Cambio de actitud: mayor reto de las procesadoras de aves

La actitud la podemos definir como el elemento que transforma una actividad ordinaria en extraordinario: es la diferencia entre tener que aprender y querer aprender con entusiasmo

Siendo uno de los problemas más generalizados en el sector empresarial, considero importante compartir mi punto de vista poniendo a su consideración algunas ideas en caso de que en su organización avícola esta situación sea considerada un hecho critico.

Es de todo conocido que todas las compañías independientemente del sector económico al cual pertenecen y de su tamaño, tienen tres elementos fundamentales que son su estructura básica: equipos e instalaciones, recursos económicos y recursos humanos. Este último, marca la diferencia en los resultados logrados, dependiendo de la actitud que la caracterice para desarrollar sus funciones diarias.

Publicidad

La actitud la podemos definir como el elemento que transforma una actividad ordinaria en extraordinario dicho más concretamente: es la diferencia entre tener que aprender y querer aprender con entusiasmo.

Ubicándonos en el paso previo, a la contratación de una persona: la entrevista, el funcionario generalmente observa un candidato con una incondicionalidad ilimitada ante situaciones puntuales de trabajo en jornadas y días especiales. Factores como la urgencia de conseguir una fuente de ingreso estable lo induce a responder de esta manera sorprendente y que el entrevistador debe tomar nota atentamente, ya que la necesidad de dinero no es el catalizador permanente de la motivación para tener una buena actitud, porque una vez satisfecha es víctima de la tranquilidad por el hecho de saber que con una determinada frecuencia recibe dinero para atender sus necesidades personales y/o familiares.

Por lo anterior, se torna perentorio auscultar cuáles son sus sueños personales y los de sus seres queridos, en cuánto tiempo desea lograrlos, qué está dispuesto hacer en la empresa para cristalizarlos y de qué forma -la parte ética es muy importante-, para que sean estos aspectos los impulsores de un rendimiento entusiasta y en continuo aumento, a los cuales la empresa en caso de contratarlo, debe monitorear periódicamente para darle a entender al funcionario que la empresa le interesan sus metas personales y/o familiares.

Otra etapa crucial en este cronograma laboral es el programa de inducción limitado desafortunadamente en muchas empresas a cumplir con el requisito de explicarle en qué consiste su trabajo, olvidando lastimosamente dos aspectos coyunturales: lo que se espera de su trabajo y si los elementos proporcionados por la compañía son las adecuados para hacer su labor. Aclararle que en caso de no serlos, la empresa lo escuchará complacido para evaluar su solicitud y si es viable en el análisis costo/beneficio, le será aprobada.

Capital intelectual

De otra parte, el nuevo milenio ha sido denominado el siglo de las ideas. Por lo tanto, las empresas deben fomentar masivamente el desarrollo y fortalecimiento de la calidad de su capital intelectual, ya que su valor comercial – el de la empresa-, depende de éste. En tal sentido la prioridad de las compañías está orientada hacia la consecución de este objetivo.

El capital intelectual está fundamentado en cuatro factores: educación, experiencia, habilidades naturales y actitud, donde esta última juega un papel definitivo en la productividad empresarial porque es el cimiento de la misma.

Ampliando esta introducción conceptual es importante recordar la definición de productividad dinámica como el mejoramiento continuo del trabajo.

Una buena actitud

Llevado lo anterior al campo práctico dentro de mi especialidad y dando por sentado que cuando el ambiente de la procesadora de pollos lo identifica una buena -en algunos casos, muy buena-, actitud, que se traducen en cultura empresarial, podemos apreciar que las actividades cotidianas se desarrollan normalmente dentro de estos lineamientos:

 – La gente integralmente utiliza de la mejor manera el cerebro colectivo. En consecuencia, están en una búsqueda permanente de ideas con el fin de lograr que muchas labores repetitivas -la mayoría ya están automatizadas comercialmente- las hagan maquinas v. gr. corte de patas, pescuezos, etc. Así mismo, para facilitar el trabajo hacen propuestas tendientes a diseñar herramientas tales como una cuchara especial para extraer el paquete intestinal manualmente. Otras veces, perfeccionan un método de trabajo para retirar con un alto grado de estandarización la cloaca, que normalmente se lleva a cabo en esas condiciones con las eficientes cortadoras neumáticas y vacías, como una solución para cuando este equipo se daña.

 – Tradicionalmente en las plantas se desarrollan programas de entrenamiento del personal para que cada uno esté en capacidad de hacer cualquier operación. Sin embargo, dentro del nuevo concepto que estamos analizando, el personal de la línea de proceso deja de ser operarios intercambiables a puestos de trabajo intercambiables.

– Como se labora dentro de una cultura donde la actualización del conocimiento sobre todo lo relacionado con el beneficio de aves es la directriz, los trabajadores están en una tónica de mejoramiento continuo, que cambia el trabajo constante en innovaciones continuas, porque todos los procesos están sujetos a implementaciones. Esta coyuntura incrementa la productividad dinámica de la procesadora: hacer las cosas cada día de mejor manera para beneficio  personal -la persona que lo desempeña-, y la empresa donde presta sus servicios.

– Ante la inminente realidad de generación continua de ideas con resultados exitosamente comprobadas, las empresas procesadoras diseñan atractivos planes de bonificaciones cuyo objetivo principal es sacar al mercado la mayor cantidad de gramos de carne calidad Grado A, con valor agregado y con el mínimo gasto de operación. En tal sentido, vemos que los costosos problemas de pollos ahogados, golpeados y dañados durante el proceso, no solo se ajustan a los parámetros establecidos, sino que en ocasiones los rebasan en términos negativos. Un ejemplo puede despejar dudas. Si la meta de pollos ahogados es del  0,100%, sobre el total de pollos recibidos en la planta para proceso, se ha logrado reducir al 0.07%, con todos los ingresos marginales que representa.

– Es tanto el compromiso reciproco que desata el cambio de actitud que el personal de la línea de proceso incrementa el rendimiento en cada puesto de trabajo, para beneficiar la cantidad de aves programadas en menor tiempo sin incrementar el número de operarios. Resultado de ello, los pollos se faenan en 7 horas más o menos. El tiempo restante, mínimo 1 hora diaria, la empresa lo emplea para programas de capacitación integral 3 veces a la semana. Los días restantes el personal lo destina para atender compromisos personales y/o familiares. En toda una armonía laboral donde los beneficios son mutuos: personal/ empresa, al mejor estilo de la filosofía de las corporaciones japonesas.

Enfoque social

Muchas empresas que han podido comprobar los permanentes beneficios que se derivan de crear una cultura organizacional con enfoque social, donde la principal preocupación es la satisfacción de su personal a todo nivel, para lo cual se hace un trabajo sobre el cumplimiento de sus sueños personales y/o familiares, se invierte en una continua capacitación con sentido práctico, donde lo aprendido se pone a funcionar para obtener beneficios inmediatos.

Deseo finalizar la presente nota con dos reflexiones: “cuando se invierte acertadamente en la gente se recibe de ella un compromiso entusiasta e incondicional, porque es el agradecimiento el catalizados de la buena actitud”. – Confucio, pensador chino.

“El trabajo diario lo hago no con el sudor de mi frente, sino con el sudor de mi mente, al estar ejercitando continuamente mi cerebro”.   IA 

(Artículo publicado exclusivamente en la página web: www.Wattagnet.com)