Cuba: la fortaleza de su avicultura es la ciencia y la genética

Cuba: la fortaleza de su avicultura es la ciencia y la genética

La avicultura de Cuba, es cosa aparte. Una interesante charla con el Dr. Alberto Ramírez, de la Sociedad Cubana de Productores Avícolas nos enseña de qué se trata esta industria en el país caribeño.

Con 11 millones y medio de personas, Cuba ocupa la isla más grande de las Antillas Mayores en el mar Caribe. Tierra del son, guaguancó y otros ritmos muy populares como el mambo, el danzón y la guaracha, el precursor de la salsa, se ha dado a conocer con esto en todo el mundo. Pero veamos ahora su avicultura.

Estructura de la avicultura cubana 

Publicidad

La avicultura en Cuba está estructurada en tres grupos principales:

  • Avicultura altamente intensiva, que responde a los intereses del estado, cuyos niveles de producción son más altos, así como en la eficiencia e inversiones. Está subvencionada por el estado en recursos financieros, económicos, tecnológicos. Esta destinada a la canasta básica garantizada de los cubanos, aunque parte se comercializa al creciente turismo.
  • Avicultura de nivel intermedio, desarrollada por algunos sectores oficiales (ministerios como de las Fuerzas Armadas o del Interior) para cubrir su propia demanda. También se dirige a hospitales, círculos infantiles y escuelas.
  • Productores privados, en diferentes formas asociativas, como cooperativas o unidades básicas de producción agropecuaria. También hay un nivel elevado de productores independientes, que tienen su granja e instalaciones. Son por lo general de pequeña escala, para consumo familiar.

Hay unos 7 millones de aves en avicultura industrializada de genética especializada, y 7 millones de aves distribuidas en todo el país de la línea genética que se adapta a condiciones de alimentación, o sea, alrededor de 14 millones.

Comercialización 

Los productores, cooperativas y unidades básicas de producción comercializan sus propios productos. A veces el estado les compra su producción, para cubrir la demanda nacional, tanto para los cubanos como para el turismo. Actualmente, ya tienen una línea de comercialización que el estado les facilitó para vender directamente a hoteles, en donde media solamente la oferta, demanda y calidad.

Los productores independientes comercializan también dentro de un perímetro estrecho del municipio o del consejo donde residen. “Hay productores que los llamamos productores líderes, que ya tienen un volumen de aves mayor, tanto de ponedoras como de pollo de ceba”, nos comenta el Dr. Ramírez.

Asesoría técnica 

Los avicultores reciben asesoría de instituciones, como la Sociedad Cubana de Productores Avícolas (organización no gubernamental) mediante asesorías, talleres, cursos, buenas prácticas, seminarios y actualizaciones. La formación que tienen los profesionales cubanos, es una de sus fortalezas, pues cuenta con profesionales de altísimo nivel.

Producción de huevo 

Hoy por hoy, la mayor producción que se obtiene es la de huevo. “Hace ya algunos años que se dejó de producir carne de pollo, porque los costos eran muy elevados”, señala el Dr. Ramírez. La tonelada de pollo era más cara que en el mercado internacional. Al ser una cuestión de costo:beneficio, es más fácil comprarla en el exterior. Sin embargo, ya se están haciendo proyectos para retomar la producción. Cuba está consciente que para poder producir pollo a gran escala, primero tendrá que invertir en tecnología. El clima de la isla es muy caliente y sin tecnología no se puede.

Genética 

Cuba tiene su propia genética, mediante un trabajo de mejoramiento y conservación de más de 50 años. Las aves están adaptadas a las condiciones, a veces hasta de carencia alimentaria. “Cuando el mundo de la genética se ha estrechado cada vez y hoy está concentrada en 3 o 4 grandes empresas a nivel mundial que rigen todo el mercado, pienso que es una fortaleza de Cuba. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en un momento determinado, llegó a reconocer que Cuba tenía alrededor de un 20 por ciento de las reservas genéticas avícolas mundiales” comenta el Dr. Ramírez.

El Instituto de Investigaciones Avícolas se dio a la tarea de desarrollar un ave adaptable a las condiciones. Así, obtuvieron un aves de doble propósito, pero inclinado hacia la carne. “Es un animal que convierte más lento, pero que llega a tener una pechuga adecuada; a los 60 a 70 días presenta un peso adecuado. También tienen una ponedora semirrústica o montañesa, que parte de un cruce genético con Rhode Island.

Alimentos balanceados 

Cuba importa el 90 por ciento de las materias primas para producir alimentos balanceados a través de una empresa del gobierno, incluso las premezclas. Han importado de China, Argentina y hasta México, pero, desde hace algunos años lo hacen de Estados Unidos.

Tienen una red de silos a nivel nacional para almacenar grandes volúmenes de materias primas, cuando se compran a precios favorables. Cuentan fábricas de alimentos balanceados, cuya tecnología ha quedado obsoleta. 

Investigación 

Comenta el Dr. Ramírez: “Si me preguntaras cuáles son las mayores fortalezas que tiene la avicultura cubana hoy en día, te diría: 1) la capacidad que tiene para dar empleo a mucha gente; 2) la amplia gama de instituciones de investigación que trabajan en función de la avicultura”.

Las investigaciones avícolas ciertamente guardan una relación directa con los intereses de la producción. Está el Instituto de Investigaciones Avícolas o el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria, que cuenta con equipos de primera generación y alta tecnología para investigar sobre vacunas moleculares.

En el ámbito de la biotecnología, desarrollaron una vacuna netamente cubana para la enfermedad de Gumboro. El Instituto de Ciencia Animal tiene una línea de trabajo en nutrición con enzimas y aminoácidos, y en una línea genética que llaman de cuello desnudo. El Laboratorio Biofarmacéutico, produce una amplia gama de vacunas de contra Gumboro y viruela aviar, por ejemplo.

Sanidad aviar 

Cuba hoy está libre de las principales enfermedades aviarias de la lista A de la Organizacion Mundial de Sanidad Animal, OIE, lo cual es una de las grandes fortalezas que tiene. Otra es los sistemas de bioseguridad implementados, pues aunque la condición de isla en cierta medida le favorece, no hay que olvidar que Cuba está en medio de tres corredores aéreos de aves migratorias de norte a sur y de sur a oeste.

Consumo de productos avícolas 

Hoy en día se consumen 234 huevos per cápita al año, cuarto lugar en la región, según la Asociación Latinoamericana de Avicultura. En cuanto a carne de pollo, es de alrededor de 18 a 20 kg por persona, lo que coloca a la nación caribeña en el 15° lugar de Latinoamérica.