Un modelo de transparencia para la industria pecuaria

Un modelo de transparencia para la industria pecuaria

Fair Oaks Farms demuestra que el consumidor estadounidense puede aceptar la producción pecuaria a gran escala, si pueden verla por sus propios ojos.

En Estados Unidos ha habido imágenes de “vacas felices” en campañas publicitarias de California con animales Holstein en exuberantes laderas verdes. Estas imágenes crearon expectativas inexistentes en la mente del consumidor de cómo se criaban. Lo que la industria pecuaria realmente necesita compartir con el consumidor son las historias verdaderas de cómo se crían vacas, cerdos y aves en las granjas modernas a gran escala.

Fair Oaks Farms en Indiana eligió enfrentarse a los desafíos de la bioseguridad y relaciones públicas al recibir a medio millón de visitantes al año para recorrer sus granjas con 37,000 vacas lecheras, 3,000 cerdas desde el parto hasta el destete y a partir de 2017, una granja con medio millón de gallinas ponedoras sin jaulas.

Publicidad

Alojamientos de animales “herméticamente sellados”

A menudo, la bioseguridad es razón suficiente para mantener a los visitantes lejos de las granjas avícolas y porcinas. Los brotes de influenza aviar y del virus de la DEP a lo largo de los últimos cinco años refuerzan la importancia de la bioseguridad. Pero ¿debe sacrificarse la transparencia totalmente a causa de la bioseguridad?

Gary-Corbett-CEO-Fair-Oaks-Farms-1606.jpg

Gary Corbett, CEO de Fair Oaks Farms, dijo, “Uno de nuestros puntos fuertes es que prácticamente todos nuestros visitantes vienen sin ningún plan de acción”.

Gary Corbett, CEO de Fair Oaks Farm, explica que la idea original de invitar al público a una granja lechera de gran escala era un poco diferente de lo que se ha convertido.

“Cuando por primera vez lo visualizamos, la idea era que hubiera un poco más de contacto con los animales, no para acariciarlos como en un zoológico, sino una mayor interacción”, dijo. “Pero el 11 de septiembre y la fiebre aftosa terminaron con eso. No permitimos que haya ningún contacto directo entre nuestros visitantes, los trabajadores de la granja y nuestros animales”.

Corbett explica que las zonas de alojamiento animal de las instalaciones de exhibición están selladas herméticamente de las zonas de visitantes. El aire que entra a las instalaciones de los animales se filtra para eliminar los contaminantes que los visitantes puedan haber traído consigo.

Las instalaciones porcinas fueron un verdadero desafío, informó Corbett, pero uno logrado con éxito.

“Tuvimos medio millón de visitantes y no tuvimos virus de la DEP”, dijo.

La granja tomó medidas especiales de precaución, al igual que otras explotaciones porcinas de EUA, con los camiones que traían alimento a los cerdos, pero no hicieron nada especial con los visitantes.

Corbett dijo que Fair Oaks se asociará con Rose Acres Farms, quien pondrá una instalación de gallinas ponedoras libre de jaulas en la granja. Los visitantes pasarán por el centro de la caseta en una zona de visualización con paredes de cristal. Se filtrará el aire que vaya a las aves de manera similar a como lo hacen en la porqueriza. 

Las explotaciones de vacas lecheras y de cerdos, así como la futura de gallinas de postura, son instalaciones comerciales viables a gran escala. Hay costos extra de construcción y equipos para lograr el nivel de bioseguridad necesario para recibir a visitantes todos los días, pero cada aspecto de la granja se centra en las mejores prácticas actuales a gran escala. Hablamos de una granja económicamente viable de verdad.

Abierto al público 361 días del año

“Abrimos 361 días del año y cada día tienes que hacer tu mejor esfuerzo”, dijo Corbett.

Puede ser abrumador para los visitantes ver el tamaño de una granja moderna. La mayoría nunca ha visto una instalación lechera que es casi un cuarto de milla de largo o una instalación con 3,000 cerdas y decenas de miles de lechones. Pero, como explica Corbett, “Nuestros invitados realmente son gente buena”. 

Cuestioné acerca de las preguntas de los visitantes sobre las prácticas zootécnicas, como los corrales de gestación y la separación de los becerros de las vacas lecheras poco después de nacer.

“Para nosotros, uno de los puntos fuertes es que prácticamente todos nuestros visitantes vienen sin ningún plan de acción. Realmente vienen a aprender, no a discutir ni a hacer pleito. Siempre preguntan: ¿porqué apartan al becerro de su mamá? Y tenemos la respuesta, la escuchan y siguen adelante”.

