Informalidad y falta de incentivos afectan sector avícola boliviano

Informalidad y falta de incentivos afectan sector avícola boliviano

Consumo per cápita anual de pollo es de 35 kilos

Boris Paz Bowles, gerente general de la Asociación de Avicultores de Santa Cruz (centro oriente), dijo a Industria Avícola que tres de los principales retos de este rubro económico en Bolivia tienen que ver con el fortalecimiento de los programas de control de enfermedades aviares, la superación de la informalidad del mercado interno, y las pocas políticas de incentivos a la producción por parte del gobierno.

No obstante tal situación, el dirigente gremial resaltó el gran potencial que tiene la producción de carne de pollo y huevos en este país andino, “dado que su consumo se viene incrementando de manera constante en los últimos años”. Hoy los bolivianos consumen en promedio 34 kilos de pollo al año, más que triplicando los 10 kilos que registraban las estadísticas oficiales en 1993 y superando a otros mercados suramericanos algo más sofisticados como Colombia (24 kilos per cápita).

Publicidad

Dentro de las ventajas evidentes para el desarrollo avícola boliviano está la inexistencia de contrabando de pollo y huevo hacia esta nación. De igual forma destacó Paz Bowles “la capacidad de producción de granos utilizados para la alimentación aviar, fruto de la expansión de la frontera agrícola en maíz, soya y sorgo, entre otros cultivos”, además de la ya referida creciente demanda de carne de pollo por parte del consumidor local.

En lo que respecta a la producción de huevos, en Bolivia cada año los avicultores venden en el mercado nacional más de 1.310 millones de unidades, monto que permanece más o menos constante desde el año 2008 y que es suficiente para abastecer la demanda interna.