México: otro año sin permitir cultivos de maíz transgénico

México: otro año sin permitir cultivos de maíz transgénico

No obstante, esta nación importa cada año 10 millones de toneladas de este grano modificado genéticamente

En su reporte
anual, la mexicana Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos
Genéticamente Modificados
(Cibiogem) refiere que ninguna de las solicitudes
presentadas desde el año 2013 para cultivar y comercializar maíz transgénico en
México ha sido aprobada. Así lo informó el diario El Economista, que agregó que
“durante 2014 ninguna de las empresas (Monsanto, Bayer, Syngenta y PHI México)
que solicitaron permisos para realizar pruebas piloto o experimentales de maíz
transgénico lo obtuvieron, lo que frena la posibilidad al país de entrar a una
tercera fase de comercialización de granos de esta naturaleza”.

El periódico contextualizó que “en 2009 inició
el proceso para otorgar los permisos para estos productos y del total de los
que se solicitaron (alrededor de 64), 51.56 por ciento fueron para maíz, 48.75
por ciento para algodón, 3.12 por ciento para soya, y 1.56 por ciento para
trigo”. Contrario a lo que sucede con el maíz transgénico, el 95 por ciento de
los permisos aprobados fueron para algodón y el resto para soya.

Publicidad

Citando a la firma AgroBio, el rotativo especializado en temas económico
informa que “en México, tratándose de la
siembra de maíz genéticamente modificado, si bien se siembra experimentalmente
y en programa piloto desde el 2009, con resultados que confirman su inocuidad y
sus beneficios, aún no se cuenta con permisos para su siembra comercial”.

México depende de las importaciones para satisfacer
la tercera parte del consumo nacional de maíz, lo cual representa a su vez 90
por ciento del maíz amarillo que consumimos “Nuestro país importa anualmente
cerca de 10 millones de toneladas de maíz de Estados Unidos, y aunque en menor
cantidad, recientemente también ha importado maíz blanco de Sudáfrica, en ambos
países más de 90 por ciento del maíz que siembran y exportan es transgénico”,
concluyó El Economista.