Inmunomodulador para la enterobacteriosis en ponedoras

Las enterobacterias siguen siendo agentes infecciosos que inciden en la producción avícola, pero la combinación del ácido glicirricínico y un antibiótico son una buena alternativa.

La lucha por el control de las enfermedades infecciosas, lejos de estar por terminar, ha adquirido una nueva intensidad. La cantidad y variedad de cepas patógenas resistentes a los nuevos tipos de antibióticos ha aumentado, lo que ha vuelto menos efectivos los diversos esquemas de tratamiento con medicamentos antimicrobianos.

Son necesarios nuevos enfoques e ideas terapéuticas que actúen junto con las terapias establecidas. El combatir a los organismos patógenos con tratamientos combinados que involucren la participación del sistema inmunitario y de fármacos antimicrobianos, representa un modelo exitoso para el tratamiento de enfermedades infecciosas agudas y crónicas. La restauración de una respuesta inmunitaria disminuida o la potenciación de una respuesta normal, puede incrementar la resistencia a la infección, reducir la gravedad de la misma o acortar su periodo de recuperación (García et al., 2009).

Publicidad

Uno de los agentes infecciosos que más inciden sobre la salud de las parvadas son las enterobacterias (Limia, 2015). Muchas parvadas están infectadas por estos agentes con infección subclínica, paulatinamente al romper la postura, durante el pico de producción o cuando un tratamiento con antibióticos daña la flora intestinal, dicha infección se difunde (Arias, 2000).

El suplemento nutricional sometido a investigación en la presente prueba, está compuesto por sustancias antioxidantes, vitaminas, oligoelementos y su molécula más importante el ácido glicirricínico, que presenta propiedades antivirales e inmunomoduladoras (Kang y Zhou, 2005; Wintergerst 2006), ha sido aplicado en enfermedades respiratorias y como inmunomodulador en animales, (Stadecker et al., 2009; Gómez y Ocampo, 2011; Gómez, 2012 y Mendoza 2013). El propósito del estudio presentado fue el de evaluar la utilización de un inmumodulador como complemento en la terapia para la enterobacteriosis en gallinas de postura comercial.    

Caso de investigación

En el pasado XXIV Congreso Latinoamericano de Avicultura, realizado en septiembre de 2015 en Guayaquil se presentó un trabajo sobre una prueba realizada en condiciones de producción en una granja de gallinas de postura comercial afectada por enterobacterias que tenía en jaulas metálicas y la alimentación era manual en comederos lineales y bebederos tipo niples.

En la prueba se utilizó un total de 50,124 gallinas ponedoras de un mismo lote (híbrido cubano Leghorn L33) con dos meses de postura que se asignaron a dos tratamientos con cuatro repeticiones cada uno.

En lo que respecta al plan de medicina preventiva, las aves se inmunizaron contra la viruela aviar, enfermedad de Marek, Newcastle, Gumboro, bronquitis infecciosa, e investigadas por inmunodiagnóstico en las enfermedades de Newcastle e influenza aviar.

Todas las gallinas estuvieron bajo condiciones similares de manejo y alimentación, con una ración diaria de 106 g por ave, hecha de maíz, soya, premezcla de minerales y vitaminas, calcio y fósforo, 16 por ciento de proteína bruta, 2780 kcal/kg  de energía metabolizable y la adición de dos gramos de carbonato de calcio por ave/día.

Los tratamientos consistieron de lo siguiente:

  • T1 con antibiótico (enrofloxacina) a razón de 0.5 mL/L de agua durante 6 días y el suplemento nutricional de ácido glicirricínico (extraído de la raíz del regaliz) a razón de 1 g/ kg de alimento por 10 días (véase cuadro 1).
  • T2 sólo con antibiótico con igual dosis y duración que T1.

La inmunomodulación funciona

En las enfermedades infecciosas, el creciente problema de la resistencia a los agentes antibióticos y quimioterapéuticos, hace aún más patente el impacto benéfico que puede tener la modulación de la respuesta inmunitaria en la resolución de la enfermedad (García et al., 2009).

La viabilidad presentó un aumento significativo en la tercera decena para el tratamiento combinado (T1) y una disminución en el tratamiento solo con antibiótico (T2), (datos no mostrados).

En este caso, la acción del antibiótico de destruir las bacterias no resultó suficiente para lograr la completa recuperación de la enfermedad. Por otro lado, el suplemento nutricional con propiedades inmunomoduladoras ya había sido aplicado con éxito combinado con antibióticos en enfermedades respiratorias en aves y cerdos (Méndez et al, Alfonso, 2015). Es factible que su composición provoque efectos positivos sobre la salud, supervivencia y comportamiento productivo.

En el cuadro 2, se aprecia que desde el inicio de la prueba, el porcentaje de postura fue más elevado en el grupo con sólo antibiótico. Pero, hacia la tercera decena se obtuvo una mejora superior con la combinación del suplemento de ácido glicirricínico y antibiótico y una disminución con solamente el antibiótico.

Se considera que hay un efecto del producto asociado a su poder antioxidante y protector del hígado, lo que permite que este realice sus funciones metabólicas, esencialmente la síntesis proteica (Vilar, 2010).

Este estudio también demostró que laconversión mejoró en la 3ª decena con la combinación del suplemento de ácido glicirricínico y antibiótico, pues las gallinas consumieron 13g menos para producir 10 huevos, y se mantuvo sin cambios con sólo el antibiótico.

Mejor postura y viabilidad

La combinación del suplemento de ácido glicirricínico y antibiótico comparado con solamente el antibiótico muestra que mejora la postura y la viabilidad en los siguientes gráficos 1 y 2. Cabe recalcar que estos resultados son estadísticamente significativos (P≤0.05).

¿Por qué combinar un inmunomodulador y un antibiótico?

Según, Vasco y Trueba (2015) el uso de antibióticos por sí solos en infecciones intestinales, resulta ineficaz debido a que los patógenos intestinales son resistentes a muchos de los antibióticos que se emplean normalmente. Por otro lado, la microflora intestinal (la mayor defensa contra infecciones intestinales) es destruida por los antibióticos.

Esto pudiera justificar aún más la necesidad de complementar los tratamientos antimicrobianos específicos con la suplementación de vitaminas y otros adicionales ante la presencia de estos procesos, como forma de contrarrestar efectos nocivos de los antibióticos y así acelerar el proceso de recuperación de las aves, que resulta no solo la supresión de los síntomas sino de la restauración de los niveles de producción previos a la enfermedad.

De esta forma, se concluye que el inmunomodulador de ácido glicirricínico combinado con enrofloxacina influyó significativamente sobre las variables analizadas en un proceso de enterobacteriosis aviar.

La bibliografía se puede solicitar directamente a los autores.