, así como en la curva de crecimiento de los pavos de engorde. Asimismo, disminuye la calidad, densidad y viscosidad del esperma, vigor de los machos y deseo de montar a las hembras. El contacto correcto con el aparato genital de las hembras tiene una relación directa con el peso del macho y su perfil de alimentación. Se puede perder más del 75% de esperma producido en la cama, y efectivamente esto no es lo que estamos buscando. El perfil de crecimiento de los machos debe seguir lo siguiente:

• Las reglas establecidas con los pesos estándar.

• Perfil nutrimental, preferiblemente un alimento distinto (CP, ME, Ca:P).

• Uso de Nozbone o rejillas que eviten el robo de alimento de las hembras.

• Criar a los machos separados durante la crianza.

• Spiking e intra-spiking.

• Buenas patas y locomoción.

Alimentos durante la crianza

Dependiendo de la empresa, las aves reproductoras pueden recibir varios alimentos, 2 a 4 durante la crianza y 2 a 4 alimentos durante el pase, matrimonio y durante fase de producción. Es importante recordar que estamos alimentando a largo plazo y que cada gallina + 1/10 machos son los responsables de producir casi una vaca, pero de manera mucho más eficiente y a menor costo. No debemos pensar solamente en la crianza y en producir huevo, sino en la fase final con pollitos de calidad. Las reproductoras tienen potencial genético para crecer muy rápidamente. Por otro lado, si crecen a su potencial máximo, no producen bien y tampoco con buena fertilidad. El arte es alimentar eficientemente. El peso de 20 semanas de un macho hoy en día es el peso que un macho puede ganar en sólo 6 semanas. Tenemos, pues, una tarea inmensa donde lo que se desea es que los machos no ganen tanto peso, pero se desarrollen sexualmente bien con poco alimento. La formulación, calidad y cantidad de alimento es muy importante; tiene que tener los nutrientes requeridos.

Las hembras normalmente reciben 2-3 alimentos durante la cría. Un alimento de transición (PP) y 2-3 alimentos de producción calculados con base en la edad o g/gallina. El alimento de las hembras en producción es para la producción de huevo, pues tiene más proteína, calcio y fósforo. Es recomendable alimentar los machos por separado y con alimentos adecuados, que no engordan. Un mejor control de peso es a través de la restricción de alimento durante la cría (SAD) y alimentación restringida en producción. No es recomendable bajar los macronutrientes, como la proteína o energía en comparación a lo recomendado, ya que se afecta la uniformidad, peso, depósito de los nutrientes en el huevo. Tampoco debemos bajar las premezclas de vitaminas y minerales para reducir el costo del alimento. Son costosas, pero no se deben reducir los niveles para bajar los costos.

Nutrición y la calidad de pollitos

La gallina con 1/10 machos tienen que producir como 180 a 200 huevos fértiles y en cada uno de estos huevos tiene que depositar bastante proteína, grasa, vitaminas y minerales. Si hay deficiencias nutrimentales, naturalmente las gallinas van a utilizar las reservas o depósitos, a bajar la producción o a perder peso corporal. Estos huevos producidos presentan un desequilibrio nutrimental de aminoácidos, energía y los otros micronutrientes. Estos huevos fértiles normalmente tienen más problemas con deformidades embrionarias y baja fertilidad. Estas decisiones salen más caras al final de la integración, con pollitos de baja calidad.

Para evaluar la efectividad de los alimentos, podemos actuar con iniciativa. Debemos establecer programas rutinarios de diagnóstico embrionario de todas las fincas que se incuba. Es importante tener los estándares, acumular la información y establecer tendencias. Si vemos deformidades iguales, bajo peso de pollitos, yemas no absorbidas, son indicativos de que hay problemas de nutrición, contaminación o manejo de máquinas. Otro factor que se puede verificar para ver si el pollito tiene la calidad adecuada es medir el peso de la yema. Si tenemos más de 4-5 gramos de yema aún en la cavidad de pollito, hay que pesar los pollitos sin ella. El peso corporal total puede estar equivocado cuando se incluye la yema.

Mensajes a llevar

• Es una tarea multifactorial producir pollito de calidad.

• La forma en cómo alimentamos a las reproductoras, incluyendo al macho, desempeña un papel muy importante.

• La deficiencia de nutrientes afectará a los pollitos, su vigor y supervivencia.

• Nuestro esfuerzo debe concentrarse en las medidas de prevención, eliminación o reducción de los riesgos que directamente afectan la calidad de pollitos.