AMLO vs UNA, cuando el gobierno ningunea a las avícolas

AMLO vs UNA, cuando el gobierno ningunea a las avícolas

AMLO vs UNA, cuando el gobierno ningunea a las avícolas

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México (Cortesía de https://lopezobrador.org.mx)

La ampliación en el cupo de importaciones libres de pollo en México es otro ejemplo que da la región de inexplicables medidas oficiales contra la avicultura comercial.

A mí que me lo expliquen despacio y con buena letra porque todavía no entiendo nada. La Secretaría de Economía (SE) de México autorizó a finales de mayo la llegada a ese importante mercado de otras 55,000 toneladas de carne de pollo libre de arancel, con lo que el contingente importado de este alimento subiría a más de 350,000 toneladas, cifra récord desde 2012.

La noticia por sí sola es bastante extraña, pues la avicultura mexicana a través de la poderosa Unión Nacional de Avicultores (UNA) ha dicho una y otra vez que puede doblar su crecimiento interanual del 3 por ciento si se reducen paulatinamente las importaciones, abiertas por el grave episodio de influenza aviar de hace más de seis años.

Publicidad

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que llegó al poder con propuestas de protección a la producción y el empleo mexicanos, resultó entonces peor que sus antecesores para los intereses de este dinámico sector agroindustrial. Hoy los mexicanos comen cuatro millones de toneladas de carne de pollo anuales y 80 por ciento de esa cantidad es nacional.

Si AMLO fuera consecuente con sus promesas de campaña y limitara las importaciones, los afiliados a la UNA podrían producir 250 millones de pollos más cada año, gracias al enganche de 100,000 nuevos empleados directos e indirectos. Pero no. Y lo peor es que ni siquiera el mismo gobierno federal se pone de acuerdo para justificar tamaña decisión.

La SE alegó que se ampliaban los cupos de importación para prevenir desabastecimiento por los recientes brotes de influenza aviar. Sin embargo, la escasez no se ha dado y el precio detallista sigue igual, punto de vista que sostiene la UNA y respaldado indirectamente por el gubernamental Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Alimentaria (Senasica), cuyos voceros dijeron a la agencia Notimex “que en México no se vive una situación de emergencia por influencia aviar y, por tanto, el abasto de carne fluye con normalidad”.

Los casos que se han presentado en 21 de los 32  estados son de baja prevalencia y en traspatios con 100 aves en promedio, ninguno en una explotación comercial. Ni siquiera uno pudiera especular con que hay una suerte de favor político hacia los brasileños y estadounidenses, cuyos avicultores son los más beneficiados por la medida. AMLO, Jair Bolsonaro y Donald Trump no caben en la misma sala.

A este “pollo” le faltan piezas, partes o presas (como decimos en Colombia) y todavía no sé si son los muslos, la pechuga o las alas; ni tampoco si debo decir esto último en inglés o en portugués.