El pollo de engorda de hoy en día crece por hora

El pollo de engorda de hoy en día crece por hora

El pollo de engorda de hoy en día crece por hora

Rawpixel.com/Free Royalty Free Image

El crecimiento se debe medir por hora y no diaria o semanalmente.

Hace unas cuantas décadas, a principios de los años 50, el crecimiento de un pollo de engorda se medía mensualmente, pero con el avance de la genética, las cosas cambiaron a mediciones semanales, luego diarias y ahora estamos indicando que el crecimiento se debe medir por hora. ¿Por qué?, porque la vida de un pollo de engorda es muy corta como para perder una hora. En este negocio, en el que trabajamos con millones de kilos cada día, produciendo miles de millones de gramos cada día, no debe darse por sentado ni siquiera una hora. Aquí, me gustaría analizar los factores más importantes que podrían afectar la tasa de crecimiento del pollo de engorda. Los factores que afectan al crecimiento son numerosos, pero siete son los más importantes que aquí se enumeran:

El crecimiento empieza en la hora cero

Los buenos tiempos en que el pollo de engorda crecía lentamente y en que la velocidad de crecimiento no era algo importante, ya se fueron. Hoy en día, con el ritmo tan rápido de la vida, todo sucede con mayor celeridad, para lo cual, el moderno pollo de engorda no es la excepción.

Publicidad

Necesitamos distinguir cuándo es que comienza la vida de un pollo de engorda. En realidad, comienza cuando el esperma fecunda el óvulo en el huevo. Justo en este mismo momento, las cosas pueden salir mal: el esperma de un macho reproductor que no ha estado bien alimentado o que tiene una deficiencia de nutrientes, o un óvulo débil, pueden llevar a producir un huevo fértil que no va a rendir un pollito saludable.

Este huevo fértil está listo para pasar por la embriogénesis y el desarrollo de un embrión completo en 21 días o unas 500 horas, o la tercera parte de la vida de un pollo de engorda. Durante la incubación, siempre que se den todas las herramientas adecuadas (temperatura, % de humedad relativa, ventilación, saneamiento del huevo, etc.), este pequeño blastodermo se va a convertir en un pollito de 35 a 50 gramos, dependiendo del tamaño del huevo y el manejo del equipo en la incubadora. Durante el período de incubación, la naturaleza se encuentra en su mejor punto, en el sentido en que es un milagro la rapidez con que crece un embrión y nace un pollito saludable.

Durante la recolección y almacenamiento del huevo, es muy importante seguir las directrices establecidas del manejo del huevo fértil, entender que estamos trabajando con organismos vivos y de que no se pueden tratar de manera incorrecta. El saneamiento del huevo es una parte importante, así como la temperatura y la humedad de almacenamiento del huevo. No debemos de tener huevos fértiles que empiecen a crecer en el almacenamiento, razón por la cual hay mortalidad temprana de embriones.

Los cambios genéticos nunca se detienen

¿En dónde ha ocurrido el avance de la genética del pollo de engorda en la última década? Si realmente echamos un vistazo a los patrones de crecimiento de las líneas genéticas actuales, es de sorprenderse que veamos que el 50% de las mejoras han ocurrido en las primeras tres semanas de la corta vida del pollo de engorda.

Los pollos de engorda pueden crecer de menos de un gramo por hora a más de 4 gramos después de los 40 días de edad. Piénselo bien: perder una hora de crecimiento en una caseta de pollo de engorda típica con más de 30,000 aves significan miles de gramos.

Supongamos que debido a deficiencias en el manejo, nutrición, clima o enfermedades, las aves pierden 10% de estas valiosas horas de crecimiento. Esto es igual a menos de 90-110 horas de crecimiento bajo condiciones ideales. Un crecimiento del diez por ciento menos, es alrededor de 250 gramos por pollo de engorda, por lo que realmente se convierte en una gran pérdida que afecta no sólo el peso corporal, sino también la conversión alimenticia y muy probablemente la carne vendible y el rendimiento.

