La avicultura de Panamá

La avicultura de Panamá

Con miras a tecnificarse y a hacerse más eficientes, hoy la industria avícola de este país istmeño está dispuesta a enfrentar los retos y a seguir invirtiendo.

Prácticamente en el centro del continente americano, equidistante del norte y del sur, se encuentra la República de Panamá, país que ha pasado por vicisitudes históricas, vinculado a Suramérica por su unión a Colombia, que a veces es parte de Centroamérica y a veces no, y que tiene un inolvidable referente: el famoso canal, cruce internacional entre océanos. 

Panamá económicamente, es uno de los países mejor situados en la calificación latinoamericana. Su industria avícola, aunque pequeña en términos de tamaño de producción, pues su población no rebasa los 3.5 millones de habitantes, es grande por muchas cosas y ha sido punto de referencia por sus avances. El Salón de la Fama de la Avicultura Latinoamericana de WATT Publishing y la Asociación Latinoamericana de Avicultura cuenta con cuatro miembros, grandes personalidades de ese país: Sr. Arturo Donaldo Melo Sarasqueta (1987), Sr. Richard Raymond Toledano Melhado (1991), Sr. Roberto Toledano Melhado (2005) y Dr. Amir Nilipour (2007). De estos personajes surgen nombres de grandes empresas nacionales de antaño y de la actualidad: Fidanque, Melo, Toledano y Sarasqueta. 

Publicidad

Antecedentes   

Como en casi toda Latinoamérica, durante la primera mitad de los años 50 comenzó la producción avícola en Panamá, que gracias a la protección del gobierno de ese entonces empezó a prosperar, ya que era imposible importar huevos y carne de pollo, debido al alto arancel. Al mismo tiempo se propició la formación de actividades adyacentes como las fábricas de alimentos para aves. 

Muchas empresas se fundaron, entre ellas Hacienda La Istmeña, de los Hermanos Toledano. Surgieron problemas de sanidad que dejaron enormes pérdidas económicas. Sin embargo, fueron controlándose y dejando como lección programas de vacunación y las medidas sanitarias necesarias. 

Para finales de la década de 1960, por la necesidad de producir con mayor eficiencia, empieza la tecnificación de la industria. En esta década aparece el Grupo Melo, que desde sus inicios comenzó su proceso de integración. En 1970 surgen los grandes adelantos en todos los aspectos de la industria avícola, y Panamá inicia la exportación de huevos fértiles. Empieza a operar otra empresa, Arce Avícola, que en el transcurso de estos años, se ha colocado en la tercera posición en el mercado. 

De esta forma, hay varias empresas, como Avícola Grecia, Avícola Chong, Avícola Franz y Procesadora Mónica, con lo cual, junto con las tres grandes, contribuyen en total con 7,000 empleos directos y 56,000 empleos indirectos a la economía nacional. Hay también un número importante de pequeños y medianos que también contribuye a la generación de empleos. 

Producción avícola  

La actividad avícola del país istmeño se concentra básicamente en las provincias centrales de Panamá Este y Panamá Oeste, aunque también hay una producción importante en Veraguas y Coclé, al oeste. 

En los últimos 10 años, la producción se ha incrementado de manera sustancial. De 2002 a 2011 se registró un incremento de más del 63 por ciento en el sacrificio de pollos, cuyos datos se encuentran en la Figura 1. Como se puede observar, este crecimiento ha sido constante. Por otro lado, la producción de huevo también ha ido en aumento. En 2002 se producían 278 millones de unidades (Figura 2), que para 2011 aumentó a 491 millones de unidades, un aumento del 57 por ciento en diez años. 

Consumo de carne de pollo y huevo 

Definitivamente, la carne de pollo es la preferida entre los panameños, pues lo consumen casi a diario. Este país cuenta con uno de los más altos consumos a nivel de Latinoamérica; según datos de la Asociación Nacional de Avicultores de Panamá, ANAVIP, el consumo per cápita es de 37.7 kg/año, el tercero en la región, superado sólo por Brasil y Venezuela. 

En cuanto al consumo de huevos en Panamá, “creemos que todavía hay una gran oportunidad de poder seguir creciendo, en función de que todavía tenemos un nivel de consumo por debajo del de otros países del área” nos comenta en entrevista el Sr. Luis Carlos Castroverde, presidente de la Asociación Nacional de Avicultores de Panamá. Actualmente el consumo es de 142 unidades por persona al año, según datos de la Asociación. 