Fair-Oaks-Farms-milking-carousel-observation-room-1606.jpg

La filtración y ventilación especiales mantienen a los animales libres de cualquier organismo que los visitantes pueden traer a la granja y les permite una vista completa de todas las actividades que ahí se realizan.

Sucede lo mismo con los corrales de maternidad, “Explicamos que sin ellos perderíamos el 50 por ciento de nuestros lechones y ahora sólo perdemos el 2 por ciento”, dijo.

Cómo llevar el mensaje

Le pregunté a Corbett si, como productores pecuarios, alguna vez se detienen a preguntarse: “¿Por qué hicimos esto?”. Y respondió: “Porqué no lo hicimos antes. Lo volveríamos a hacer en un santiamén. Les levantamos la cortina (a los consumidores) y develamos el misterio”.

Con toda la presión de los grupos activistas y de los mercados en crecimiento de productos “ineficientes” de especialidad de origen animal, pregunté si era demasiado tarde para la industria pecuaria de EUA adoptar la transparencia y educar al consumidor.

“No es demasiado tarde, pero no podemos hacerlo solo nosotros (Fair Oaks Farm). Toda la industria pecuaria necesita entablar relaciones con el consumidor, si se quiere tener éxito y se quiere que triunfe”.

En el medio millón de visitantes hay cerca de 50,000 niños en etapa escolar y 25,000 más en programas de verano. Pero, Corbett explica que hay otro grupo importante de personas que también son visitantes regulares de la granja.

“Con lo que no contábamos es con el interés de los principales proveedores de alimentos. Walmart, Kroger, McDonald’s y otros nos han visitado varias veces. Quieren aprender acerca de la industria pecuaria del siglo XXI y de lo que pueden esperar de sus proveedores”, agregó.

Mejorar la percepción del consumidor

Debido a que Fair Oaks Farms cobra la entrada a los visitantes, se podría pagar por sí mismo, informa Corbett, pero limitaría lo que ofrece al visitante. Así que el lado educativo de Fair Oaks es una organización de caridad 501(c)3 y así puede recibir dólares de los programas de promoción de vacas lecheras y cerdos. 

Dairy Management Inc. llevó a cabo una encuesta a los visitantes de Fair Oaks Farms unos meses después de su visita. Corbett informa que en la encuesta el 50 por ciento de los que respondieron se sintieron igual sobre la industria lechera después de la visita, el 50 por ciento se sintió mejor y el 11 por ciento indicó que aumentó la compra de productos lácteos debido a su visita.

Fair Oaks cuenta con dos expertos en redes sociales de tiempo completo en el equipo. Corbett dijo que tiene presencia en todas las plataformas de redes sociales.

“Si alguien llega y reta a Fair Oaks en las redes sociales, en 99 veces de 100, no la han visitado” dijo Corbett. “Al principio teníamos que responder, pero después nuestros amigos comenzaron a responder antes de que Fair Oaks pudiera. Nuestros amigos, clientes constantes, hacen las correcciones”. 

Fair-Oaks-Farms-birthing-barn-1606.jpg

Fair Oak Farms recibe a cerca de 50,000 niños de viajes escolares y otros 25,000 jóvenes de campamentos de verano cada año.

Llegar a más clientes

Además de agregar una explotación de huevos sin jaulas, Fair Oaks se asocia con Land O’Lakes y Winfield Solutions para añadir un centro educativo de cultivos. También están en los planes un museo John Deere y explotaciones de ganado de engorde y vacas con terneros.

Corbett dijo que, en la actualidad, se puede visitar Fair Oaks Farms en un día, pero que, con las adiciones, se llevará dos días. Está en negociaciones con una cadena hotelera para que pongan un hotel cerca y faciliten a los visitantes el viaje de varios días.

Las imágenes y opiniones que se forman en Fair Oaks Farms ayuda al consumidor a poner en perspectiva la ideas impuesta por los activistas y les brinda un punto de referencia. A Corbett le gustaría que otros en la industria pecuaria siguieran el mismo ejemplo.

“Estamos abiertos con otros grupos acerca de lo que hacemos y a compartir materiales”, dijo. “Nadie lo ha hecho aún (el repetir el modelo de Fair Oak), es muy desalentador. Necesitas estar cerca de un núcleo poblacional y ser de fácil acceso”. Tal vez es igual de importante, “creer en lo que haces y ser apasionado”, dijo Corbett.