El miedo a la IA: no es tanto el miedo, sino que es oportunista

Hay un miedo mundial a que la influenza aviar vaya a desenfrenarse y esté pronta a convertirse en una pandemia que mate a millones. Pero la realidad y el sentido común nos indican que no se va a convertir en una enzootia o pandemia, sino que solamente es una pánico real debido a la ignorancia entre la población normal. Los científicos, desde su primera aparición hace una década en Hong Kong, nunca han podido establecer un vínculo de que este virus, específicamente el H5N1, se haya contagiado de humano a humano. La mayoría de las muertes conocidas, especialmente en Asia, se han debido a malas prácticas de bioseguridad y a la crianza de pollos en condiciones sanitarias muy malas, e incluso a que la gente vive y duerme con los pollos y con toda clase de animales juntos, lo que hace que el ambiente esté listo para el contagio a los humanos. El objetivo aquí no es hablar sobre la influenza aviar, sino el de aprovechar su presencia y enriquecer nuestras medidas de bioseguridad al máximo.

Necesitamos echar un vistazo realmente profundo a nuestros parámetros de bioseguridad y preguntarnos si tienen sentido científico. Es la mejor oportunidad para educar a nuestros gerentes de granja, oficinistas, personal de las plantas de alimentos balanceados, de procesamiento y de la incubadora a cómo evitar la entrada de virus no deseados a nuestras instalaciones. Los sensibles pollos de engorda de hoy en día se merecen un lugar más limpio y bioseguro, para que expresen su potencial genético. Muchos países en el mundo han optado por robustecer sus buenas prácticas de manejo para dos propósitos: primero, asegurar la salud del pollo de engorda, y en segundo lugar, tener buenos parámetros de desempeño, tales como pesos corporales y conversiones alimenticias muy competitivas. Es hora de echar a andar un programa serio de bioseguridad, en donde la salud del pollo de engorda tenga la prioridad número uno, que conduzca a mejores utilidades. El miedo a la influenza aviar se puede usar para fortalecer nuestras medidas de bioseguridad a su máxima expresión.

Las nuevas instalaciones necesitan de nuevo manejo

Conforme cambia la genética del pollo de engorda, debe también cambiarse el lugar donde viven y crecen. El pollo de engorda moderno de hoy en día no puede crecer o criarse en las casetas o galpones antiguos, en donde se mantenían todos los pollos juntos por cuestiones de seguridad. Ahora, cada aspecto de la caseta del pollo se revisa y calcula metódicamente. No es como antes, que se trabajaba con el número de aves o libras por metro cuadrado y se metían cuantos más pollos fuera posible para mantener el costo bajo.

Vivimos ahora en otra era, en la que el aire, cuidados, bienestar y calidad de los animales son tan importantes como su nutrición y tasa de crecimiento. Hoy en día, no se permite una sola instalación si no se ha aprobado por parte de las instancias ambientales. Se trata de ser un buen vecino, así como de tratar a los animales de la forma más humanamente posible, el pollo de engorda moderno debe tener un ambiente muy cómodo, en el que pueda expresar su máximo potencial genético, como si lo tuviéramos en un hotel de cinco estrellas.

La caseta de pollos debe estar lista para dos manejos drásticos: las primeras 2-3 semanas de ayudar a los pollitos a desarrollar su débil aparato de termorregulación. Y luego una semana de descanso entre los 21 y 28 días de edad, en la que los pollos logran un plumaje adecuado para mantenerse frescos y calientes cuando lo necesiten. De los 29 días en adelante, una vez más la construcción de la caseta debe ser perfectamente capaz de mantener a los pollos en una temperatura ambiente y humedad que debe estar a un 75 doble, lo que significa que la temperatura no debe exceder los 75°F (24°C) y la humedad relativa debe permanecer también por debajo del 75%. Si cualquiera de estos dos parámetros excede el 80 o la combinación de ambos está por arriba de 160, se inicia el modo de estrés, por lo que se pierde un crecimiento potencial por hora de 3 a 5 gramos.

Durante las tres primeras semanas, es muy importante tener criadoras en la caseta, para mantener a los pollitos débiles con suficiente aire caliente, bajo contenido de amoniaco y CO2, y suficiente oxígeno, al mismo tiempo que reciben alimento balanceado y agua de calidad. Es también importante la calidad de la cama que se usa en la caseta; la cama vieja apelmazada hace que los pollitos sean muy susceptibles a toda clase de bacterias oportunistas, hongos y micotoxinas. Las aves criadas en malas condiciones de cama están expuestas a amoniaco excesivo, lo que conduce a irritación de la tráquea y pulmones. Pueden present arse quemaduras de amoniaco muy temprano, que causan dermatitis y muchos otros problemas locomotores. Además, los pollitos pueden consumir la cama contaminada, con la consecuencia de tener problemas de integridad intestinal, mala digestión y un paso rápido del alimento, que causan conversiones alimenticias altas y disminución del crecimiento. El consumo de cama también destruye la flora intestinal microbiana favorable, además de que podría eliminar todas las vellosidades saludables que componen el tracto gastrointestinal. Esto podría causar diarrea y mala pigmentación y tasa de crecimiento.