Retos que enfrenta la industria avícola panameña   

No hay excepciones en este mundo globalizado. Panamá también ha resentido el impacto del alto costo de los granos. “Últimamente, a nivel de todos los países nuestros, el costo de la alimentación se ha convertido en un tema de prioridad y de mucha importancia. Hay que seguir haciendo un esfuerzo para lograr la competitividad posible que nos permita seguir respondiendo a esta confianza que el consumidor ha depositado en el consumo de pollo y huevo, como una de sus principales fuentes de proteína” nos señala el Sr. Castroverde. “Pienso que nuestro principal reto, en países pequeños como los nuestros, es cómo seguir abasteciendo al mercado y garantizar la accesibilidad de nuestros productos a nivel popular”. 

“La crisis del 2008 definitivamente ha tenido impacto, con la subida de precios de los granos. No hemos podido traducir esos precios al consumidor de un día para otro”, nos comenta en entrevista el Sr. Jesús Arce, presidente de Arce Avícola. 

Además, como bien señala la Lic. Deborah Toledano, gerente de mercadeo de productos Toledano, el problema también es “que en nuestro país se produce muy poco maíz para consumo animal, por lo que dependemos de la producción y los precios internacionales”. 

Otro de los desafíos es que como la avícola es una industria que requiere de una intensa mano de obra, actualmente en Panamá “cada vez se hace más difícil conseguir personal, ya que compite con otras obras en el país como la ampliación del canal, construcción, transporte y turismo”, punto que nos saca a la luz la Lic. Toledano. 

Tratado de Promoción Comercial con EUA  

Pero los desafíos no solo son de los granos: el Sr. Arce dice que “el problema más grande de la avicultura es la competencia desleal de EUA que se nos avecina”. Esto se debe al hecho de que actualmente el arancel para las importaciones de carne de pollo (pierna y muslo, y alas) es del 260 por ciento. Esta protección va a ir desapareciendo gradualmente, según lo establecido en el Tratado de Promoción Comercial firmado con EUA. Es factible que el Tratado de Promoción Comercial se aplique en productos avícolas para 2013 en función de la adecuación de la legislación panameña, para que entren cantidades específicas de carne de pollo sin arancel. Una vez que entre en vigor el Tratado de Promoción Comercial, la cuota en el primer año será de 660 toneladas de cuartos traseros de pollo de EUA, lo cual ira en aumento cada año hasta los cinco años, en que se elimina el arancel (que también aplica en alas). 

La Lic. Toledano apunta: “El Tratado de Promoción Comercial con EUA es un reto, pero estamos muy entusiasmados con todos los proyectos que tenemos andando y el plan para los próximos años, por lo que estamos seguros que a pesar de los problemas y retos que siempre existirán, Toledano seguirá creciendo con pasos muy firmes”. 

El Sr. Castroverde acertadamente hace énfasis en que “esos retos tenemos que convertirlos en oportunidades, para consolidar el posicionamiento de nuestro producto como uno de los más consumidos por nuestra población”. 

Comercio internacional: exportaciones  

Al ser esta una actividad de producción primaria, existe cierta sensibilidad, debido al fuerte impacto socioeconómico. “Hasta ahora el comercio es bastante limitado. También hay que reconocer que en la mayoría de los países la avicultura es autosuficiente” dice el presidente de la Asociación Nacional de Avicultores de Panamá.  

Según los datos publicados en el sitio de la Asociación Nacional de Avicultores de Panamá, Panamá exportó preparaciones y conservas de pollo, con un valor de 3.8 millones de dólares en 2010. La otra exportación importante es la de huevo fértil, con un valor de 4.3 millones de dólares en 2010. Como ejemplo, tenemos que Toledano exporta huevos fértiles y productos de valor agregado como nuggets, hamburguesas, chicken fingers y tenders a Guatemala y Nicaragua, mientras que Arce Avícola exporta huevos fértiles a Guatemala, Trinidad y Tobago y también a Costa Rica. 

