Las tres diferentes formas de la vitamina D en nutrición animal

Las tres diferentes formas de la vitamina D en nutrición animal

La tercera generación de la vitamina D3, producto estandarizado de hierbas, surge como una alternativa metabólicamente activa.

En la foto: En el mercado se encuentra un producto estandarizado a base de hierbas que contiene vitamina D3 activa, derivado de la planta duraznillo blanco (Solanum glaucophyllum), como suplemento para la nutrición animal. Foto cortesía de Herbonis.

Introducción

La moderna producción de carne de aves es muy productiva. Las líneas genéticas de pollo de engorde de hoy en día necesitan aumentar o crecer a 2 kg de peso vivo con menos de 3.3 kg de alimento en 35 días. Tal desempeño solamente se puede lograr si se optimizan todas las variables. Un punto clave es la calidad del alimento y el equilibrio de nutrientes. Uno de los asuntos comunes ocasionados por la presión de la productividad es el problema de las patas, cuando el desarrollo del esqueleto no corresponde a la ganancia de peso o en gallinas de postura de mayor edad, cuando baja la calidad del cascarón de huevo.

Publicidad

El tejido óseo necesita de fortaleza para soportar el peso corporal y permitir el movimiento. Está compuesto de una matriz orgánica reforzada con el mineral hidroxiapatita, compuesto de calcio y fósforo. Como se sabe, el desarrollo y crecimiento óseo está regulado por la vitamina D. Debido a que la producción moderna es en interiores, se necesita también suplementar, porque el alimento básico contiene de forma natural solamente trazas de vitamina D.

La producción animal actual ha sido posible cuando hubo vitamina D a disposición en grandes cantidades y a un precio razonable. Aunque la vitamina D tiene el estatus de nutriente esencial, es biológicamente inactiva y necesita dos pasos de conversión en el organismo.

Pasos metabólicos de la conversión

El primer paso se da en el hígado, en el que se forma la 25-hidroxivitamina D3, que actúa como forma de almacenamiento del organismo. Debido a que la naturaleza no diseña formas de almacenamiento con funciones, es inactiva.

En un segundo paso en el riñón, se forma la forma activa 1,25-dihidroxivitamina D3. Esta conversión está regulada por la concentración de calcio en la sangre, pero quizás dicha regulación no reconozca todas las situaciones. Por lo tanto, la aplicación directa de esta forma cuenta con una calidad diferente de acción en ciertos efectos. Esto lo han demostrado diferentes grupos de investigación al aplicar la forma activa sintética.

Se ha encontrado que la 1,25-dihidroxivitamina D3 es el compuesto más activo en la prevención de la debilidad de las patas, como la discondroplasia de la tibia. Tiene también un efecto benéfico en la utilización del fósforo, lo que permite una reducción de la adición de fosfato al alimento y por lo tanto, menos en la gallinaza/pollinaza. Sin embargo, la 1,25-dihidroxivitamina D3 sintética no está disponible para la nutrición animal, probablemente debido a su síntesis complicada y alto precio.

Producto de hierbas de vitamina D3 activa

Recientemente, se encuentra en el mercado un producto estandarizado a base de hierbas que contiene vitamina D3 activa, derivado de la planta duraznillo blanco (Solanum glaucophyllum), como suplemento para la nutrición animal. Este producto de hierbas contiene actividad de vitamina D3 en forma glucosídicamente ligada, lo que muestra un aprovechamiento diferente en comparación con la forma libre. La aplicación recomendada del producto es una combinación de la vitamina D3 activa de hierbas además de la vitamina D3 normal de otras fuentes.

