Mitos avícolas: sacarlos al sol para ver si aguantan

Mitos avícolas: sacarlos al sol para ver si aguantan

Mitos avícolas: sacarlos al sol para ver si aguantan

(Marc Bruxelle | Shutterstock.com)

La avicultura comercial debe dejar de lamerse las heridas hacia adentro y empezar a llevar la iniciativa en el campo de la percepción ciudadana, más sabiendo que tiene la verdad comprobada de su lado.

Les voy a contar una anécdota que ratifica la goleada con que los mitos avícolas nos están ganando el partido por la buena fe de los consumidores. Como es sabido, Colombia avanza en los últimos años y a los trompicones en un vergonzoso proceso de impunidad por “paz” con el grupo narcoterrorista más sanguinario del continente.

En uno de esos jaleos, me invitaron a un área de desmovilización guerrillera en una recóndita zona rural de Antioquia, con el fin de conocer sus proyectos de resocialización. No clasificamos para helicóptero, por lo que tuvimos que hacer ocho tortuosas horas de una pésima carretera. En ese trayecto me acompañaron dos biólogos que iban a asesorar dichas iniciativas. Pese a su juventud, ostentaban especializaciones y doctorados.

Publicidad

Esos 170 kilómetros de prueba a nuestros riñones se hicieron menos gravosos hablando de nuestras vidas. Cuando les conté de mi trabajo en Industria Avícola de inmediato desenvainaron el reproche de los pollos levantados con hormonas. ¡Dos biólogos! ¡Con posgrados! Fue alucinante comprobar hasta dónde ha calado esa mentira, no solo en términos geográficos.

Como atenuante, valga decir que uno era entomólogo y el otro ictiólogo tropical, pero no hay derecho. Explicarles que eso no es cierto fue gratificante y ayudó a amainar el tedio del viaje. Ojalá hayan quedado tan convencidos como dijeron. Y así sea en la trocha más lejana, la leyenda negra de la avicultura seguirá saltando si no hacemos más.

Lo más odioso es cuando tal leyenda negra contra la avicultura (de la que las hormonas es apenas una parte) es promovida de manera malintencionada. El turno fue hace poco para la Argentina, donde una organización animalista reeditó sus andanzas en otros lares convenciendo a un actor y cantante para que le diera “legitimidad” mediática y en video a una diatriba mentirosa contra la producción de huevos en baterías de jaulas.

No daré nombres para evitarme correos aclaratorios. Ellos saben bien quiénes son y los avicultores argentinos también. Brillante y cierta fue la respuesta de Capia (Cámara Argentina de Productores Avícolas), buscada por periodistas de un gran periódico, pero dudo mucho que esos argumentos respaldados por la ciencia y la práctica tengan la misma repercusión o despliegue del anuncio comercial emitido profusamente en distintos medios.

Por eso vale la pena aplaudir iniciativas como la del gremio avícola ecuatoriano Conave. En su calidad de coorganizador de la VI Jornada Regional Sudamericana (Quito, 24 y 25 de junio), abrirá al público y a todos los medios la charla ‘Mitos de los productos avícolas’, a cargo del carismático experto Nick Dale, profesor emérito de la Universidad de Georgia.

De esta manera, por lo menos en este Seminario Internacional de Ciencias Avícolas, no nos diremos —otra vez y solamente entre nosotros— lo que ya sabemos. La transparencia nunca será una mala idea; es un gran antídoto contra las mentiras y la manipulación. Un paso interesante que bien valdría la pena copiar.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com