Las buenas prácticas de fabricación impactan la producción de alimentos balanceados

Las buenas prácticas de fabricación impactan la producción de alimentos balanceados

El vínculo entre la alimentación animal y la inocuidad de los alimentos de origen animal exige que los alimentos balanceados se consideren parte importante de la cadena de producción alimentaria

En uno de sus últimos boletines, la Asociación Brasileña de Reciclaje Animal (ABRA) informa que la alimentación animal es la base de la cadena de la producción animal, que promueve la mejoría del desempeño de los animales productores de alimentos.

El vínculo directo entre la alimentación de los animales y la inocuidad de los alimentos de origen animal exige que la producción de alimentos balanceados se considere parte importante de la cadena de producción de alimentos, en el contexto de su inocuidad, y por eso las buenas prácticas de fabricación han contribuido a la expansión del comercio de alimentos para animales y de alimentos de origen animal para el consumo humano.

Publicidad

El requisito de adoptar las Buenas Prácticas de Fabricación (BPF) por parte de las industrias de productos para alimentación animal cumple ya 10 años. Esta adopción promovió un avance importante en la calidad y la productividad de los productos destinados a la alimentación animal, con lo que Brasil destaca como el tercer mayor productor de alimentos balanceados en el mundo.

“La publicación de la norma brasileña representó un importantísimo marco regulatorio para el sector que sigue la tendencia internacional en reconocer la importancia de las buenas prácticas de fabricación para la protección de la salud de los animales y para la inocuidad de los alimentos que se tienen de ellos para el consumo humano”, afirma la Coordinadora de Fiscalización de Productos para la Alimentación Animal de la Secretaría de la Defensa Agropecuaria del Ministerio de Agricultura e Industria Pecuaria, Janaína Garçone.

Transcurrida una década desde su publicación se han obtenido importantes avances. Las empresas han invertido mucho en mejoras de la infraestructura para poder atender los requisitos de las buenas prácticas de fabricación, algunas realizaron reformas y ampliaciones importantes, mientras que otras llegaron a construir nuevas plantas para cumplir con los requisitos de la norma.

El vicepresidente ejecutivo de Sindirações, Ariovaldo Zani, dijo que nota un compromiso de las empresas en la implementación del sistema: “Observamos, por la gran demanda de capacitación y participación activa de las empresas, la preocupación por entender la reglamentación, los conceptos y cómo implementarlos. Hasta el momento, hemos capacitado a 240 de ellas y la mayoría no están asociadas a Sindirações. Pero, todavía falta mucho qué hacer, especialmente en regiones más apartadas y que tienen poco acceso a la información o donde se observa una menor intensidad de actividades de fiscalización”, finalizó.

Los alimentos inocuos para animales también permiten a los productores rurales reducir los costos de producción y mantenimiento, o la mejoría de la salud y del bienestar de los animales. Por ser un requisito de diversos países importadores con los cuales el Ministerio de Agricultura firmó acuerdos bilaterales, también se realizan auditorías para verificación del cumplimiento de las normas por parte de las empresas exportadoras.