1. Vitamina D3 o colecalciferol

La vitamina D3 se produce en cantidades industriales desde la década de 1950, lo que junto con otras vitaminas, hizo posible la producción de carne de forma industrial. Satisface todas las funciones vitales en condiciones normales. En un bioensayo (en ratas) se estableció la relación oficial de la masa con la bioactividad, en la que 1 Unidad Internacional equivale a 25 µg. La dosis mínima en aves es de 5 µg/kg de alimento (200 UI, requerimientos del NRC, 1994). Debido a su larga vida media de 2 meses, hay varios países que han establecido una suplementación máxima para prevenir una entrada incontrolada a través de la carne en el consumo humano. Para pollos de engorde es de125 µg/kg y para gallinas ponedoras, de 75 µg/kg de alimento. Como todas las vitaminas liposolubles, una suplementación alta de cerca de 40 veces el nivel recomendado puede ser tóxica. 

 2. 25-Hidroxivitamina D3: la forma de almacenamiento

La forma de almacenamiento de la 25-hidroxivitamina D3 satisface también todas las funciones vitales de la vitamina D, pero presenta una mejor biodisponibilidad y por lo tanto, una actividad biológica más alta, en particular en la dosis más baja. Un metanálisis grande mostró también una mejora en el desempeño de 4.2 por ciento en pollos de engorde. A finales de la década de 1990 estuvo a disposición un producto para la nutrición animal. De la literatura publicada, se puede concluir que una dosis recomendada es de 69 µg/kg y la seguridad se ha mostrado hasta en diez veces la dosis recomendada.

3. La forma activa natural 1, 25-dihidroxivitamina D3-glucósidos 

Recientemente se introdujo al mercado un producto estandarizado de hierbas como la tercera generación de productos de vitamina D3 activa. Es una composición de la planta Solanum glaucophyllum conocida con el nombre común de duraznillo blanco, que crece en varias partes desde Suramérica, hasta Florida. Se le considera una maleza, porque el ganado que la consume en demasía y de forma descontrolada, desarrolla hipercalciemia.

Al producto estandarizado y analíticamente controlado se le ha determinado la actividad de vitamina D, la efectividad en la discondroplasia de la tibia y para la utilización del fósforo. La literatura de hace unos años la encontró también activa en mejorar la calidad del cascarón de huevo en gallinas de postura.

Este producto de hierbas contiene actividad de vitamina D3 en forma glucosídicamente ligada, lo que muestra un aprovechamiento diferente en comparación con la forma libre.

Uso práctico de la vitamina D3 de hierbas

El alimento se suplementa de la forma más óptima y redituable con una dosis de 50 a 200 g por tonelada de alimento además de la vitamina D3 normal de otras fuentes. De esta forma, la forma activa de hierbas actúa como un suplemento funcional además de la vitamina D3 básica. Debido a la parte glucosídica, la molécula se divide en el intestino mediante enzimas que digieren polisacáridos, la forma funcional ya se encuentra en el objetivo primario en las células intestinales y no necesita de la activación en el hígado y riñón para aumentar el aprovechamiento del calcio y fósforo.

Para poder explorar la seguridad del nuevo producto, se realizó un estudio de tolerancia en pollos de engorde con la suplementación de hasta 4 g/kg, lo cual es 20 veces la dosis recomendada. Los resultados de este estudio se presentaron en el pasado Congreso Latinoamericano de Avicultura 2015 en Guayaquil, Ecuador. Esta dosis no mostró efectos negativos. En un segundo estudio, una dosis de 10 g/kg mostró los signos esperados de una hipervitaminosis D por el aumento de la concentración sanguínea de calcio. Sin embargo, después de suspender la suplementación, el calcio sanguíneo se normalizó en el término de una semana y el animal se recuperó. Esto es de particular interés, porque prueba la corta vida media en el organismo y el bajo potencial de acumulación tisular. Por lo tanto, el producto no requiere de tiempo de retiro.

Conclusión

En conclusión, las industrias de alimentos balanceados y producción de carne cuentan ahora con la opción de tres formas de vitamina D3, que representan tres generaciones, cada una de las cuales tiene sus propios méritos.

Agradecimientos

Este artículo está dedicado al Dr. Ricardo Boland, Profesor de la Universidad del Sur, Bahía Blanca, Argentina. Hizo una gran contribución al desarrollo del producto.

La bibliografía se puede solicitar directamente a los autores.

 

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com