En Uruguay se promueve el consumo de carne de pollo y porcina

En Uruguay se promueve el consumo de carne de pollo y porcina

El Instituto Nacional de Carnes uruguayo incentiva el consumo de carnes alternativas y espera un crecimiento del consumo de carne de ave y porcina de 5 por ciento y 10 por ciento respectivamente.

Para este 2012, la Dirección de Mercado Interno de Uruguay, dependencia del Instituto Nacional de Carnes, encargada de regular y supervisar el abastecimiento, prevé que el consumo de carne de ave y porcino seguirá aumentando. Esta estimación de la entidad está basada en los precios relativamente bajos de ambos productos en comparación con la carne de vacuno, por lo que la carne porcina y aviar está siendo elegida entre los consumidores uruguayos.

De acuerdo a la Dirección de Mercado Interno, el año pasado el consumo de carne de ave se incremento en 5 por ciento, y para este año se estima que nuevamente el consumo crecerá en 5 por ciento. En Uruguay, el consumo per cápita anual de carne de pollo es de 19.5 kilos.

Publicidad

Al mismo tiempo, el consumo de carne porcina aumento en 10 por ciento el 2011, obteniéndose un consumo per cápita anual de 10.5 kilos. Para este año, la entidad gubernamental espera un incremento superior al 10 por ciento.

Según la visualización del Instituto Nacional de Carnes, la producción de carne porcina tiene un gran potencial de crecimiento ya que cada vez ésta tiene mayor aceptación por parte de los consumidores. Lo cual, para este organismo no significa que el consumo vaya a la par con la carne de vacuno, pero si el precio se mantiene podría ganar más terreno.

Para incentivar el consumo de carne alternativa, el Instituto Nacional de Carnes ha presentado un manual sobre estas carnes. Esta publicación comprende la carne de ave, porcina, cordero y conejo.

Con el manual de cortes de carnes alternativas, según el presidente del Instituto Nacional de Carnes, Sr. Luis Alfredo Fratti, se pretende instruir tanto a los comerciantes como a los consumidores para que adopten un nuevo hábito de oferta y demanda.