Desarrollo tecnológico avícola en Atlanta

Desarrollo tecnológico avícola en Atlanta

Como siempre, la Exposición Internacional Avícola y de Alimentos Balanceados de todos los meses de enero en Atlanta fue una gran demostración de las actualidades en estos mercados. Es este aspecto, aunado con los contactos que se hacen o restablecen, lo que ha hecho que se considere como “el” punto de reunión anual de la avicultura latinoamericana. De hecho, muchas veces nos pasa que es más fácil ver a tal o cual cliente o amigo en Atlanta que en nuestro propio país. ¿O no?

No obstante que este es uno de los años en que algunos expositores no vienen (el año “off”), hubo muchas oportunidades de ver y apreciar muchas cosas.

Publicidad

Vacunación in ovo 

En cuanto a equipo, cabe resaltar el lanzamiento al mercado de la máquina de vacunación in ovo semiautomática Inovoject m de Embrex, por parte de Pfizer. Anteriormente, las máquinas para vacunar in ovo estaban básicamente destinadas a incubadoras de grandes empresas, de manera puntual, de EUA y Brasil. Esta nueva máquina compacta presentada por Pfizer, por su capacidad y versatilidad, va a poder usarse en un sinfín de empresas latinoamericanas. Es un aparato movible que cuenta con una capacidad de 12,000 a 20,000 huevos por hora. La tecnología que usa es idéntica a la de las máquinas Inovoject más grandes. Su operación es manual, particularmente cuando se colocan las bandejas de huevos en la máquina para inyectar las vacunas mediante cabezales que tienen la aguja que penetra el cascarón. Este lanzamiento fue todo un acontecimiento.

Procesamiento avícola 

En la parte de procesamiento avícola, hubo información interesante, como  las nuevas líneas de aturdimiento con gas de fase múltiple de Meyn que próximamente se van a introducir en algunos mercados latinoamericanos. Este sistema ofrece importantes beneficios, ya que las aves permanecen en el contenedor durante el aturdimiento, se elimina por completo el procesamiento y transporte de aves activas, lo que a su vez reduce el estrés del manejo y el daño de las aves. Además, el sacrificio cumple con las reglamentaciones de bienestar animal de la UE. Indudablemente esto va a ayudar a mejorar el rendimiento en el procesamiento de pollos.

Tuve también la ocasión de asistir a una demostración de la pistola Whizard TrimVac de Bettcher Industries que recupera de los huesos de la pechuga la carne que queda, con un alto rendimiento, así como la cortadora/ deshuesadora Whizard Trimmer que da como resultado unos magníficos filetes de carne oscura (muslo y pierna), que me parece sería la solución para un paladar como el latinoamericano que gusta más de la carne oscura de pollo que la blanca. Incluso, quizás también ante situaciones como cuando hay exceso de estas piezas en el mercado, para darle un valor agregado.

Nutrición avícola 

En nutrición avícola hubo muchas cosas. Sobresalen las enzimas de nueva generación, como las que fabricará la asociación estratégica entre Novus y Verenium. La primera será la encargada de comercializarlas, con base en su experiencia y cartera de productos. La segunda empresa, es la que las desarrollará, mediante su experiencia en productos de fermentación. En las entrevistas que realicé, me informaron que en el proceso usan material genético obtenido de organismos que viven en las chimeneas volcánicas. Este material proveniente de un ambiente hostil hace que las enzimas sean termorresistentes a las condiciones de alto calor de las peletizadoras. Suena como algo especulativo, inverosímil, de marco espacio-temporal imaginario, sacado de un cuento de ciencia ficción de Arthur C. Clark o de una novela de Ray Bradbury, pero es verdad y es actual.

Sustentabilidad 

Hemos publicado mucho sobre este tema, pero en las presentaciones científicas, fue para mí un tema particularmente interesante el de la sustentabilidad. En general, se entiende por sustentatibilidad la capacidad de soportar, tolerar o perdurar. Sin embargo, siempre pensamos en la ecología, en la que los biosistemas siguen siendo diversos y productivos. Empero, aquí se trataba de todos los aspectos del negocio, no solo el ambiental. En las presentaciones que dieron representantes de Cal-Maine, Keystone Foods, Novus y Gold’n Pump (GNP), me llamó particularmente la atención el concepto de “cumplir las necesidades de hoy, sin sacrificar las necesidades de la generaciones futuras” y que lo “que se puede administrar es lo que se puede medir”, que está formado por varias etapas de creación de valor compartido, que incluye a la sustentabilidad económica y la social.

Comparto con mis lectores la idea de que hablar de huella de carbono, no nada más es hablar de CO2, sino que va más allá. En la producción pecuaria, el 35 por ciento de la huella de carbono proviene de los alimentos balanceados, el 22 por ciento de las operaciones, el 12 por ciento de la distribución y venta al menudeo, 7 por ciento de la disposición de residuos y 15 por ciento del empaque. Pero, revisemos detalles: la producción de carne roja es la que más gramos de CO2 produce, pero la producción de pollo es la que menos produce de toda la producción pecuaria, incluso si consideramos la acuicultura. Y si nos adentramos más, ¿alguien se imaginaba que la producción de una pechuga de pollo produce 900 g de CO2, mientras que la producción de un pollo entero produce solo 380 g?

Así las cosas, la IPE y la IFE de Atlanta fueron el magnífico escaparate que siempre ha sido, una buena oportunidad de ver y ser visto, compartir, enseñar y aprender.