“Estamos dirigidos al mercado nacional y tratando de investigar esos mercados exteriores para poder ofrecerles valor agregado” señala el Sr. Arce. Aunque los avicultores del área están preocupados por garantizar el abastecimiento de su mercado, lo que de alguna manera determina que el intercambio sea limitado, “creemos que hay cierto nicho de mercado que es lo que al menos, en el caso de Panamá, lo hemos enfocado a hacer algún esfuerzo exportador de productos agregados de valor, que es una de las oportunidades que podemos seguir aprovechando” comentó el Sr. Castroverde. 

Importaciones avícolas   

En realidad, el país es autosuficiente en productos avícolas. Se realizan algunas importaciones de ciertas materias primas a base de pollo y también de productos terminados. Pero en términos del consumidor panameño, “es muy inclinado a consumir productos frescos, a tener confianza en la calidad de los productos nacionales. Hasta ahora hemos podido abastecer el 100 por ciento de las necesidades. A pesar de los crecientes aumentos en los costos de producción, hemos hecho un esfuerzo de no trasladar los incrementos, hasta donde ha sido posible, a los precios al consumidor. Esto ha sido un factor reconocido, de que la industria avícola ha absorbido gran parte del aumento del costo de las materias primas a nivel internacional, para beneficio del consumidor”. 

De 2004 a 2010, la importación de carne de pollo procedente de EUA aumentó de 314 toneladas a 3,421 toneladas. También ha habido importación de pollitos y pollitas de 972 mil y 410 mil aves, respectivamente, en 2010. 

Calidad, rastreabilidad y sustentabilidad  

Las empresas panameñas consideran que los programas de control de calidad y rastreabilidad son definitivamente una herramienta indispensable. Por ejemplo, en Productos Toledano cuentan con certificaciones de las autoridades nacionales y compañías certificadoras internacionales en seguridad de alimentos, así como con un plan HACCP certificado y auditado. Además, tienen un Sistema de Gestión de Calidad e Inocuidad de los Alimentos basado en el Codex Alimentarius, las normativas sanitarias nacionales y las Buenas Prácticas de Manufactura. “Estamos actualmente implementando la norma ISO 22000:2008 y fuimos galardonados con un premio en un proyecto de producción más limpia de la Autoridad Nacional del Ambiente, enfocado en la reducción de consumo eléctrico por ave procesada” nos señala la Lic. Toledano. 

Por otro lado, el Sr. Arce menciona que “tenemos tecnificada a la empresa tanto en las granjas como en los sistemas operativos. Nosotros abastecemos en un 75 por ciento a McDonald’s, que tiene ciertos requerimientos especiales, como es el Supplier Quality Management System, que es una forma de analizar los métodos del manejo y trazabilidad del producto”. 

Visión a futuro de la avicultura nacional   

Con la pregunta de hacia dónde se dirige la industria avícola panameña, las respuestas fueron contundentes, seguras e impactantes. El Sr. Arce nos dijo que “los planes para el futuro es seguir con la tecnificación, o sea, obtener tecnología de punta es lo único que nos va a hacer sobrevivir. Nada de equipo obsoleto ni antiguo, sino la última tecnología que haya, la adquirimos y la ponemos en práctica. Definitivamente eso es lo que te da la eficiencia”. A la par, “Productos Toledano tiene un plan de crecimiento agresivo para todas sus líneas de productos” dice la Lic. Toledano. 

A ese respecto, el presidente de la Asociación Nacional de Avicultores de Panamá nos dijo: “Como productor avícola panameño, estoy dispuesto a enfrontar los retos, estoy dispuesto seguir haciendo inversiones, estoy dispuesto a seguir garantizando el abastecimiento de los productos a nivel de mercado nacional, estoy dispuesto a seguir mejorando su productividad, su eficiencia. Creo que esto es lo más importante, que tengamos la confianza como industria de que a pesar de que haya una u otra amenaza, pues tengamos la fortaleza de contar con un sector productivo, que se ha posicionado como el sector agropecuario panameño más importante”. 

“Nosotros no vamos a descansar en nuestro esfuerzo por mantener el lugar privilegiado en que nos ha colocado el consumidor panameño, que prefiere nuestros productos y que nos ha colocado también como empresarios avícolas que han creído en la actividad, que sigue generando y distribuyendo riqueza, que sigue invirtiendo y que sigue manteniendo confianza en la actividad”.