Cómo incide la incorporación de ácidos grasos poliinsaturados en la dieta de pollos

Cómo incide la incorporación de ácidos grasos poliinsaturados en la dieta de pollos

Investigadores de Kuwait y Reino Unido realizaron un estudio para evaluar qué efectos tiene añadir ácidos grasos poliinsaturados n-3 en la dieta de los pollos sobre su sistema inmune.

Hay interés en enriquecer la carne de ave con ácidos grasos poliinsaturados n-3 de cadenas largas con el fin de aumentar el consumo de estos ácidos grasos beneficiosos para los seres humanos. Sin embargo, existe la preocupación que los altos niveles de ácidos grasos poliinsaturados n-3 puedan tener efectos perjudiciales sobre la función inmune de los pollos.

El efecto de la alimentación en niveles crecientes de aceite de pescado en la función inmune se investigó en pollos de engorde por los científicos Khalifa, Givens, Rymer, y Yaqoob del Instituto de Kuwait para Investigación Científica y de la Universidad de Reading en el Reino Unido.

Publicidad

Dietas con diferentes niveles de aceite de pescado

Este estudio se realizó a los pollos a las tres semanas de edad, estos fueron alimentados con una de las cuatro dietas basales de soja-trigo a las que se les incorporó 0,30, 50, ó 60 gramos de aceite de pescado por kilo hasta el sacrificio. Al momento del sacrificio se obtuvieron de cada ave muestras de sangre, bolsa de Fabricio, bazo y timo. Una gama de parámetros inmunes fueron evaluados, incluyendo el peso del tejido inmune, inmuno-fenotipo, fagocitosis, y proliferación celular.

Resultado de la evaluación de parámetros inmunes

El patrón de la incorporación de ácidos grasos refleja la composición de ácidos grasos de la dieta. El aceite de pescado no afectó el peso del bazo, pero sí aumentó el peso del timo cuando se alimentó a 50 gramos de aceite de pescado por kilo (P <0.001). El aceite de pescado reduce también el peso bolsa de Fabricio cuando se alimentó a 50 ó 60 gramos de aceite de pescado por kilo (P <0.001).

No hubo efecto significativo del aceite de pescado en los fenotipos de células inmunes en el bazo, timo, bolsa de Fabricio, o sangre.

La alimentación a 60 gramos de aceite de pescado por kilo disminuyó significativamente el porcentaje de monocitos que participan en la fagocitosis, pero aumentó su intensidad promedio de fluorescencia relativa con respecto a los pollos alimentados con 50 gramos de aceite de pescado por kilo.

La proliferación de linfocitos se redujo significativamente después de alimentar a los pollos con la dieta de aceite de pescado cuando se expresa como un índice de división o índice de proliferación, aunque no hubo efecto significativo del aceite de pescado en el porcentaje de células divididas.

Conclusión

La dieta de ácidos grasos poli-insaturados n-3 provocó una disminución de fagocitosis y proliferación de linfocitos en pollos de engorde, destacando la necesidad de la industria avícola de considerar el estado de salud de los pollos cuando se esté enriqueciendo la carne de ave con aceite de pescado.