En toda la integración la calidad sí debe de importar

Ahora, la palabra calidad es la palabra de moda; cada cliente que visita una integración, pide ver las medidas de control de calidad para asegurarse que en cada etapa de la producción haya documentación de lo que se hace, cómo, dónde, cuándo y quién. El aseguramiento de la calidad necesita saber que cada detalle de la integración completa se mide y monitorea cuidadosamente con disciplina extrema. Los pollos de engorda pueden crecer y rendir los resultados esperados cuando se cumplen todas sus necesidades.

Nutrición, especialmente para los pollitos

El costo del alimento balanceado representa el 60-80% del costo de producción, lo cual es especialmente más cierto con los pollos de engorda de rápido crecimiento, cuya función es consumir y consumir tanto como sea posible, mientras más rápido, mejor. Su constitución genética es para el rápido crecimiento conforme pasa cada hora. Si todo sale bien, esto es, que hablemos de alimento balanceado de alta calidad, con un perfil de nutrientes bien equilibrado y libre de contaminantes y micotoxinas, los pollos va a tener un gran apetito para consumir el alimento ad libitum.

Se debe monitorear a diario el consumo de la cantidad de alimento en todas las granjas avícolas, especialmente en las de pollos de engorda. Si hay una caída repentina en el consumo, se debe uno entonces preocupar. Los pollos de engorda son la fábrica de carne más eficiente, por lo que se debe investigar cualquier reducción en el consumo de alimento, sin importar la edad de las aves.

Hay muchas razones por los que un pollo deja de consumir o se rehúsa a hacerlo, entre muchas de las cuales mencionamos:

La vida del pollo de engorda de alrededor de 1000 horas, es muy corta como para desperdiciarse con alimentos que le cuestan a la compañía, pero que no le ayudan a lograr los 2-4 gramos de ganancia diaria. Especialmente, la condición del intestino es muy importante durante los primeros días de vida. Debemos recordar que los pollitos cuadruplican su peso durante la primera semana, que el intestino crece 10 veces durante este mismo período y al mismo tiempo, el revestimiento interior del intestino madura y se adapta a los nuevos nutrientes que se proporcionan en el alimento. Es bastante importante alimentar al pollo con alimentos de muy alta calidad durante los primeros días de su vida. Durante los primeros días, deben evitarse las grasas viejas, y se deben usar ingredientes altamente digestibles.

Nunca antes había sido tan importante el manejo

Si a través de los años han cambiado y se han modificado la genética, construcción, problemas de salud, calidad del alimento, perfil y requerimientos de nutrientes, ¿por qué no el manejo?

Es difícil de creer, pero de entre los 7 factores mencionados en este artículo, el más importante de cambiar o modificar es este último, es decir, romper con los viejos paradigmas. El pollo de engorda moderno necesita de un manejo moderno; es imposible criar pollos a la antigua. Esto empieza con cuidar de su salud como la prioridad número 1, además de un buen alojamiento, cama de alta calidad, casetas bien ventiladas y un buen inicio.

Sucede en todos lados; se observa que en cada integración en la misma área y al mismo tiempo, se producen pollos que varían de manera significativa. Las aves tienen la misma genética, alimento, programa de vacunación, vienen de la misma incubadora, usan el mismo equipo, tiene las mismas condiciones ambientales, etc. Al mismo tiempo, con la excepción de un factor, dos complejos avícolas pueden tener dos diferentes gerentes. Obviamente, la diferencia son los gerentes, y la única manera que podemos mejorar la condición de una granja de bajo desempeño es cambiar el factor humano o modificar el antiguo estilo de manejo y reemplazarlo con un moderno sistema de manejo que cumpla con los requisitos de los pollos de alto rendimiento de hoy en día.

No hay otra alternativa, cada hora que pasa y que no crezca el pollo como se supone que debe de ser, puede convertirse en una pérdida para el productor.