Chile ha visto incrementada su demanda por carnes blancas desde Japón este 2011

Chile ha visto incrementada su demanda por carnes blancas desde Japón este 2011

En el 2010, la industria chilena exportó a Japón más de ciento noventa mil toneladas en vara de carne de porcina y ciento treinta y seis toneladas en vara de carne de ave.

Actualmente, la situación alimentaria de Japón ha abierto la puerta a nuevos segmentos, como porcino fresco en platos preparados y porcino para procesadoras, así como trutro de pollo en canal para food service y supermercados, confirmó Guillermo Díaz, gerente general de Agrosuper.

A pesar de la devastadora situación por la cual ha atravesado Japón, debido a que este país posea varios puertos para el comercio internacional, ha evitado que caigan las exportaciones chilenas, además del extraordinario trabajo de las autoridades sanitarias japonesas, cuyas estrictas normas de calidad aseguran la inocuidad de los alimentos a la ciudadanía.

Publicidad

Por otra parte, las iniciativas chilenas de promoción se han mantenido a través de programas como ChilePork, que, con apoyo de Pro Chile, busca posicionar la carne porcina en Japón y en Corea del Sur.

El Sr. Juan Miguel Ovalle, representante de APA-ASPROCER de Chile, dijo a los medios de comunicación que este hecho es una gran oportunidad, pero que también implica el desafío de satisfacer en forma estable la demanda de estos productos; además de que países como EUA, México, Dinamarca y Canadá tienen infraestructura para competir por el mercado de carne blanca.

El Sr. Vicente Pinto, agregado de la industria agrícola en Japón, señaló que hay un creciente flujo de negocios, y que tanto el gobierno de Chile como sus empresarios son bien apreciados por los japoneses por su compromiso y seriedad al trabajar con altos estándares de calidad.

Durante el año 2010, la industria chilena exportó a Japón más de ciento noventa mil toneladas en vara de carne de cerdo, traduciéndose en trescientos sesenta millones de dólares. En cuanto a las aves, se destinó el 23% de la producción hacia Japón, con ciento treinta y seis toneladas en vara y un monto de doscientos sesenta millones de dólares.