¿Micotoxinas en la cosecha maíz y trigo de 2014?

¿Micotoxinas en la cosecha maíz y trigo de 2014?

Además de altos rendimientos, preocupa a Alltech las perspectivas sobre lo que puede haber

Mientras que los expertos pronostican un año más que récord
en cuanto a los rendimientos, una cosecha abundante no siempre indica que no
habrá problemas para alimentar a los animales. Los datos preliminares llevados
a cabo por el Programa de Análisis de Micotoxinas 37+ de Alltech muestran ahora
que puede haber más de lo que parece en los campos.

Las lluvias de finales de temporada han desacelerado la
cosecha en todo el Medio Oeste. A partir del 27 de octubre, el Departamento de
Agricultura de Estados Unidos
 (USDA) estimó la cosecha de maíz en un 46 por
ciento, un aumento del 15 por ciento de semanas anteriores, pero el 19 por
ciento por debajo del promedio de cinco años. Las condiciones del maíz
estimadas por el USDA es de 74 por ciento como “buenas” o
“excelentes”, el 19 por ciento se considera “aceptables” y
sólo el 7 por ciento se consideran “malas”.

Publicidad

Aunque estas calificaciones iniciales de las condiciones son
favorables, los expertos advierten que las condiciones estacionales todavía
podrían hacer mella en el cultivo y dejar algunas micotoxinas enmascaradas.

“El tiempo fresco y húmedo puede ser un precursor del
crecimiento de mohos y puede dar lugar a posibles problemas de
micotoxinas”, dijo el Dr. Max Hawkins, nutricionista del Equipo de Manejo
de Micotoxinas de Alltech. “El Fusarium
graminareum
 puede producir una amplia variedad de micotoxinas y prefiere
alta humedad y temperaturas de 15 a 29C. La temporada de cultivo de este año
fue fresca y húmeda, mientras que la cosecha también se ha retrasado por el
clima húmedo”.

Se encontró una indicación inicial del problema de Fusarium en la cosecha de trigo, en la
que se encontraron altos niveles de deoxinivalenol (DON) al este del río
Mississippi, las Dakotas y hacia Canadá. Los niveles de DON en estas regiones
oscilaron entre 1,000 ppb a 15,000 ppb. Según Hawkins, esto pone al trigo en un
alto potencial de riesgo para la alimentación de los animales, por lo que debe
ejercerse precaución extrema al alimentar paja a los rumiantes.

Las muestras de ensilado de maíz también han indicado que
podría haber problemas en la cosecha de 2014.

“La temporada 2014 de maíz comenzó lento debido a las
condiciones de siembra húmedas y a temperaturas frescas del suelo. Como
resultado, aunque se plantó un poco de maíz en abril, la mayor parte se hizo a
principios y mediados de mayo, y en algunos casos, como el norte de Iowa, la
plantación se extendió hasta junio “, dijo Heath Paradice, gerente técnico
de Alltech Crop Science. “Lo último plantado está saliendo mejor de lo
esperado debido al otoño retrasado, pero ese maíz está llegando con un mayor
contenido de humedad”.

Las primeras 35 muestras de ensilado de maíz analizadas en
el recientemente acreditado con ISO/IEC 17025: 2005, el Laboratorio de
Servicios Analíticos de Alltech mediante el análisis 37+ contenía un promedio
de 6.83 micotoxinas por muestra. Un análisis posterior mostró que los
tricotecenos tipo B, DON y otras micotoxinas del grupo de DON tenían un
promedio/muestra de 2,087 ppb. El ácido fusárico, que puede actuar
sinérgicamente con DON, presentó un promedio/muestra de 1,322 ppb.

“Combinadas, estas micotoxinas pueden tener un impacto
significativo en la ingestión de materia seca, producción de leche, tasa de
crecimiento, eficiencia alimenticia, salud intestinal, función de órganos y
respuesta inmunitaria”, dijo Hawkins.

Con un nivel promedio por muestra de 126.7 ppb, la
zearalenona muestra niveles más altos que en los últimos dos años. Otros
Penicilliums que pueden afectar a la función de la salud del intestino y del
rumen, se refieren típicamente como “micotoxinas de almacenamiento”,
ya que requieren poco oxígeno y pueden florecer rápidamente en los forrajes
almacenados. Hawkins dijo que la cosecha de este año ha tenido algunos niveles
relativamente altos de Penicillium ya en la cosecha.

El maíz estresado y dañado por los fenómenos meteorológicos
y de los insectos es más susceptible a las micotoxinas. Mientras caminaba por
campos en busca de signos de mohos, la pudrición de la mazorca o del tallo
pueden ser indicadores de micotoxinas, pues puede haber toxinas presentes sin
moho visible. Hawkins recomienda analizar micotoxinas en muestras.

“Las perspectivas para el grano de maíz son preocupantes,
ya que se ha sometido el cultivo a una cosecha tardía con aumento de lluvia
cuando aún estaba en el campo”, dijo Hawkins. “El cultivo se puede
cosechar a niveles de humedad más altos, lo que puede poner mayor presión sobre
el secado y el entorno de almacenamiento para asegurar grano en un 15 por
ciento de humedad o menos para el almacenamiento a largo plazo. Un análisis
como el de Alltech 37+ puede proporcionar una imagen más detallada de las
micotoxinas presentes y cómo pueden afectar la salud y el rendimiento de los
animales”.