Argentina: Productores se oponen al aumento de importaciones brasileñas de porcinos

Argentina: Productores se oponen al aumento de importaciones brasileñas de porcinos

El Ministerio de Agricultura y frigoríficos de Argentina se comprometieron a moderar la importación de carne porcina y a asistir a los porcicultores, ante las eminentes protestas.

La Federación Agraria Argentina pospuso por 15 días la protesta que iba a realizar por la importación de carne porcina, ya que el viceministro de Agricultura de la Nación, Sr. Lorenzo Basso, junto con los frigoríficos, se comprometieron a moderar el ingreso de porcino.

Un grupo de miembros de la comisión porcina de FAA encabezados por el presidente de la entidad, Sr. Eduardo Buzzi, se reunió con el viceministro Basso y con representantes de los frigoríficos, ante la crítica situación que atraviesan los pequeños y medianos productores porcícolas a raíz del ingreso de carne porcina de Brasil.

Publicidad

En el encuentro se consensuaron algunos compromisos y se pasó a un cuarto intermedio, por lo que la entidad decidió posponer la protesta, informó FAA en un comunicado.

“El Ministerio de Agricultura y los frigoríficos se comprometieron a moderar la importación de carne porcina, y a asistir a los pequeños y medianos productores para que de manera cooperativa se puedan mejorar los niveles de oferta”, señaló el Sr. Omar Barchetta, vicepresidente primero de FAA.

El cuarto intermedio es “a los efectos de evaluar la evolución de los compromisos asumidos: consideramos prudente diferir por 15 días la actividad de protesta prevista”, se indicó.

Además, “Los frigoríficos manifestaron también que priorizarán la compra a los pequeños y medianos productores”.

En los hechos “representaría una mejora sustancial a la situación actual de los porcicultores; por eso esperaremos estos días y verificaremos si efectivamente lo hacen”, concluyó el secretario gremial, Sr. Príncipe.

La inquietud entre los productores de porcinos se originó porque las estadísticas oficiales del primer bimestre señalaban un fuerte salto de la importación de carne porcina desde Brasil.

Esos envíos crecieron 107%, respecto de los volúmenes registrados en igual lapso de 2010.

Los frigoríficos que compran carne brasileña se defendieron con el argumento de que la oferta local no es suficiente.