La demanda mundial aumentará las ventas de carne y granos en Brasil

La demanda mundial aumentará las ventas de carne y granos en Brasil

La fuerte demanda mundial de alimentos aumentará la posición de Brasil en el mercado internacional durante la próxima década.

Se prevé que la participación de Brasil en las exportaciones mundiales de granos y carnes crecerá al menos 7 puntos porcentuales al 2020. En contraste, la proporción de algunos productos con mayor valor agregado, tales como la harina y aceite de soja, que sufrirán una reducción en el período, alrededor de 3 puntos porcentuales.

Las exportaciones de estos productos continuarán creciendo pero a un ritmo más lento que el de los competidores, dice el coordinador de planificación estratégica del Ministerio de Agricultura, Sr. José Gasques. Un estudio preliminar del gobierno muestra que en el caso de la soja, la participación de Brasil en el mercado internacional se reducirá de 22% a 19,5% al 2020, y aceite de soja de 21% a 18%.

Publicidad

“Vamos a perder en este mercado debido a la competencia de países como Argentina y Estados Unidos”, dice Gasques. De acuerdo a la evaluación de los productores, esta reducción se debe a una variedad de factores. Uno de ellos es que cada país quiere importar grano a fin de beneficiarse y añadir valor al producto. Por lo tanto generar más inversión y puestos de trabajo.

Por otro lado, hay una necesidad de políticas públicas que fomentan las exportaciones, tales como reducción de los impuestos, dice el Secretario General de la Asociación Brasileña de Industrias de Aceites Vegetales, Abiove, Fabio Trigueirinho. Además, él explica que la exportación de granos está exenta de ICMS. Pero en el caso de la harina y el aceite, si el producto se industrializa en un Estado diferente del lugar de producción, hay tributación en el desplazamiento. “Nuestro deseo es vender más harina y aceite de soja al exterior. Por esto, el país debe eliminar el sesgo anti-exportador”.

Según datos de Abiove entre 2000 y 2010, el volumen de exportaciones de harina y aceite de soja aumentó 50%, mientras que la soja fue tres veces mayor, alcanzando el 153%. Este ritmo debe continuar en los próximos años. Al 2020, el Ministerio de Agricultura proyecta que la participación de la soja en granos en el mercado mundial subiría de 30% al 37%.

Lo más destacado, sin embargo, será con el avance de las exportaciones de carne, dice Gasques. A finales de la década, la cuota de mercado de pollo de Brasil pasará de 42% a 48%, y la carne de vacuno de 25% al 32%. En este caso, el mayor incremento también se producen en el pollo fresca, que es más barata que en los países industrializados, complementa el coordinador del Ministerio de Agricultura. Detalles: El precio medio de la carne fresca es de US$1,673 por tonelada y en los industrializados US$2,755 por tonelada.

Para Gasques, sin embargo la expectativa de crecimiento de la exportación de los productos con mayor valor agregado será menor que el de las materias primas, Brasil tendrá un aumento significativo de los agronegocios. Una de ellas es la diversificación de los productos vendidos.

El líder global para el segmento de agronegocio de la consultoría Accenture, Eduardo Barros está convencido que el país tiene plena condición para conquistar nuevos mercados en el exterior. El recuerda que en los últimos ocho años la participación de Brasil en el mercado internacional casi se duplicó al 7% de toda la producción disponible.