La sequía en Argentina afectaría más a la soja que al maíz

La sequía en Argentina afectaría más a la soja que al maíz

A pesar de las últimas lluvias producidas en Argentina, entidades gubernamentales y privadas estiman que habrá una reducción para la cosecha proyectada para los cereales esta temporada.

El presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina, Carlos Casamiquela, ha señalado que se encuentra aliviado con la llegada de las lluvias a las zonas afectadas por la sequía y prevé que la valoración del impacto real de este problema climático recién se podrá evaluar en dos semanas más. Sin embargo, a pesar que él estima que algunas siembras se van a recuperar con la lluvia, hay algunas otras zonas en que los cultivos no se alcanzarán a recobrar.

En el contexto en general, la industria sojera argentina ya ha proyectado una reducción de aproximadamente 2 millones de toneladas de producción del grano en este país en la temporada (2011/12) sobre la última cosecha, debido a la sequía que afectó las últimas semanas a algunos de las principales zonas. En la cadena del maíz, hay más optimismo y se mantiene la apuesta de un ligero aumento en la producción de este año, aunque el mercado internacional también crea que no habrá crecimiento para este cereal.

Publicidad

Es así como el presidente de la Cadena de Soja Argentina, ACSOJA, Miguel Calvo, señaló que debido al contratiempo climático es razonable pensar en una cosecha de 48 millones de toneladas, ya que hace algunos meses atrás, la producción proyectada era de 5% más alto en 2011/12.

Por otra parte, el director de la Asociación de maíz argentino y el sorgo, Maizar, Sr. Martín Fraguío, tiene previsiones para el maíz son más optimistas, ya que se preveía un crecimiento en la producción pasando de 23 millones a 27 millones de toneladas. Como existe la posibilidad que se extienda la plantación por más de un mes y había una proyección de gran expansión del área plantada, todavía es difícil dimensionar eventuales pérdidas. Sin embargo, él manifiesta que alcanzar las 27 millones de toneladas no es imposible, pero es más razonable considerar una expansión de 10% en relación al período anterior.

Con respecto a la situación actual, tanto el Sr. Calvo como el Sr. Fraguío recordaron que el escenario de la siembra para esta temporada no es muy diferente del observado en el último ciclo pasado, cuando en enero del año pasado se inició con un cuadro de prolongada sequía. La intensidad de la lluvia durante todo el año, sin embargo, significó que no hubo pérdidas de producción.