Susceptibilidad de la perdiz roja a la cepa H7N1 de alta patogenicidad

Susceptibilidad de la perdiz roja a la cepa H7N1 de alta patogenicidad

El CReSA estudió la susceptibilidad de la perdiz roja con dos cepas del virus de la IA, demostrando que esta ave puede contribuir a la propagación de un potencial brote de este virus.

Investigadores del Centre de Recerca en Sanitat Animal, CReSA, estudiaron la susceptibilidad de la perdiz roja a dos cepas del virus de la influenza aviar y demostraron que esta especie puede contribuir a la propagación de un potencial brote local del virus.

Esta investigación tuvo como objetivo estudiar los signos clínicos, las lesiones macroscópicas y microscópicas, la distribución viral en los tejidos y la excreción viral. Por lo cual científicos del CReSA realizaron una infección experimental en perdices de la especie Alectoris rufa con el virus de la influenza aviar de alta patogenicidad, IAAP, subtipo H7N1 y con el virus de la influenza aviar de baja patogenicidad, IABP, subtipo H7N9.

Publicidad

Al observar a las aves infectadas con virus de IAAP, los primeros signos clínicos se mostraron a los 3 días post infección (dpi) y la mortalidad se empezó a producir a los 4 dpi, alcanzando el 100% de mortalidad a los 8 dpi. Se confirmó la presencia del antígeno viral en los tejidos y la excreción del virus en todas las aves infectadas con virus de IAAP. Además de las vías orofaríngeas y cloacal, se demostró la importancia de la pluma como posible vía transmisión. No obstante, no se pudieron detectar signos clínicos ni hallazgos histopatológicos en las perdices infectadas con virus de IABP. Solamente en algunas aves inoculadas con virus de IABP se detectó excreción viral de corta duración junto con seroconversión.

En esta investigación se demuestra que la perdiz roja es altamente susceptible a la cepa H7N1 IAAP, causando enfermedad grave, mortalidad y abundante excreción viral y que, por tanto, puede contribuir a la propagación de un potencial brote local de este virus. En contraste, los resultados sobre H7N9 IABP sugieren que la perdiz roja no es un reservorio de este virus.