App de smartphone rastrea brotes de enfermedades avícolas

Mediante el uso de internet y de la tecnología de teléfonos inteligentes se puede ayudar al control de la diseminación de enfermedades avícolas.

El mejoramiento del control de brotes de enfermedades avícolas y su monitoreo, ya sean influenza aviar u otras enfermedades infecciosas, puede lograrse mediante sistemas de internet.

En Ontario, Canadá, cuentan con un sistema patentado de internet y teléfonos inteligentes para ayudar en el control de la diseminación de enfermedades avícolas que está en funcionamiento, con proyectos piloto organizados en otras jurisdicciones.

Publicidad

Durante el brote de influenza aviar altamente patógena de 2015, fueron más que evidentes los desafíos que acarreó el control y monitoreo de enfermedades. Recordemos que en 2015, la diseminación de una cepa de influenza aviar altamente patógena adquirió fuerzas en todo EUA, lo que llevó a la eliminación de más de 48 millones de aves en 12 estados, ya sea directamente por la enfermedad o por eutanasia preventiva. Los productores de pavo fueron también gravemente afectados.

En un incidente diferente en 2015, en un mes se infectaron con salmonela más de 180 personas en 40 estados, cuya causa fue el contacto con pollos portadores de la enfermedad. Los brotes de influenza aviar han continuado hasta 2016, con la despoblación en enero de más de 400,000 pollos y pavos en Indiana.

Sistema tripartita: app para smartphones, base de datos, tecnología GPS

La clave para adelantarse a un brote es sencilla, pero del dicho al hecho hay mucho trecho. Todo está en obtener un rápido acceso a la información de cuáles granjas tienen infecciones y quién ha estado en ellas, lo cual permite una cuarentena efectiva.

El BSBS consta de tres partes: una app encriptada para smartphones, una base de datos segura con un programa analítico y tecnología GPS llamada de "geodelimitación", la cual mapea los límites geográficos de la propiedad.

El BSBS consta de tres partes: una app encriptada para smartphones, una base de datos segura con un programa analítico y tecnología GPS llamada de "geodelimitación", la cual mapea los límites geográficos de la propiedad.

El sistema "Ser visto, estar seguro" (‘Be Seen Be Safe’ o BSBS), desarrollado en Ontario, aborda este desafío. Consta de tres partes: una aplicación encriptada para teléfonos inteligentes, una base de datos segura con un programa analítico y tecnología GPS llamada de "geodelimitación", la cual mapea los límites geográficos de la propiedad.

En cualquier momento, quien quiera que visite regularmente granjas avícolas, ya sean veterinarios, despachadores de alimentos balanceados y pollitos/pollitas, equipo de vacunación, agentes de venta y demás, entra a una propiedad de granja avícola geodelimitada, en la cual se activa automáticamente la aplicación en los teléfonos inteligentes o tabletas. De esta forma, se alerta al dueño de la granja de que llegó un visitante. Esta información se almacena en un registro permanente de visitantes en línea, al cual pueden acceder los productores en cualquier momento desde un acceso personal seguro.

Con un mensaje de bienvenida la aplicación recibe al visitante. La base de datos encriptada de BSBS almacena toda la información en curso de la visita, la cual incluye el número de identificación de la granja y del visitante, número de granjas visitadas en el pasado reciente (valoración del nivel de riesgo del visitante), hora de ingreso y de salida. La geodelimitación significa que sólo se almacenan las visitas a las granjas, no cada movimiento. En una emergencia, la identidad de los visitantes individuales y de las granjas son sólo accesibles por los administradores autorizados del sistema.

En un brote de enfermedad, el sistema hace un análisis al momento y realiza referencias cruzadas de toda la base de datos de movimientos de visitantes y vehículos (debido a que los vehículos pueden llevar a más de un operario), comenzando por una granja específica marcada. Se mapea y extrapola en tiempo real la diseminación de la enfermedad, con factores como dirección y velocidad del viento, temperatura, humedad y de esta manera se sobreponen en el mapa. Los productores y visitantes reciben una notificación de inmediato del problema existente con un mensaje de texto y se les pide implementar cuarentena y otras medidas de bioseguridad.

Sistema de monitoreo de enfermedades avícolas utilizado en Canadá

El sistema se ha implementado en Ontario con más de 800 granjas geodelimitadas y más de 1,200 personas y vehículos, que incluye a todos los productores pertenecientes a Egg Farmers of Ontario, la Ontario Broiler Hatching Egg & Chick Commission y la Turkey Farmers of Ontario. Estas asociaciones han pagado el costo nominal de geodelimitación y monitoreo inicial de los dos primeros años de cada granja, del cual el 75 por ciento de ese costo se reembolsará mediante subvención del gobierno federal.

El informe de aceptación de los desarrolladores del sistema ha sido positivo. Ha habido sólo algunas personas que se han preocupado de la privacidad, pero comprenden que el sistema no es más intrusivo que el hecho de plasmar una firma en un libro de visitantes de la granja. La información de las visitas se borra permanentemente después de un año.

El desarrollo del software y de las aplicaciones por parte de varios ingenieros de programación tardó dos años. La app BSBS está disponible en las tres principales plataformas para smartphones: BlackBerry, Android e iOS. Se dice que la aplicación no gasta batería, ya que sólo trabaja durante medio segundo cuando el dispositivo cruza la propiedad geodelimitada y la transferencia de datos es sumamente pequeña, así que el usuario no notará ningún incremento de uso de datos.

Los desarrolladores exploran maneras de facilitar la respuesta al seguimiento de brotes por medio de mensajes de texto enviados por la BSBS. Esto proporcionaría la confirmación de que se recibe la advertencia y de que la gente actúa en consecuencia.

Registro digital de visitantes de granjas avícolas

La doctora Carol Cardona, profesora en sanidad aviar del College of Veterinary Medicine de la University of Minnesota, experta en vigilancia y detección de influenza aviar en aves del país, dijo que el sistema presenta beneficios. Como un libro digital de registro de visitantes, la BSBS proporciona información objetiva sobre el número real de visitantes en una granja determinada y quiénes son, y permite al productor la posibilidad de hacer ajustes.

"En términos de un brote, sería realmente de ayuda para poder detener el tránsito a granjas en cuarentena que estén involucradas o que tengan probabilidades", dijo Cardona. "También garantizaría que todos sepan de la situación, todos los empleados de la granja, a manera de que la cuarentena realmente funcione".

Los desarrolladores del sistema Tim Nelson y Joel Sotomayor también desarrollaron "Farm Health Monitor" (FHM), el cual permite a todos los productores y veterinarios de una zona específica contener y manejar mejor las enfermedades que limitan la producción. Al igual que BSBS, FHM incluye una aplicación segura en la que productores y veterinarios pueden ingresar información de síntomas de enfermedades y/o mortalidad de aves. Si se notifica información similar en dos o más granjas dentro de una región dada, FHM envía una advertencia general a toda la zona, lo que motiva a productores y veterinarios a iniciar una revisión cautelosa de parvadas y notifica conforme se necesite.

Por el momento, la app FHM avícola está en pruebas, junto con la versión para cerdos y la versión de ganado lechero que se encuentra en desarrollo. Están por agregar la función de subir videos de corta duración.

Con respecto a "Farm Health Monitor", Cardona observa que ya existen números de teléfono de emergencia y circuitos de comunicación telefónica en funciones para notificar enfermedades y mortalidad de aves, pero dice que FHM proporciona otro nivel y otra forma de compartir esa información rápidamente.

"Desde luego, depende de que todos estén en el mismo canal", dijo.